De la mar y los barcosDestacado

«Yosor», ex “Gracia del Mar”

En el día de ayer hizo escala en el puerto de Las Palmas de Gran Canaria el buque establo “Yosor”, abanderado en Panamá. Desde su reconversión y reestreno en la mar en octubre de 2011 y hasta noviembre de 2012 había navegado con el nombre de “Gracia del Mar” y es el mismo barco que en otro tiempo perteneció a la flota de Contenemar dedicado al tráfico de contenedores. 

El capitán Manuel Figueroa García lo fotografió mientras estuvo fondeado en aguas del puerto grancanario, a donde arribó procedente de Cartagena e hizo escala para suministrarse combustible y ayer tarde continuó su viaje rumbo suroeste, en demanda de Cartagena de Indias.

En marzo de 2012, organizaciones no gubernamentales que promueven el bienestar animal, caso de la Sociedad Mundial para la Protección Animal (WSPA) y la Asociación Mundial para la Protección de los Animales de Granja (CIWF), trasladaron a la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) sus quejas en relación a un viaje de este buque entre Brasil y Egipto, en el que problemas mecánicos que ocasionaron la asfixia y muerte de numerosos animales. El país importador no aceptó la remesa y prohibió que el buque “Gracia del Mar” atracara y descargara el ganado transportado.

Los trabajos de reconversión en establo dieron comienzo en febrero de 2011 en la factoría Torlak, en Tuzla (Turquía). Corresponde al proyecto LSC02, encargado por Bay Route Shipping, que así se llama la sociedad entonces propietaria del buque. La cubierta y bodegas de carga fueron sustituidas por ocho cubiertas para el transporte de 6.400 cabezas de ganado (corderos, ovejas y camellos) en una superficie de 8.718 metros cuadrados, con sus correspondientes bebederos y distribuidores de alimentos.

El buque está clasificado por el registro ruso (KM) y en su nueva condición tiene un registro de 12.999 toneladas brutas, 6.944 toneladas netas y 6.011 toneladas de peso muerto. Mide 122,77 m de eslora total -108 m de eslora entre perpendiculares-, 19,40 m de manga y 8,14 m de calado. Código IMO 7819113.

Dispone de un silo con capacidad para 2.186 metros cúbicos y un tanque para 319 metros cúbicos de agua fresca, gracias a una planta desalinizadora de 360 metros cúbicos diarios. Está propulsado por un motor de 4.416 caballos sobre un eje y una velocidad de 14,5 nudos. El número de tripulantes total es de 42, de ellos 28 oficiales y marineros y el resto “cow-boys” que se ocupan del manejo del ganado.

El citado buque opera en tráficos de su especialidad en América del Sur, Oriente Medio, Australia y África. No es el único caso de mercantes españoles que han tenido después una nueva vida como establos flotantes. Recordamos, entre otros, dos petroleros de REPESA, vendidos a Kuwait: “Al Qurain”, ex “Santiago” y “Al Yasarh”, ex “Alcántara”, así como los buques “Benirredra”, de Iscomar y “Eslava”, de Luis de Otero, que también han sido transformados para esta función.

El buque "Gracia del Mar", a su llegada a Santa Cruz de La Palma
El buque «Gracia del Mar», a su llegada a Santa Cruz de La Palma
Pertenecía a una serie de cuatro buques propiedad del grupo Contenemar
Pertenecía a una serie de cuatro buques propiedad del grupo Contenemar

Construcción número 399 del astillero Enrique Lorenzo y Cía., en Vigo, entró en servicio en 1981. Tenía capacidad para 533 TEUS y se trataba de un ro-lo, es decir, mezcla de rolón y portacontenedores, con rampa a popa, proyecto del que se construyeron otros tres buques: “Gala del Mar”, “Julia del Mar” y “Gloria del Mar”.

El 23 de diciembre de 1994, cuando navegaba en la situación 30º 31’N y 016º 19’ W, en viaje de Puerto del Rosario a Vigo, se produjo un incendio que afectó gravemente a la superestructura. Dos días después llegó remolcado a Las Palmas y en marzo de 1995 fue de nuevo remolcado a Cartagena, donde se procedió a su reconstrucción, dotándole de una nueva superestructura que, a partir de entonces, le diferenció del resto de sus compañeros de contraseña. En enero de 1996 volvió de nuevo al servicio.

En enero de 2009, el buque “Gracia del Mar” quedó amarrado en el puerto de Vigo, preso de múltiples embargos y otros conceptos debido a los incumplimientos de Contenemar. La marea se extendía también al resto de la flota, lo que provocó su progresiva inmovilización y un nuevo episodio de enfrentamientos laborales por incumplimientos y promesas que se desvanecieron en el aire.

En mayo de 2010 la prensa gallega publicó la noticia de que el armador sirio Mohamad Kheir Kaddoura había adquirido el buque “Gracia del Mar” en la subasta celebrada el día 27 del citado mes en la Autoridad Portuaria de Vigo. El armador pagó 501.000 euros por el barco –el valor de salida se fijó en 269.000 euros-, saldando así las deudas acumuladas con el organismo público por diversos impagos.

El citado armador había adquirido dos meses antes por el mismo procedimiento el buque “Julia del Mar”, en 461.00 euros. También fue reconvertido en buque establo y en la actualidad navega con el nombre de “Abou Karim III” y contraseña de la compañía libanesa Khalifek Shipping Line. Los otros dos buques de la serie, “Gala del Mar” y “Gloria del Mar”, fueron vendidos para desguace y desmantelados en junio de 2010 en Aliaga (Turquía).

Contenemar, cofundada a finales de los años sesenta por el ingeniero naval menorquín Andrés Seguí Mercadal, fue durante años una compañía naviera puntera en el transporte de carga en contenedores. Durante mucho tiempo estuvo inmersa en problemas financieros de diversa índole, pero se mantuvo a flote, presenciando, incluso, el naufragio de algunas de sus competidoras que aparentemente gozaban de mejor salud económica. Al final, sobrevino lo inevitable y Contenemar inició un viaje sin retorno, causando graves perjuicios a tripulantes y personal de tierra, así como a proveedores y clientes, enzarzados muchos de ellos en una lucha legal por sus derechos en los tribunales competentes.

Fotos: Manuel Figueroa García y Francisco Noguerol Cajén

Anterior artículo

El apagón informático de Delta provoca el caos en sus vuelos

Siguiente artículo

Más de seiscientos alumnos de Náutica esperan embarque