Acontecer marítimoDestacado

El ex patrullero “Chilreu”, camino del desguace en Gijón

El remolcador “Sella”, de la flota de Seamar, ha salido rumbo a Ferrol para hacerse cargo del remolque del ex patrullero de altura “Chilreu” (P-61), para llevarlo hasta el puerto de Gijón donde será desguazado en las instalaciones de DDR Vessels. El citado buque se encuentra amarrado desde junio de 2012 en Ferrol y en junio de 2018 salió a subasta en un precio de licitación de 83.625 euros.

Se trata de un buque de capacidad oceánica, con una autonomía de unas veinte mil millas,  que tuvo entre sus cometidos la inspección, vigilancia y apoyo a la flota pesquera en caladeros nacionales e internacionales en el Atlántico y despliegues en Terranova e Islandia.

Tiene origen pesquero, ex “Pescalonso”, construido en Naval Gijón en 1988 y en servicio en la Armada desde 1992. Su incorporación fue consecuencia del acuerdo entre los Ministerio de Defensa y Agricultura, Pesca y Alimentación, para la inspección y vigilancia de las actividades de pesca marítima. De hecho, el buque fue adquirido por la Secretaría General de Pesca Marítima y transferido a la Armada, en la que causó alta como patrullero de altura el 30 de marzo de 1992 renombrado “Chilreu”.

Su clásica silueta de pesquero arrastrero de altura lo diferenciaba entre los demás patrulleros de la Armada, aunque sus condiciones evidenciaron su idoneidad para navegar con mal tiempo y muy económico en cuanto al consumo combustible, pues está propulsado por un motor diésel Mak de 2.450 caballos, lo que le proporcionaba gran disponibilidad en todo tipo de condiciones, buena autonomía, velocidad suficiente y muy válido para el apoyo a la pesca. Tuvimos ocasión de visitarlo en Ferrol en el tiempo en el que fue su comandante el entonces capitán de corbeta Antonio Couce Calvo.

Foto: Armada española

Anterior artículo

Cuando se retire el combustible, se verán todas las opciones

Siguiente artículo

Convair CV 990A EC-BXI, una década con Spantax