El mundo de la aviación

Una imagen del aeropuerto de Madrid-Barajas (1946)

A la historia del aeropuerto de Madrid en los años de inmediata posguerra pertenece esta imagen en la que vemos el edificio terminal de la época –torre de control incluida– y cinco aviones en la plataforma, cuatro Douglas DC-3 y un Douglas DC-4, posiblemente todos ellos de Iberia. En 1946 el aeropuerto se abrió al tráfico internacional y en ese mismo año, el 3 de mayo, aterrizó un avión DC-4 de Trans World Airlines (TWA), primero de matrícula norteamericana que llegó al aeropuerto de la capital española.

Durante los primeros tiempos de la dura posguerra, la actividad del aeropuerto fue escasa y se iniciaron las expropiaciones para su posterior ampliación. Para ello se constituye la entidad Aeropuertos Transoceánicos Españoles (ATE), cuya primera actuación consistió en el duplicado de la pista 05-23 existente, así como el balizamiento del campo de vuelos y la reforma de la central eléctrica.

En 1944 concluyeron las obras de la primera pista pavimentada (15-33), de 1.400 m de longitud y 48 m de ancho y se aproximaba la terminación de la pista 01-19, que sería inaugurada en marzo de 1951. En 1948 entró en servicio la prolongación de la pista 15-33, que alcanza a 3.050 m de longitud y 90 m de ancho. Esta pista se emplea para vuelos sin visibilidad, pues disponía de un sistema de aproximación instrumental SCS-51 –sustituía a un sistema BAKE–, que sería sustituido tiempo después por un ILS.

Bibliografía:

Plan Director del aeropuerto de Madrid-Barajas. Antecedentes, pp. 23-24. MITMA.

Foto: archivo de Fernando Llorente Jiménez

Anterior

Una panorámica de la ciudad de Santa Cruz de Tenerife (1934)

Siguiente

La etapa indonesia del ferry “Santa Cruz de Tenerife”

Sin comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *