De la mar y los barcosDestacado

Un galgo de mar llamado “Delfín del Mediterráneo” (1974-1991)

Hubo un tiempo, medido en años, en el que el transporte marítimo frutero de Canarias contó con dos relevantes protagonistas llamados “Delfín del Atlántico” y “Delfín del Mediterráneo”. Fueron, sin duda, no solo los mejores barcos de Naviera del Atlántico, sino también los más relevantes en su clase que tuvo la Marina mercante española en la década de los años setenta. Conocidos en la voz popular como “los delfines amarillos”, por el color característico de su casco y superestructura, eran unos galgos de mar por su bien andar y obtuvieron un magnífico resultado.

Naviera del Atlántico inició sus singladuras con tres buques procedentes de Naviera del Pilar llamados en origen “El Priorato”, “El Baztán” y “El Salazar”. Se trataba de tres fruteros del tipo V del Plan de Nuevas Construcciones de la Empresa Nacional Elcano de la Marina Mercante, construidos en el astillero de la Empresa Nacional Bazán, en San Fernando (Cádiz) y que fueron renombrados “Delfín del Adriático”, “Delfín del Cantábrico” y “Delfín del Salazar”, respectivamente.

A su contraseña pertenecieron también los buques “Delfín del Tirreno”, “Delfín del Alborán” y tras la incorporación de los buques “Delfín del Atlántico” y “Delfín del Mediterráneo”, ambos de nueva construcción, siguieron los buques “Delfín del Egeo” y “Delfín del Báltico”, ambos unidades del tipo B procedentes de Naviera Aznar.

En su última etapa llegaron los buques portacontenedores “Delfín del Mediterráneo”, construido en origen como “Elvira Oria” e “Hilde del Mar”, sobre el que se proyectaba renombrarlo “Delfín del Atlántico”, lo que no llegó a producirse. El buque “Delfín del Mediterráneo”, segundo con este nombre, se hundió el 2 de febrero de 1998 con el balance de un tripulante desaparecido.

Construcción número 213 del astillero de la S.A. Juliana Constructora Gijonesa, el buque “Delfín del Atlántico” resbaló por la grada el 6 de marzo de 1973 en ceremonia que amadrinó la señora Juana Pérez-Camacho, esposa de José Duque Martínez, directivo de Naviera del Atlántico y accionista de la Gerencia Marítima Frutera. El 26 de febrero de 1974 realizó las pruebas de mar en las que superó la velocidad contractual, alcanzando 18,2 nudos. 

En unión de su gemelo “Delfín del Atlántico” y de los otros buques de su contraseña cubrió a la línea Las Palmas-Tenerife-La Palma-Alicante-Valencia-Barcelona, en la que cosechó merecido éxito. Ambos buques permanecieron en servicio hasta comienzos de 1991; en agosto del citado año, después de una etapa de amarre en el puerto de Las Palmas de Gran Canaria, el protagonista de esta crónica fue vendido a la sociedad Goldpath West Shipping Co. Ltd.,  de Hong Kong, siendo abanderado en Panamá y renombrado “Tropical Prince”. En 1996 se revendió a la compañía filipina Madrigal Transport Inc., siendo abanderado en Filipinas con el nuevo nombre de “Madrigal Harmony”, sin que tengamos confirmado cuál ha sido su final.

De 2.752 toneladas brutas, 1.641 toneladas netas y 5.219 toneladas de peso muerto, medía 114,66 m de eslora total -104,70 m de eslora entre perpendiculares-, 16,24 m de manga, 9,45 m de puntal y 6,66 m de calado máximo. Disponía de cuatro bodegas preparadas para carga paletizada y cinco grúas y estaba propulsado por un motor Pielstick –fabricado, bajo licencia, en la factoría de Astilleros Españoles, en Sestao–, de 6.000 caballos de potencia sobre un eje, que le permitía mantener una velocidad de 16 nudos. Código IMO 7306623.

Foto: archivo de Juan Carlos Díaz Lorenzo

Anterior

Otro millar de personas regresará mañana a sus casas

Siguiente

Cincuenta años del accidente del Caravelle de Iberia en Ibiza

10 Comentarios

  1. Manuel
    7 enero, 2022 at 12:31 pm — Responder

    Qué fue del Ciudad de Pamplona, donde navegué de alumno a finales de los setenta?. Lo recuerdo con mucho cariño, así como sus viajes de Canarias al norte de la península. Buenos tiempos.

  2. 7 enero, 2022 at 4:57 pm — Responder

    He estado trabajando en Naviera del Atlántico y Gerencia Marítima Frutera durante 30 años desde el año 1963 en que se fundó hasta que por desgracia ocurrió la suspensión de pago y posterior quiebra de la compañía. Su gerente principal accionista y presidente del consejo de administración fue don Félix bordes Martín que empezó la singladura de los buques con la naviera Pinillos de Cádiz y posteriormente fundó la propia compañía con don José duque Martínez y otros socios de Tenerife y La Palma. Si desea más datos estoy en contacto, que apesar de los acontecimientos acaecidos del final de la Compañía, con oficiales que navegaron en los buques citados. Mi cargo fue el de Director de Personal de Mar en la Naviera y de tierra en la Gerencia Marítimo Frutera.

    • 7 enero, 2022 at 9:07 pm — Responder

      Fulgencio, muchas gracias por su comentario y su gentil ofrecimiento. En breve contactaré con usted.

      • Juan José Fernández Rodríguez
        8 enero, 2022 at 11:38 am — Responder

        Estuve de capitán en el Leopardo y Eyre de compañía Cats Line; haciendo vilanova-Ciudadela y Ibiza – Formentera ¿sabes cómo acabaron esos dos barcos?
        Leo tus articulos; me gustan mucho.

        • 9 enero, 2022 at 3:01 pm — Responder

          Juan José, el Leopardo, renombrado Solundir en 1993 y Bekelya en 2011.
          Del Eyre no tengo datos, de momento. Saludos.

  3. Conrado
    7 enero, 2022 at 7:27 pm — Responder

    Buenas tardes, me gustaría saber que ha ocurrido con el barco Volcán de Yaiza y Volcán de Tinache ambos de la Naviera Armas. Reciba un cordial saludo.

  4. Fulgencio Espa Hernández
    7 enero, 2022 at 7:44 pm — Responder

    He vuelto a leer su articulo sobre los buques de Naviera del Atlantico.
    Enhorabuena, el articulo me ha encantado. Recuerdo los éxitos, y como no, también los problemas que he vivido durante mi trabajo en la Naviera y los viajes a los citados buques, así como la profesionalidad de los tripulantes, tanto de Puente como de Maquinas, sus mandos y la categoría de sus socios y accionistas.
    Gracias por pasar un rato agradable.
    Atentamente Fulgencio

  5. Juanjo
    9 enero, 2022 at 11:25 am — Responder

    Buenos días.
    Yo era alumno de Mecánico Naval de 2a. en la Escuela Náutica de Formación Profesional Náutico-Pesquera de Alicante en 1976. Semanalmente entraba a puerto el Delfín del Mediterráneo o del Adriático y los veíamos desde el aulario. En clase siempre nos levantábamos a observarlo por su esbelta y bella estampa. Qué recuerdos!. Gracias por la aportación

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *