Acontecer marítimoDestacado

Unidad, visión y acción, ejes de la patronal portuaria de Santa Cruz de Tenerife

Desde octubre de 2020, la Asociación Provincial de Consignatarios de Buques de Santa Cruz de Tenerife ha iniciado una nueva etapa con la llegada del equipo de preside David Hernández Cabrera (Santa Cruz de Tenerife, 1967), director del Grupo Suardíaz en Canarias. Un hombre del sector, náutico de formación, que conoce el mundo marítimo y portuario desde la base. Hemos mantenido una interesante entrevista, en la que no ha esquivado ninguna de las preguntas que se le han formulado. “Unidad, visión y acción” son los ejes de su estrategia. Hábil, diplomático, buen conversador, directo y preciso al mismo tiempo, asistimos a un tiempo nuevo en la patronal consignataria tinerfeña de la mano de quien tiene claro su cometido y su posición.

– Cómo ve usted, desde su recién estrenado cargo al frente de la patronal portuaria tinerfeña, el momento del puerto de Santa Cruz de Tenerife?

 “El momento, no cabe duda, es delicado para todos los sectores y éste en particular ha tenido que asumir muchos retos durante este año, afianzándose como sector esencial en un territorio insular en que el puerto de Santa Cruz de Tenerife ha sido fundamental para asegurar el abastecimiento de mercancías. Desde un primer momento hubo que adaptar procedimientos de trabajo para atender a los requerimientos de seguridad, sin que ello supusiera una merma en la actividad desarrollada.

Por otra parte, la pandemia ha producido una casi desaparición del turismo en este año, lo que a su vez ha afectado a una caída de del consumo y por consiguiente del volumen de mercancías.

Siendo positivos, el puerto de Santa Cruz de Tenerife está preparado para la reactivación que esperamos para el segundo semestre de este año con las campañas intensivas de vacunación”.

– Y a propósito de esa misma senda, ¿en qué momento se encuentra la Asociación de Empresas Consignatarias de Santa Cruz de Tenerife?

“Durante este año, aparte de gestionar los cambios a los que nos hemos ido enfrentado todos, hemos asumido también un cambio de presidencia. Nuestro próximo objetivo es la unión de las dos asociaciones actuales, la de Consignatarios y la de Empresas Estibadoras, en una sola Asociación que tendrá por supuesto una mayor representación. Llevamos algunos meses con un intenso trabajo de reuniones para darle forma y consensuar entre todos unos nuevos estatutos. El trabajo está casi finalizado y solo nos quedaría aprobarlos en una próxima reunión. Espero poder confirmarle este último paso en breve”.

– Se ha dicho que, debido a que una parte de los asociados tienen su sede regional en Las Palmas, la Asociación tinerfeña es una sucursal de aquélla, ¿supongo que usted no estará de acuerdo?

“Aunque es cierto que la sede regional de algunas de las empresas asociadas se encuentra en Las Palmas, cada uno defiende su actividad en el ámbito de su territorio y cada Asociación le sirve de apoyo en el entorno en que se mueve. No cabe duda de que la problemática a la que se enfrenta cada puerto es diferente y la Asociación debe saber moverse y adaptarse a su entorno específico

Por otra parte, también es verdad que en ocasiones es justo al revés. Sin ir más lejos, la dirección regional del Grupo Suardíaz está en Tenerife. En realidad, cuando estamos todos reunidos en una mesa nos centramos en la actividad del puerto de Santa Cruz de Tenerife, intercambiando ideas y proyectos que puedan aportar negocio, en apoyarnos para solventar cualquier incidencia y mejorar las cosas. Realmente son reuniones muy prácticas y eficaces en las que ponemos el foco de atención en lo importante”.

– ¿Existe un diálogo fluido con la presidencia y la dirección de la Autoridad Portuaria?

“A día de hoy, la relación de la Asociación con la Autoridad Portuaria no puede ser mejor. Existe un diálogo fluido y constante para la resolución, en la medida de las posibilidades reales, de las dificultades que nos hemos ido encontrando, que han sido muchas y variadas en este año. El equipo constituido por el presidente, Carlos González, y el director Aitor Acha forma un magnífico tándem con una gran capacidad de gestión y eso se traslada a sus decisiones acerca de la estrategia del puerto. Mantenemos reuniones regulares previas a los Consejos de la Autoridad Portuaria, y otras puntuales para temas más específicos”.

– ¿Percibe usted la existencia de una buena sintonía en la relación puerto-ciudad?

“No solo lo percibimos, sino que vemos claramente que es un hecho.  Recientemente se ha dado luz verde al proyecto de la Playa de Valleseco, que llevaba años esperando, el Puerto ha sido sede para la realización de pruebas Covid, etc. Vemos determinadas interacciones desde la reunión que mantuvieron en el mes de agosto el presidente de la Autoridad Portuaria y el alcalde de Santa cruz.

La sintonía es muy buena y esto, por supuesto, facilita la puesta en marcha de proyectos conjuntos. Hay que tener en cuenta que el puerto es parte de la ciudad y viceversa, y esta idea está muy arraigada en todos los ciudadanos de Santa Cruz de Tenerife”.

– En estos días se ha suscitado una polémica acerca de la agilidad en el despacho de los contenedores que llegan al puerto de Santa Cruz de Tenerife, ¿cuál es su opinión al respecto?

“Por supuesto que estamos al tanto de lo publicado en los medios de esta, permítame decirlo, mal llamada polémica. Lamento decirle que las informaciones vertidas por algunas asociaciones empresariales sencillamente no son ciertas  y, en algunas cuestiones, sobre todo en lo relativo a la posible responsabilidad de la Autoridad Portuaria acerca del problema del incremento en el precio de los fletes del tráfico de contenedores procedentes de Extremo Oriente, así como de la falta de contenedores vacíos en esa parte del mundo denotan una falta de conocimiento muy profunda sobre el  mercado del transporte internacional. Realmente nos ha parecido sorprendente, cuando es un tema global que afecta a toda Europa y por supuesto igualmente su posible solución está muy lejos de poder darse a nivel local.

En cuanto a la agilidad en los despachos de Aduanas y las entregas de contenedores, le puedo asegurar que cualquier receptor que recibe un contenedor en un barco que llegue hoy puede perfectamente retirar su contenedor desde mañana por la mañana. El proceso funciona bien. Las entidades involucradas como Aduana, Autoridad Portuaria, etc., generan un proceso lo suficientemente fluido y, cuando se ve interrumpido, se debe generalmente a una gestión incorrecta o tardía de la documentación a aportar por parte del receptor de la mercancía”.

– Ahora que estamos padeciendo las consecuencias de la crisis sanitaria y financiera del coronavirus, con el impacto que ello está teniendo en el mercado turístico, ¿en qué medida sería aconsejable una reinvención de algunos tráficos del puerto tinerfeño? ¿Y cuáles serían esos tráficos?

“Para poder atraer más tráficos al puerto de Santa Cruz de Tenerife es necesario el desarrollo del bunkering y aprovechar la magnífica zona de fondeo de la que disponemos. Por otra parte, la actividad de reparación naval en Granadilla podría ser también un foco importante de captación de tráfico para este puerto.

– ¿Cuál es la posición de la patronal acerca del sector de las reparaciones navales, el emplazamiento de un dique flotante en el puerto de Santa Cruz de Tenerife y la especialización de Granadilla en este ámbito?

“Siempre hemos creído fundamental que se desarrolle la actividad de reparación naval en el puerto de Santa Cruz de Tenerife. Definitivamente, contribuye a atraer más actividad al puerto y más trabajo para las empresas que se mueven alrededor de él. Por otra parte, no negaremos que, aunque temporalmente se pueda instalar un dique flotante en Santa Cruz, que cuenta con un espacio limitado y podría interferir y dificultar otras operativas que se realizan actualmente, creemos que el emplazamiento ideal está en la dársena de Granadilla, donde contaría con todo el espacio necesario para la actividad prevista en los inicios y además con capacidad para crecer como proyecto de futuro. Por encima de todo debemos decir que cualquier crecimiento en esta actividad es intrínsecamente bueno, importante y estratégico para el puerto de Tenerife y, yo diría que, para toda la Isla”.

– ¿Hasta qué punto la ausencia de otros operadores lastra una mayor competitividad del puerto tinerfeño en el mercado de bunkering?

“La competencia es buena y necesaria en cualquier ámbito, hace crecer y mejorar cualquier actividad. El servicio de bunkering es fundamental para atraer operativas a nuestro puerto y es verdad que el sentir de los asociados es que con más capacidad de bunkering, teniendo en cuenta las bondades de nuestra zona de fondeo, se podrían atraer más tráficos”.

– ¿Cree usted que la zona ZEC está infrautilizada?

“A enero de 2020 existían unas 650 empresas registradas en zona ZEC. El potencial es mucho mayor y debería darse a conocer más fuera de las islas. Que empresas nacionales y extranjeras conocieran las ventajas de instalar sus sedes en Canarias aprovechando las ventajas fiscales que esto lleva aparejado para ellas, como se hace en otras zonas de Europa donde cuentan también con incentivos fiscales y han conseguido atraer inversión y desarrollo. Con las comunicaciones y la tecnología actuales, ya no es excusa la distancia. Sería deseable la realización de misiones comerciales a la Península para dar visibilidad a las magníficas condiciones de nuestra ZEC.

En ese sentido, es nuestra intención mostrar nuestra colaboración al nuevo presidente de la ZEC con el fin de apoyar cualquier gestión en este sentido”.

– ¿Existe posibilidad de que la patronal tinerfeña se involucre en mayor medida en la acción comercial del puerto?

“De hecho, ya estamos totalmente involucrados. La actividad comercial es parte inherente al desarrollo de nuestra actividad. La Autoridad Portuaria lo sabe y cuenta con nosotros. Las empresas que operan aquí, por supuesto, son los mejores embajadores del puerto de Tenerife ante clientes actuales y potenciales, para proponer nuevos tráficos o aumentar los actuales”.

– Desde Gran Canaria parece que hay interés, al menos en algunos sectores, en propiciar una supuesta fusión de ambos puertos, a favor de quienes lo promueven, claro. ¿Eso tiene visos de alguna posibilidad o es fruto de una resaca invernal?

“Desde luego no nos ha llegado ningún tipo de información en este sentido, y, por otra parte, tampoco entra dentro de nuestras atribuciones la ordenación administrativa de los puertos. Desde la Asociación creemos que el statu quo actual es el apropiado para el buen funcionamiento del sector en Canarias.

Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas de Gran Canaria son dos puertos de cabecera, que por su tráfico y su volumen debieran gestionarse separadamente, ya que viven circunstancias diferentes. Puertos de estado es quien debe pronunciarse al respecto, pero nosotros consideramos que están bien ambos puertos como se gestionan actualmente”.

David Hernández Cabrera es el director regional del Grupo Suardíaz. Sabe bien de lo que habla
David Hernández Cabrera es el director regional del Grupo Suardíaz. Sabe bien de lo que habla.

Fotos: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Anterior

Se cumplen 40 años del primer avión Airbus A300 de Iberia

Siguiente

El petrolero “Monte Urbasa”, a cargar crudo en Tenerife