El mundo de la aviación

Un viaje en el avión Concorde para tomar café en El Teide

El 21 de enero de 1976 el avión supersónico Concorde realizó su primer vuelo comercial, casi siete años después de que el primer prototipo hubiera volado por primera vez, el 2 de marzo de 1969. Es un icono de la aviación y un desafío de la ingeniería aeronáutica que encumbró a Aerospatiale y British Aircraft Corporation (BAC). En total se construyeron 20 unidades en Francia y Reino Unido, de los cuales seis fueron prototipos y aviones de pruebas. Air France tuvo siete y otros tantos British Airways.

El desarrollo del proyecto requirió de una descomunal inversión para ambas empresas y generosos subsidios de los gobiernos de los respectivos países. Se anticipó al avión supersónico soviético Tupolev Tu-144, que entró en servicio en noviembre de 1977. A raíz del accidente de un avión de Air France sufrido el 25 de julio de 2000 y la dudosa rentabilidad, el 26 de noviembre de 2003 realizó su último vuelo comercial, después de 27 años en activo.

Las principales líneas en las que operó fueron entre Londres, París y EE.UU., en las que volaba en la mitad de tiempo que un avión convencional, aunque a largo de su existencia amplió su cobertura a otros destinos. Recordamos verlo en Tenerife Sur, con un grupo de turistas ingleses que venían a tomar café en el parador de las Cañadas del Teide o a embarcar en cruceros de turismo en el puerto de Santa Cruz de Tenerife. Un buen amigo, John Lucas, podría contar interesantes anécdotas de entonces.

Foto: British Airways

Anterior artículo

El ferry “Amman” aguarda en Grecia la orden de la OPE 2020

Siguiente artículo

El hidrógeno, alternativa viable y limpia de combustible marino

No hay comentarios

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *