El mundo de la aviación

Tupolev Tu-144, uno de los grandes hitos de la URSS

Uno de los grandes hitos de la construcción aeronáutica de la URSS en plena guerra fría fue el avión supersónico de pasajeros Tupolev Tu-144. Ostenta el honroso título de ser el primero, a nivel mundial, pues el primer prototipo (CCCP-68001) realizó su primer vuelo el 31 de diciembre de 1968, dos meses antes de que lo hiciera el avión Concorde.

Tenía ciertas similitudes con su homónimo europeo, aunque le superaba en tamaño, peso, velocidad y capacidad, aunque no en autonomía y alcance, pues los primeros aviones, de los 16 construidos, consumían mucho combustible en vuelo supersónico. En sus anales históricos, el avión Tu-144 superó por primera vez la barrera del sonido el 5 de junio de 1969 y repitió dicho hito el 15 de julio siguiente.

El primer avión Tupolev Tu-144S de producción se exhibió en el Salón Aeronáutico de París de 1973, aunque el 3 de junio sufrió un grave accidente debido a una baja maniobra temeraria para impactar al público que provocó que se desintegrara en pleno vuelo y se estrellara contra el suelo. En el impacto fallecieron los seis ocupantes del avión y otras ocho personas. Este suceso lastró la imagen de éxito que tenía este avión supersónico.

El primer prototipo estaba propulsado por cuatro turbofan Kuznetson NK-144, de 20.000 kg de empuje cada uno. La misma propulsión sería utilizada en la versión Tu-144S, de la que se fabricaron diez unidades entre 1971 y 1977. En los últimos seis ejemplares la propulsión consistía en cuatro turbofan Koliesov RD-36-51A, de igual potencia unitaria. La velocidad máxima era de 2.500 km/h (Mach 2,35).

El avión Tupolev Tu-144 mide 65,70 m de longitud, 28,80 m de envergadura y tiene una superficie alar de 507 metros cuadrados. Tiene un peso en vacío de 85 toneladas y un peso máximo al despegue de 180 toneladas. El alcance máximo era de 6.500 kilómetros y el techo operacional de 18.000 m. De su estética llama la atención unas aletas situadas sobre las ventanas laterales de la cabina, que proporcionan un empuje vertical y sustentación adicional.

Postal soviética de promoción del avión Tupolev Tu-144 (1969)

Foto: @twitter

Anterior

Knutsen elige a Ferrol, Huelva, Santander y Extremadura

Siguiente

El remolcador a vapor “San Esteban”, una joya de 1902

Sin comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *