De la mar y los barcosDestacado

Un barco insufrible llamado “Delfín del Tirreno” (1972-1983)

En 1969 Naviera del Atlántico adquirió a Naviera de Exportación Agrícola (NEASA) el buque “Benimuslen”, que mantuvo dicho nombre por espacio de tres años, hasta que en 1972 fue renombrado “Delfín del Tirreno”. Estuvo destinado al tráfico frutero entre Canarias y los puertos mediterráneos de la Península y carga general en los viajes de retorno, en el que permaneció por espacio de catorce años.

Nunca fue un barco de especial aprecio por sus tripulaciones, dado que tenía un exceso de estabilidad muy importante y era “lo que se llama un barco duro, con todo lo que ello conlleva en cuando a incomodad a la hora de vivir a bordo. Se movía muchísimo, incluso estando amarrado a puerto. La primera vez que lo ví, momentos antes de embarcar, me mareé estando en el suelo”, escribe el oficial Carlos Ramos i Solà en su blog Mar de Proa.

“Por poca mar que encontráramos a la navegación, la sensación a bordo era de temporal, las bandadas eran impresionantes, hasta el extremo de tener que colocar los chalecos salvavidas bajo el colchón para hacer cuña contra el mamparo y así poder dormir sin salir disparado de la cama”. 

“Aquellas comidas en la cámara, con el vaso en el bolsillo de la camisa y el plato de sopa cogido al vuelo con una mano, intentando mantener su horizontalidad para evitar derramar la  suculenta comida (¿por qué los cocineros siempre hacen plato de cuchara cuando se mueve el barco?), los manteles mojados para que quedaran firmes sobre la mesa y las balanzas puestas para evitar, entre otras cosas, la salida a toda la velocidad de los cuchillos como si fueran puñales. Nuestras piernas cruzadas y pegadas a las patas de la mesa para no acabar chocando fuertemente de espaldas a la mampara. En fin, toda una clase de equilibrio y esfuerzo físico”, escribe Ramos i Solà al evocar sus recuerdos a bordo de este buque.

Construcción número 192 del astillero Euskalduna e inscrito en la matrícula naval de Bilbao, entró en servicio en agosto de 1965. Era un buque de 2.005 toneladas brutas y 4.504 toneladas de peso muerto, en un casco de 98,30 m de eslora y 14,80 m de manga. Estaba propulsado por un motor MAN G7V52/74A, de 2.850 caballos de potencia sobre un eje, que le permitía mantener una velocidad de 14 nudos con buen tiempo. Código IMO 6513009.

En 1983 fue vendido a Grace Shipping Co. Ltd., renombrado “Castle Grace” y abanderado en Malta. En 1984, con la misma bandera, pasó a llamarse “Lady Hiba” y contraseña de Hiba Shipping Co. A partir de 1987 ostentó el nombre de “Lady Houda”, abanderado en Honduras a nombre de la sociedad Vedra Compañía Naviera. En sus últimas referencias lo tuvimos localizado en aguas de Albania, sin que tengamos claro cuál haya sido su final.  En 2010 causó baja en el Lloyd’s ante las dudas de su existencia.

Foto: Carlos Ramos i Solà

Anterior artículo

Comienza la XXXII campaña antártica del BIO “Hespérides”

Siguiente artículo

Los drones ponen en jaque al aeropuerto de Gatwick