DestacadoMarina Militar

“U47 Comandante Prien”, película rodada en Cartagena

En 1958, la productora de cine alemana Arca Filmproduktion GmbH, cursó permiso para venir a Cartagena a grabar una película de acción en uno de nuestros submarinos, el G-7, film en el que el director era uno de los mejores de aquellos años, el también alemán Harald Reinl.

La elección del submarino era la opción ideal, dado que se trataba de desarrollar la acción a bordo del ex U573, un auténtico “lobo gris” del almirante Karl Dönitz que había servido bajo la bandera de la Kriegsmarine tan solo unos años antes y que el 2 de mayo de 1943, en plena Segunda Guerra Mundial, se había internado en Cartagena con serias averías que le había producido un avión Hudson británico de patrulla marítima en aguas próximas a Cabo de Palos.

La película, con música de Norbert Schultze, trataba de rememorar la hazaña del comandante alemán Günter Prien, que en la madrugada del 13 al 14 de octubre de 1939, en plena Segunda Guerra Mundial y al mando del submarino U47 penetró en la bahía de Scapa Flow, situada en las llamadas “tierras altas” del norte de Escocia, en el conjunto que forman las Islas Orcadas, donde fondeaba la Home Fleet logrando torpedear y hundir al “Royal Oak”, uno de los mejores cruceros de batalla británicos.

Aquella acción de guerra, tuvo en su momento una gran relevancia en la Alemania del III Reich, que incluso motivó el que el propio Adolf Hitler hiciera venir al propio Prien para imponerle personalmente la Gran Cruz de Hierro.

De todos los submarinos alemanes que habían hecho estragos en la contienda mundial, en aquellos años de finales de la década de los 50 aún quedaban varios -tampoco muchos- a flote, principalmente porque al acabar la guerra los pocos que sobrevivieron fueron autohundidos por los alemanes o por los aliados, de modo que el único que quedaba en el mundo plenamente operativo era precisamente el español, por lo que la película debía ser filmada a bordo, si es que se quería dar el mayor realismo posible.

Así, durante unas semanas, al G-7 se le borró la numeral de costado y se le pintó con pintura blanca en ambas amuras de la vela el famoso “toro resoplando” que llevaba el U47, se desmontó el letrero de bronce con la leyenda “Todo por la Patria” que llevaban todas las unidades navales en el frontal del puente en aquellos años y poco más, no hizo prácticamente falta ningún otro retoque externo ni mucho menos interno, ya que se le conservaba “tal cual” pues se encontraba idéntico a como se había internado en su momento y la similitud de ambos submarinos, nuestro G-7 y el alemán U-47 era grande.

Los actores “auténticos” que la productora trajo a Cartagena eran apenas media docena, actuando la propia dotación española de extras, a los que sólo hubo de vestir con uniformes nazis, lo cual era tarea sencilla. Además, la dotación española, aparte de pasarlo bien durante los días que duró el rodaje, vieron cómo se les gratificaba con unos cuantos marcos, que no venían nada mal para los bolsillos, pues ayudaba a las maltrechas economías de aquellos años.

Más complicado era hacer que la costa de Cartagena se “hiciera pasar” por los acantilados británicos de Dover, por ejemplo, pues a lo largo de la película se distinguían perfectamente lugares tales como la isla de Escombreras, el fuerte de la Podadera, las diversas baterías de costa o la inconfundible silueta de Cabo Tiñoso, ya que las escenas en superficie se grabaron en las inmediaciones de Cartagena.

Los efectos especiales también dejaron mucho que desear, pero eso, en los años 50 era algo demasiado complicado de hacer, aunque realmente tampoco nos resulta de interés, no se trata de hacer una crítica a la película, sólo recordar que en España tuvimos un auténtico “lobo gris” de los que atemorizaron a los convoyes aliados durante la Segunda Guerra Mundial, que dio un excelente rendimiento todos los años que estuvo en servicio en nuestra Armada y que a bordo suya se grabó una película de acción basada en hechos reales.

Cuando se determinó que su ciclo de vida había llegado a su fin, el Diario Oficial del Ministerio de Marina nº 82/70 publicó su baja, efectiva a partir del 02 de mayo de 1970, fecha que coincidía con el mismo día y mes de 1943 en que entró en Cartagena con serias averías.

Ese día, en un acto sencillo que tuvo lugar en la Base de Submarinos, se arrió por última vez la bandera de aquel legendario “lobo gris” que debió ser conservado como reliquia, -creo que luego hubo arrepentimiento, cuando ya el soplete había hecho estragos- siendo desguazado en la dársena de El Espalmador, y del que nos quedan al menos las imágenes de la película que se grabó a bordo del mismo y que llevaba por título original “U47 Kapitänleutenant Prien” en su versión original, y que se comercializaría en todos los cines de España poco después bajo el título de “U47 Comandante Prien”.

Botadura: 17-04-41 Hamburgo

Alta: 05-11-47

Ataque: 02-05-43

Gran carena: 1962

Última salida: 14-05-1969

Cartel de la película original en alemán
Cartel de la película en español
El famoso «toro resoplando» pintado en la vela del U47
Los actores principales con el comandante y segundo comandante del submarino U 7
Fotograma de la película alemana
El submarino G-7 fue el único de su clase que tuvo la Armada española
Saliendo de Cartagena, renombrado S-01

Fotos: archivo de Diego Quevedo Carmona

Anterior

La geopolítica fuerza el cambio de rumbo del tráfico marítimo

Siguiente

“Ciudad de Ibiza”, refuerzo de carga en la línea Cádiz-Canarias

Sin comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *