DestacadoTemas profesionales

Un arma secreta con nombre de mujer llamada Rebeca

La última actualización del memorándum de Paris nos invita a replantearnos la mejora del Registro Especial de Buques y Empresas Navieras de Canarias, REBECA, pero son necesarias reformas y la actualización de su reglamento, para disponer de una alternativa de desarrollo económico en las islas, en un momento donde la diversificación del modelo productivo debe marcar las prioridades.

En los listados a publicar en julio de 2021, otros registros competidores retroceden o no llegan al nivel de excelencia requerido. Una reforma del registro canario podría devolverle el protagonismo perdido en los últimos años y la presencia en el mercado internacional como el mejor escaparate para la atracción de actividad económica.

El Memorando

En la Conferencia Ministerial de enero 1982 (París), se adoptó el Memorando de Entendimiento sobre el Control del Estado Rector del Puerto (Memorando de París o Paris MoU), firmado por las Administraciones Marítimas de 14 países. Entró en vigor el 1 de julio de 1982.

Los actuales Estados miembros del memorando son: Bélgica, Bulgaria, Canadá, Croacia, Chipre, Dinamarca, Estonia, Finlandia, Francia, Alemania, Grecia, Islandia, Irlanda, Italia, Letonia, Lituania, Malta, Países Bajos, Noruega, Polonia, Portugal, Rumania, Federación de Rusia, Eslovenia, España, Suecia y Reino Unido.

El Memorando de Entendimiento de París ha aprobado recientemente sus listas anuales “Blanco, Gris y Negro (WGB)” 2020 para el desempeño del estado de la bandera. Estas listas clasifican a los Estados del pabellón de mejor a peor, según las inspecciones de control de los Estados Rectores de los Puertos. Las nuevas “Listas Blanca, Gris y Negra” de 2020, entraránen vigor el próximo 1 de julio de 2021.

Abandonos de tripulación

Otro problema cada vez mas común entre las banderas de conveniencia es el abandono de tripulaciones. Los 85 casos de 2020 han duplicado a los de 2019. Esto es debido a que estos pabellones de conveniencia posibilitan el ocultamiento de la identidad de los armadores en corporaciones, para así poder desprenderse de las tripulaciones sin consecuencias de índole legal o financiero. El preocupante aumento de los casos de abandono, el incumplimiento reiterado de la MLC, “Maritime Labour Convention” ha creado una importante tendencia orientada a eliminar definitivamente estas banderas de conveniencia.

Una opción pasa por centralizar la gestión del Registro Especial de Canarias en una Entidad Pública Empresarial, con gran autonomía de gestión, mejorando las condiciones del actual registro, para relanzar la flota mercante española y así poder competir con el resto de los pabellones. Se precisa, asimismo, una extensiva labor comercial y contar con los recursos necesarios para ello. Una entidad pública agruparía todas las herramientas y recursos necesarios para conseguir los objetivos de convertir el Registro especial en una “ZEC” del mar.

Se dan sinergias importantes entre la ZEC y las Capitanías Marítimas con relación a este asunto. Con la imprescindible implicación de estas Administraciones, no debemos dejar pasar una importante oportunidad y actuar con presteza, estableciendo unas condiciones ideales de gestión independientemente de su dependencia administrativa. Por otra parte, se deben agrupar sus competencias, fomentando la agilización burocrática demandada por el sector.

Merece la pena abordar una reforma de las condiciones del registro especial. Las condiciones de contorno que se dan con la reciente actualización de la lista del memorando de Paris y con las tendencias reformistas respecto a las banderas de conveniencia, son favorables.

El impulso del registro especial de buques supondría para Canarias, la generación de riqueza y empleo, el establecimiento de headquarters, así como un excelente escaparate de promoción internacional.

REBECA

El Registro de Buques de Canarias tiene por objeto posibilitar la competitividad de los buques mercantes de bandera española, a través de una serie de medidas homologables a las que ya existen en registros similares en otros países de la Unión Europea.

En concreto, ofrece un 50% de deducción en la base imponible del IRPF de los tripulantes, un 90% de bonificación en el impuesto de sociedades y en las cuotas patronales a la seguridad social, así como exención del impuesto de transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados. Estas ventajas pueden complementarse con las que incluye la Zona Especial Canaria (ZEC) y la Reserva para Inversiones en Canarias (RIC). Pero estos incentivos no son suficientes para competir con otros pabellones con mejores condiciones. Por otra parte, una excesiva burocratización de determinados trámites también lastra su crecimiento. Se requiere la modernización, actualización y en general una simplificación administrativa parta estar en el pelotón de cabeza de los registros internacionales.

Las cifras

Las tres listas de 2020 incluyen un total de 70 banderas, incluidas 39 en la Lista Blanca, 22 en la Lista Gris y nueve en la Lista Negra.

Panamá ha sido el estado que durante los últimos tres años, más inspecciones ha realizado. Con 5.700 inspecciones ocupa el lugar 38 de la lista y no llega a la zona blanca. Las Islas Marshall, con más de 4.200 inspecciones, ocupa un lugar alto en la Lista Blanca, el número 3, mientras que Malta ocupa el número 14 con más de 4.100 inspecciones. Liberia sigue de cerca con 4.017 inspecciones y el puesto doce.

Los primeros 10 lugares de la lista blanca son ocupados por Dinamarca, Noruega, Islas Marshall, Bermudas, Países Bajos, Bahamas, Grecia, Singapur, Islas Caimán y Japón. Estados Unidos ocupa el número 33. La lista negra la conforman Tuvalu, Sierra Leona, Tanzania, Belice, Moldavia, Comoros, Togo, Camerún y Albania.

El memorando de entendimiento también monitoriza y clasifica “Organizaciones Reconocidas (RO)”, como sociedades de clasificación y registros de buques.  Los mejor situados son el American Bureau of Shipping, DNV, Lloyds Register y ClassNK.

Cada año, se llevan a cabo más de 17.000 inspecciones individuales a bordo de buques extranjeros en los puertos adscritos al Memorando, asegurándose de que cumplan con las normas internacionales de seguridad y medio ambiente, y que los miembros de la tripulación tengan condiciones de vida y de trabajo adecuadas.

Los buques inscritos en los primeros registros navegan por todo el mundo mostrando sus credenciales. ¿Imaginan ver los megacruceros que recalan en las islas, matriculados en Santa Cruz de Tenerife o en Las Palmas de Gran Canaria, en vez de en Nassau, Bermudas o Malta? ¡Qué estampa y qué orgullo!

No lleguemos tarde al futuro.

Anterior

Mark van Dongen, director comercial de Boluda Towage

Siguiente

Uep Fly levantará el vuelo el próximo 15 de julio en Baleares