De la mar y los barcosDestacado

Un barco extraordinario: “Villa de Agaete” (1975-2002)

Una de las decisiones más acertadas de Compañía Trasmediterránea en la década de los años setenta en lo que a Canarias se refiere, fue la importación de los buques “Ciudad de La Laguna” y “Villa de Agaete”. A comienzos de 1975, la dirección de la compañía comisionó al capitán Tomás Ravelo y al jefe de máquinas Pascual Marín, para que viajaran a Finlandia y evaluaran las características de dos buques que resultaran idóneos para su posicionamiento en las líneas de Canarias.

Compañía Trasmediterránea había establecido contacto a través de un bróker con las compañías finlandesas Silja Lines y Viking Line, para la inspección de los buques “Botnia”, “Floria” y “Viking 1”, embarcando varios días en cada uno de ellos para conocer sus características, operativa e idoneidad. Finalmente, la elección se inclinó a favor de los dos primeros, por la coincidencia de características y precio, firmándose el MoU que permitió su inventario y gestiones financieras y legales.

La compra del buque “Floria” se formalizó el 22 de marzo de 1975 en un precio de 27,5 millones de marcos finlandeses. El 17 de julio realizó su último servicio por cuenta de Silja Lines y el día 30 de ese mismo mes, atracado en el puerto de Helsinki, se procedió al arriado de la bandera finlandesa y el izado de la española y al día siguiente se recibió a bordo la visita del presidente del Gobierno de España, Carlos Arias Navarro, que se encontraba en la capital finlandesa para asistir a la Conferencia Europea de Seguridad.

A sugerencia del entonces presidente del Cabildo Insular de Gran Canaria, Lorenzo Olarte Cullen, los buques se renombraron “Ciudad de La Laguna” y “Villa de Agaete”, siendo  inscritos en las matrículas navales de Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas de Gran Canaria, respectivamente. Para el mando del buque “Villa de Agaete” se designó al capitán Enrique Palacios Díaz y al jefe de máquinas Pascual Marín, zarpando el 1 de agosto de Helsinki.

Después de cruzar el canal de Kiel, el buque “Villa de Agaete” procedió al puerto de Cádiz para realizar las pruebas de mar bajo bandera española y otros trámites burocráticos y el 12 de agosto continuó viaje rumbo al puerto de Las Palmas de Gran Canaria, a donde arribó dos días después, siendo recibido por la corporación municipal de Agaete con la banda de música y a continuación se celebró una recepción a bordo. El día 15 de agosto, pese a ser festivo, fue presentado a las autoridades tinerfeñas y al día siguiente realizó el primer viaje comercial en el “puente marítimo” entre Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas de Gran Canaria.

Operación Golondrina

A finales de 1975 el ferry “Villa de Agaete” participó, junto a sus compañeros de flota “Ciudad de La Laguna”, “Isla de Formentera”, “Plus Ultra” y “Ciudad de Huesca”, en la evacuación del personal civil y militar de los territorios del Sahara español. En la denominada Operación Golondrina intervinieron también unidades de transporte de la Armada española: tres transportes de ataque, dos buques de desembarco, ocho barcazas de desembarco tipo LCT, un transporte auxiliar y dos remolcadores de altura y como unidades de protección y apoyo, dos fragatas, tres corbetas y seis destructores. En el transcurso de la operación se transportaron 10.000 hombres, 2.500 vehículos, 20 helicópteros, un avión, 200 carros y piezas de artillería, así como 40.000 toneladas de carga general.

La primera fase se inició el día 3 de noviembre de 1975 con la evacuación de La Güera a cargo del buque “Ciudad de Huesca”. Fue una operación arriesgada, ya que tuvo que realizarse de noche y con unas condiciones meteorológicas adversas, llevándose a cabo las operaciones de embarque de personal y material con el buque fondeado. Las restantes operaciones de evacuación se realizaron a través de Villa Cisneros y El Aaiún, siendo por este último puerto por donde tuvo que salir la mayor parte del personal y material, lo que supuso una gran dificultad dada la precariedad de las instalaciones portuarias.

Las malas condiciones meteorológicas y la falta total de abrigo para los buques hicieron que la evacuación final de El Aaiún se tuviera que retrasar del 7 al 9 de enero de 1976. La evacuación de Villa Cisneros finalizó en la mañana del día 12 de enero. Una parte importante de la operación, por lo que significó de afectiva, consistió en el transporte hasta el puerto de Las Palmas de Gran Canaria –a bordo de los buques “Plus Ultra”, “Isla de Formentera” y “Ciudad de Huesca”, de los restos mortales de civiles y militares enterrados en los cementerios de Aaiún y La Güera.

La distancia media entre los puntos de salida y destino fue de 250 millas, y el número de millas recorridas en total por todos los buques que participaron en las operaciones fue de unas 110.000 millas. Los cinco buques aportados por la Compañía Trasmediterránea realizaron en total 23 viajes.

El 17 de enero de 1976, en el Arsenal de la Zona Marítima de Canarias en Las Palmas, se celebró un acto de homenaje a las fuerzas marítimas y navales que tuvieron una decisiva intervención en la evacuación de las tropas españolas del Sahara. El acto estuvo presidido por el comandante general del Mando Naval de Canarias, vicealmirante Vicente Alberto Lloveres.

En el discurso que pronunció el vicealmirante Alberto Lloveres hizo alusión a la actuación de las tripulaciones de los buques de la Compañía Trasmediterránea, en los siguientes términos:

“Nos hemos reunido hoy en este acto sencillo, como corresponde a nuestra condición castrense, para hacer un breve resumen de la Operación Golondrina en su parte naval y porque quiero agradecer a todos, muy especialmente a las tripulaciones de los barcos de la Compañía Trasmediterránea que participaron en ella, precisamente por no ser ellos militares, el alto, eficaz y esforzado servicio prestado a la Patria”.

“Terminada la evacuación recuerdo con todo cariño a la Fuerza del Sector del Sahara que vivieron con más intensidad los momentos críticos. A las Fuerzas Aéreas y a todo el personal que, codo a codo con los buques de la Compañía Trasmediterránea que estuvieron a mis órdenes, hicieron posible llevar a buen término esta Operación Golondrina que hoy ya puede ser considerada historia”.

La Armada concedió la Cruz del Mérito Naval a varios capitanes, oficiales y personal subalterno y el Ejército de Tierra la Medalla del Sahara.

Primeros oficiales de Trasmediterránea condecorados con la Cruz del Mérito Naval
Oficiales de Trasmediterránea condecorados con la Cruz del Mérito Naval

Los años dorados

El 28 de marzo de 1977, un día después del trágico accidente de los dos aviones Boeing B-747  de KLM y Pan Am en el aeropuerto de Los Rodeos, éste permaneció cerrado durante once días. Durante ese tiempo los buques “Ciudad de La Laguna” y “Villa de Agaete” realizaron cuatro viajes diarios para mantener la comunicación entre las dos capitales canarias.

Las mejoras en las instalaciones portuarias de las mal llamadas islas menores permitió extender los servicios de estos ferries a las otras islas del archipiélago. En mayo de 1980, cuando el puerto de Santa Cruz de La Palma dispuso de tacón para buques rolones, se inició el servicio Tenerife-La Palma con el ferry “Villa de Agaete”. En el mes de septiembre del citado año el servicio se extendió hasta El Hierro. Esta situación mejoró notablemente la calidad del transporte de pasajeros y vehículos y abrió nuevas posibilidades de participación de Compañía Trasmediterránea en el transporte de carga rodada entre las islas.

Entre 1975 y 1982 hicieron relevos de capitanes Ignacio González, José Luis Tormo y Cecilio Montañés y de jefes de máquinas, Enrique Archivell, Bartolomé Martín y Fernando Herrera. A partir de 1982, comenzó la etapa del capitán José Luis Delisau, José Manuel Jiménez Morales, Francisco Santiago Nebreda, José Elías y Nazario Martínez, mientras que en la jefatura de máquinas se desempeñaron Fernando Rodríguez Revuelta, Javier Goyache, Daniel Noda y Fernando de la Rosa López, entre otros.

El 29 de junio de 1985, con motivo de la inauguración del Astrofísico del Roque de Los Muchachos en presencia de los Reyes de España, Juan Carlos I y Sofía y otros monarcas europeos y jefes de Estado, coincidieron en el puerto de Santa Cruz de La Palma tres buques de Compañía Trasmediterránea, especialmente habilitados para alojamientos y centros de apoyo logístico con motivo del magno acontecimiento. Los buques “Ciudad de La Laguna”, “Villa de Agaete” y “Manuel Soto” ocuparon la línea de atraque del muelle principal en una ocasión única e histórica.

Cuando el Ministerio de Comercio, en fecha 20 de octubre de 1975, autorizó la importación y abanderamiento de ambos buques al amparo del REF, establecía su adscripción exclusiva a los servicios interinsulares canarios, con prohibición de operar en otras áreas nacionales. Sin embargo, y al amparo en lo establecido en la nueva Ley de Puertos y Marina Mercante de 1992, en 1998 Trasmediterránea realizó diversas gestiones ante la Administración, y logró cancelar esta cláusula, previéndose entonces que los “delfines” pudieran cubrir las líneas del Sur de la Península y el norte de África. Por esa razón, ambos buques salieron de Canarias y cubrieron diversas líneas en Baleares, Estrecho y mar de Alborán.

A partir del 23 de diciembre de 1993 el ferry “Villa de Agaete” pasó a la línea Los Cristianos-El Hierro, con sus variantes Los Cristianos-La Palma y Los Cristianos-La Gomera. Aquella fue la época del capitán Nazario Martínez, de muy grato recuerdo en El Hierro, un puerto que entonces tenía grandes limitaciones operativas y en el que el transporte marítimo tiene especial importancia.

En julio de 1995, con motivo de la Bajada de la Virgen de Nuestra Señora de Las Nieves, Patrona de La Palma, el ferry “Villa de Agaete” realizó cinco viajes extraordinarios desde el puerto de Los Cristianos a la capital palmera. El servicio tuvo una buena aceptación y fue utilizado por unos 2.900 pasajeros y 700 automóviles, cifras que nos permiten evaluar el desarrollo que el servicio ha alcanzado en los últimos años.

A partir del 16 de agosto de 1995, Trasmediterránea realizó dos enlaces diurnos entre Los Cristianos y El Hierro, vía La Gomera, atendiendo así a las peticiones que, en ese sentido, le dirigió el Cabildo Insular que presidía Tomás Padrón. El 10 de septiembre siguiente hizo otro viaje extraordinario desde Los Cristianos para recoger a los participantes de la Primera Vuelta a la isla de La Palma en moto, una singular expedición que viajó dos días antes a la capital palmera a bordo del ferry “Santa Cruz de Tenerife”.

Durante los años 1996 y 1997, a consecuencia de las enmiendas del año 1995 al SOLAS y para cumplir sus requisitos, al buque “Villa de Agaete” se le instaló una puerta estanca interior a popa de la rampa de proa existente, y se mejoraron y ampliaron los equipos de detección y lucha contraincendios, iluminaciones especiales a baja altura y para casos de emergencia, así como el sistema de comunicaciones y demás requerimientos de aplicación.

El 17 de mayo de 1997 hizo un viaje especial fletado por una comisión que organizó una gran manifestación en la capital tinerfeña, contraria al emplazamiento en la isla de El Hierro de una plataforma para una lanzadera de satélites promovida por el INTA. A bordo viajaron unos mil herreños, a los que se sumaron otras veinte mil personas en Santa Cruz de Tenerife, que recorrieron las calles en una de las manifestaciones más multitudinarias de los últimos años.

El 21 de octubre de 1997, con mal tiempo reinante, se produjo un accidente en las proximidades del puerto de Los Cristianos, cuando un velero deportivo colisionó contra el ferry “Villa de Agaete”, permaneciendo éste al costado hasta que su único tripulante fue rescatado por la lancha de la Sociedad Estatal de Salvamento Marítimo.

“Carmen del Mar”

El 27 de abril de 2002, fue relevado en el servicio por el ferry “Isla de La Gomera” y el mes de mayo siguiente se vendió a ISCOMAR, una de las empresas del grupo Contenemar, siendo renombrado “Carmen del Mar”, siendo destinado a la línea Denia-Ibiza-Palma.

El 2 de julio de 2007 quedó retenido en el puerto de Denia por problemas de arriado de los botes salvavidas, falta de higiene y una plaga de cucarachas a bordo y el 18 de abril de 2008 rozó con el ferry “Manuel Azaña”, resultando con daños menores en su amura de estribor. Finalmente, el 5 de septiembre de 2008 fue vendido para su desguace y desmantelado en Alang (India).

De 4.051 toneladas brutas, 1.684 toneladas netas y 1.220 toneladas de peso muerto, medía 101,60 m de eslora total –92,82 m de eslora entre perpendiculares–, 18,53 m de manga, 11,66 m de puntal y 4,98 m de calado máximo. Tenía capacidad para 162 pasajeros en literas y 880 en asientos, así como un garaje para 430 metros lineales y un “car deck” para 195 coches.

Estaba propulsado por ocho motores principales Wärtsilä 814 TK, que sumaban una potencia de 8.520 caballos, acoplados en dos grupos de cuatro a dos líneas de ejes y hélices de paso variable, que le permitía mantener una velocidad de 19 nudos. Instalaba cuatro motores auxiliares Wärtsilä, de 368 kw, dándose la coincidencia de que los pistones de los motores principales tenían las mismas características.  Código IMO 7000803.

El ferry "Villa de Agaete", maniobrando en el puerto de Santa Cruz de Tenerife
El ferry “Villa de Agaete”, maniobrando en el puerto de Santa Cruz de Tenerife
"Villa de Agaete", "Ciudad de La Laguna" y "Manuel Soto", atracados en Santa Cruz de La Palma (1985)
“Villa de Agaete”, “Ciudad de La Laguna” y “Manuel Soto”, atracados en Santa Cruz de La Palma (1985)
El ferry "Villa de Agaete", navegando al resguardo de El Teide
El ferry “Villa de Agaete”, navegando al resguardo de El Teide
El ferry "Villa de Agaete", en el puerto de Los Cristianos
El ferry “Villa de Agaete”, en el puerto de Los Cristianos
Relevo de los "delfines" en el puerto de Los Cristianos
Relevo de los “delfines” en el puerto de Los Cristianos
En su última etapa, con el nombre de "Carmen del Mar"
En su última etapa, con el nombre de “Carmen del Mar”

Bibliografía:

–Díaz Lorenzo, Juan Carlos (1998). Trasmediterránea. Historia de la Flota. Madrid.

–Font Betanzos, Francisco (2010). Orígenes y constitución de la Compañía Trasmediterránea. Evolución económica y comercial en el siglo XX. Cádiz.

–García, Laureano. Villa de Agaete, en www.trasmeships.es, Barcelona

Fotos: Laureano García Fuentes, Javier Lamelas Oláran, Juan Carlos Díaz Lorenzo, Peter Jensen y Frank Lose.

Anterior

MSC se interesa por el hidrógeno verde como combustible

Siguiente

La imagen de Grimaldi Trasmed, cambio de ciclo en Baleares

9 Comentarios

  1. Robin de la Parmentiere
    1 agosto, 2021 at 5:19 am — Responder

    Muy buen artículo. Recuerdo de esa época también al ferry J.J. Sister, aunque no sé si pertenecía a la misma categoría que los delfines del artículo.
    Slds
    Robin de la Parmentiere

    • 1 agosto, 2021 at 7:49 am — Responder

      Gracias, Robin. J.J. Sister y Manuel Soto llegaron por la misma época, pero eran bastante mayores y de nivel superior.

    • Santiago de Luís
      1 agosto, 2021 at 11:53 am — Responder

      El Sister y el Soto eran de la serie tiburón.
      Santiago de Luis

      • 1 agosto, 2021 at 4:10 pm — Responder

        Eran mayores y habían sido proyectados específicamente para la línea Cádiz-Canarias, donde alcanzaron un gran éxito.

  2. Jose Maria
    1 agosto, 2021 at 7:00 am — Responder

    Hola marino del Sexto del 76 de guardia en portalón viendo entrar puerto Las Palmas como entraba estos barcos notaba la diferencia entre uno y otro y sobre el Villa de Agaete como giraban alucinante.
    José María

  3. 1 agosto, 2021 at 9:19 am — Responder

    Muy buen artículo para un barco que se lo merece.
    Laureano

  4. Alvaro
    3 agosto, 2021 at 9:44 pm — Responder

    Anécdota curiosa,la primera vez que vi la película Titanic fue,en un viaje nocturno y con mala mar de verano,a mi isla de El Hierro en este entrañable ferry (ya en la época del recordado capitán Nazário Martínez) !Cuantos recuerdos de viajes sin número desde mediados de los ochenta en este y en su “gemelo más lento” Ciudad de La Laguna!Muchas gracias por tus artículos Juan Carlos,un abrazo.

Responder a Alvaro Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *