DestacadoTemas profesionales

Turquía proyecta un canal alternativo de acceso al Mar Negro

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, quiere sacar el trafico marítimo del Bósforo y para ello impulsa el proyecto de un canal navegable alternativo, cuyas obras comenzarían este mismo año. Con una longitud de 45 km (28 millas), tendrá un presupuesto de 15.000 millones de dólares, uniendo el Mar Negro con el Mar de Mármara, a través de la región de Esenyurt, al oeste de Estambul.

Este proyecto forma parte del plan de infraestructuras que desarrollo el actual gobierno turco, que ha incluido también un nuevo y moderno aeropuerto, hospitales y un nuevo puente sobre el Bósforo para dinamizar la economía del país.

Seis colosales puentes permitirán cruzar de un lado a otro del canal, a lo largo de su trazado de 45 km, fomentando el desarrollo urbanístico y la creación de una nueva ciudad. Erdogan trata de reactivar la actividad comercial y el empleo, haciéndole frente a la inflación, inyectando liquidez a las empresas y a las familias.

El uso del canal permitirá el paso de mercantes, pero también de flota militar. Hay que recordar que Turquía dispone de una de las fuerzas navales mas poderosas del Mediterráneo. El control de los estrechos de Los Dardanelos y del Bósforo, hasta ahora bajo influencia de tratados internacionales se vería eclipsado por una nueva vía de navegación de entrada al Mar Negro bajo exclusivo control turco.

El presidente Erdogán tiene como objetivo minimizar el intenso tráfico marítimo en el Bósforo, reducir la contaminación en Estambul, desviando el grueso de los buques al nuevo canal gestionado por el país otomano. A nadie se le escapa que el gobierno turco dispondrá de un mayor control y regulación sobre los buques y carga que entrará al Mar Negro.

Rusia, por su parte, ya ha manifestado su malestar por el proyecto alegando motivos de seguridad, ya que el canal abriría un segundo paso hacia el mar Negro, que alberga una parte de la flota naval rusa. A Moscú le preocupa que el canal no esté cubierto por la Convención de Montreux como hasta ahora, que restringe el acceso de buques de guerra extranjeros al Mar Negro a través del estrecho del Bósforo.

Hay que tener en cuenta que países como Bulgaria, Rumania, Moldavia, Ucrania, Rusia y Georgia perimetran las costas del Mar Negro y que presumiblemente, la decisión será no adherir el canal a la convención de Montreux.

Una posible salida de Turquía del tratado de Montreux rubricado en 1936, que otorgaba a esta el control de los estrechos del Bósforo y los Dardanelos, regulando el tránsito de buques de guerra de otros estados a través de estos, pondría fin al paso inocente de los buques de determinados Estados a través de las aguas territoriales turcas. El principio de libertad de paso y navegación se contempla en los artículos 1 y 2 del tratado, en los que las partes firmantes reconocen y afirman el principio de libertad de paso y navegación marítima en los Estrechos. Asimismo, en tiempo de paz, los buques mercantes disfrutan de total libertad de paso y navegación por los estrechos, de día y de noche, bajo cualquier bandera y con cualquier tipo de carga.

Si el gobierno turco se retira del tratado, alegando problemas de seguridad nacional, la navegación por la zona cambiará sustancialmente y sobre todo para los países ribereños del Mar Negro y sus numerosas transacciones comerciales con Europa.  Por el lado turco merece un análisis el futuro de las conexiones de puertos turcos como Gebze, Ambarli y Aliaga con otros importantes enclaves mediterráneos, algunos españoles. Turquía se estaba presentando como un mercado productivo muy potente, alternativa a otros países asiáticos, ahora este intercambio comercial queda pendiente de las futuras decisiones estratégicas y geopolíticas.

El inicio de las obras del nuevo canal marítimo se anunciaba por parte del presidente Erdogan para el presente mes de junio. Habrá que seguir los acontecimientos, porque sin duda se producirán cambios en el tráfico marítimo y comercial de la zona.

Foto: cedida

 

Anterior artículo

Una draga escapa del desguace en Avilés y sale para Nigeria

Siguiente artículo

Balearia renueva por un año la OSP de la línea de Ceuta