Armada Española y Marina MilitarDestacado

Un largo viaje de trece mil millas

Después de cuatro meses integrada en la Royal Australian Navy), la fragata española “Cristóbal Colón” emprendió el pasado 19 de junio el largo viaje de regreso a España, de unas 13.000 millas. Zarpó desde la base australiana de Kuttabul, en Sidney, tras la despedida por el almirante de la Flota de la RAN, contralmirante Stuart Mayer, quien dirigió unas palabras de despedida y agradecimiento a la dotación.

El buque australiano HMAS “Toowoomba” despidió a la fragata “Cristobal Colón” con una pasada naval conjunta. Previamente al día de la partida, el embajador de España en Australia, Manuel Cacho Quesada, ofreció una recepción a bordo a la que asistió el almirante jefe de la RAN, vicealmirante Tim Barrett.

Durante el tránsito de regreso, la fragata “Cristobal Colón” hará escala en el puerto de Papeete (Tahití), para desde ahí cruzar el océano Pacífico en demanda del puerto de Callao (Perú).

El balance de estos cuatro meses de despliegue es de 80 días en la mar, más de 26.000 millas náuticas navegadas y más de tres millones de litros de combustible consumidos. Ha realizado más de veinte ejercicios de tiro, 19 maniobras de aprovisionamiento en la mar, y operaciones de vuelo con diferentes tipos de helicópteros de la RAN con más de veinte buques de las marinas de Australia, Nueva Zelanda, Italia y Francia.

Durante su integración como parte de la flota de la RAN, la F-105 ha recibido y adiestrado a más de doscientos marinos australianos, lo que viene a ser el 90% de la tripulación estándar del destructor australiano “Hobart” que entrará en servicio en 2017.

La fragata “Cristóbal Colón” es de la misma clase que los tres destructores de diseño español de la clase “Hobart”. Se trata de unos destructores lanzamisiles equipados con el moderno sistema de combate Aegis, además de otros sofisticados sistemas de apoyo.

El oficial de enlace australiano en la fragata “Cristóbal Colón”, teniente de navío Christopher Thornton, comentó que la fragata española había proporcionado el sorprendente número de 2.500 días de adiestramiento individual en la mar. “Los marinos australianos –dijo– han estado viviendo a bordo, trabajando codo con codo con sus colegas españoles y participando activamente en el gobierno del buque”, informa la Armada española..

Foto: Armada española

Anterior artículo

La mañana de San Juan de 1949

Siguiente artículo

Las torres gemelas del Parque Central