El mundo de la aviación

Varapalo por las cláusulas abusivas en los billetes de Iberia

Ha tenido que pronunciase el Tribunal Supremo, a instancias de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), para que Iberia entre en razón ante el abuso cometido con varias cláusulas en las condiciones generales de sus billetes, en las que penaliza a los pasajeros de los que vive. El alto Tribunal ha desestimado el recurso de casación que había interpuesto la aerolínea contra la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid y hay algunas novedades de interés que ponen coto a la usura de la aerolínea española.

La sentencia declara abusiva la cláusula que exime a Iberia de cualquier responsabilidad en caso de que un pasajero pierda un enlace, por cuanto entiende que la norma está redactada en términos excesivamente genéricos y deja la cuestión a la exclusiva voluntad de la empresa y perjudica, en contra de la buena fe, los derechos del consumidor en el momento de exigir responsabilidades por los daños y perjuicios que provoquen los incumplimientos contractuales, informa El País.

Asimismo, se considera abusiva la cláusula “no show”, que permite a Iberia cancelar trayectos comprados en caso de la no utilización de alguno de ellos. Aunque el alto Tribunal entiende que la decisión de abaratar los precios para el caso de la venta conjunta de varios tramos es una opción legítima de la compañía aérea, ello no supone que, cuando se ha comercializado un billete que incluye varios tramos a un precio inferior al que habría supuesto comercializarlos separadamente, la utilización por el cliente de alguno de esos tramos (por ejemplo, en un billete de ida y vuelta, la no utilización de uno de los tramos) cause un perjuicio a la compañía aérea, que ha cobrado el precio íntegro del billete, sin que la ausencia de un pasajero en el avión incremente sus costes, pues en realidad sucede todo lo contrario.

Sostiene el Supremo que “la cláusula en cuestión supone un desequilibrio de derechos y obligaciones contrario a la buena fe, puesto que a un consumidor que ha cumplido con su obligación, que es únicamente el pago del precio, se le priva en todo caso del disfrute de la prestación contratada, que por razones que pueden ser de naturaleza muy diversa ha decidido o se ha visto impelido a disfrutar solo en parte”.

En cuanto a la cláusula de modificar las condiciones del vuelo contratado “en caso de necesidad”, la sentencia también confirma su nulidad, toda vez que considera esta expresión excesivamente genérica e imprecisa y puede interpretarse de forma que incluya supuestos que exceden de las circunstancias extraordinarias que excluyen la responsabilidad del transportista aéreo, de ahí “la excesiva amplitud de la expresión utilizada puede favorecer injustificadamente la posición contractual de la compañía aérea en caso de incumplimiento de las condiciones del contrato de transporte aéreo concertado, en detrimento del consumidor”.

Foto: Javier Rodríguez

Anterior artículo

El nuevo catamarán de 111 m de Naviera Armas cumple plazos

Siguiente artículo

Shell suministra gas natural licuado en el puerto de Tenerife