Acontecer marítimoDestacado

Tres años después, no está claro el futuro del ferry inacabado y amarrado en Vigo

Tres años después de la llegada a Vigo del ferry construido en el astillero de Sevilla para proceder a su armamento final en Talleres Vulcano, sigue tal cual llegó. Durante este tiempo se ha dicho que hay posibles clientes para este barco, e incluso en febrero pasado la prensa nacional señaló directamente a Trasmediterránea, pero ha pasado el tiempo y nada se ha concretado, lo que indica que el asunto no estaba tan claro como parecía. Es posible que el astillero lanzara las campanas al vuelo antes de tiempo y todo es cuestión de precio, financiación y plazos de entrega, nos comentan en el entorno de la ría de Vigo. 

El barco lo han visto técnicos de otras navieras españolas y también europeas interesadas en este tipo de unidades e incluso ha habido contactos con quien lo había contratado en origen, la compañía finlandesa Viking Line, para tratar de llegar a un acuerdo, pues ha sido construido de acuerdo con sus especificaciones. De concretarse la operación de venta, el remate del buque supondría una carga de trabajo de trece meses y daría empleo a unas 400 personas.

El casco se encontraba en grada en el astillero sevillano y el 25 de mayo de 2013 se procedió a su botadura, después de que se llegara a un acuerdo con sus inmediatos acreedores, Banco Santander y la Autoridad Portuaria de Sevilla. A mediados de junio llegó a la ría de Vigo tras la estela del remolcador “Sertosa Dieciocho”. Talleres Vulcano, empresa propiedad de la familia Santodomingo, se planteó esta adquisición como una inversión, pues aunque hay demanda en el mercado de ferries de este tamaño, también existe mucha competencia.

La construcción del ferry, contratado en enero de 2007 y conocido en el sector como “Viking ADCC” (All seasons Day Cruising and Commuting), se canceló en febrero de 2010 después de los prolongados retrasos debido a las dificultades financieras por las que atravesaba el astillero sevillano, que desembocaron en su cierre a finales de 2011. Iniciados los trabajos en diciembre de 2007, el 6 de mayo de 2008 se procedió a la puesta de quilla. Su entrega estaba prevista para 2009 y relevaría al ferry “Rosella” en la línea Mariehamn-Kapellskar.

En su proyecto inicial tiene capacidad para 1.500 pasajeros y 400 coches. Tiene un registro aproximado de 14.500 toneladas y mide 139 m de eslora y 21,90 m de manga. Estará propulsado por dos motores con una potencia de 34.560 caballos sobre dos ejes y podrá mantener una velocidad de 22 nudos. Código IMO 9430105. El coste inicial del contrato se estimó en 60 millones de euros. El crédito impagado con Banco Santander ronda los 20 millones de euros y trata de encontrar a quien venderlo para quitarse de encima un atípico de este calibre. 

Foto: Victor radio74 (shipspotting.com)

Anterior artículo

Balearia estrena el ferry “Denia” en la línea Barcelona-Ciudadela

Siguiente artículo

La nueva vida del rolón “Benirredra”