Acontecer marítimoDestacado

Trasmediterránea presenta la celebración de su centenario en Cartagena

Trasmediterránea ha participado en el III Congreso Marítimo Nacional, celebrado en la Universidad Politécnica de Cartagena (Murcia), donde ha anunciado la celebración, en el transcurso de 2017, de su Centenario. En la ponencia sobre la Compañía intervinieron el presidente de honor del Clúster Marítimo Español, Federico Esteve Jaquotot, quien también fue presidente de la naviera entre 1978 y 1987; el investigador e historiador naval Juan Carlos Díaz Lorenzo, como conferenciante invitado con el título «Trasmediterránea, 100 años en la Historia de España» y el director de Relaciones Institucionales de Trasmediterránea, Rafael Montes Caracuel.

Además de los participantes en el III Congreso Marítimo Nacional, a la ponencia sobre el Centenario de Trasmediterránea –que fue moderada por el presidente de la Real Liga Naval Española, Juan Antonio Díaz Cano–, asistieron también el director general de la Marina Mercante, los almirantes de Acción Marítima y del Arsenal de Cartagena y otros mandos de la Armada.

Tras finalizar la primera jornada, los asistentes disfrutaron de una cena de gala celebrada en el Club Naval de Oficiales de la Armada de Cartagena, donde Trasmediterránea entregó unas metopas conmemorativas a diferentes personalidades relacionadas con el sector. En dicho acto participó también el director comercial de la Compañía, Miguel Pardo.

El director general de la Marina Mercante recibe una metopa conmemorativa
El director general de la Marina Mercante recibe una metopa conmemorativa
El presidente de la real Liga Naval, Juan Antonio Díaz Cano y Rafael Montes Caracuel
El presidente de la real Liga Naval, Juan Antonio Díaz Cano y Rafael Montes Caracuel

Trasmediterránea aspira a mantenerse como empresa líder del transporte marítimo regular de pasajeros y mercancías. La compañía opera con una flota de 21 buques (ferries, alta velocidad y carga). En 2015 ha experimentado un crecimiento en los tráficos de pasajeros en el entorno del 4%, con cerca de 2,5 millones de pasajeros y 5,7 millones de metros lineales de carga, un 3,4 % más que el ejercicio anterior. 

En enero de 2017 se cumplirán 100 años de presencia en el sector marítimo del transporte regular de pasajeros y mercancías de Trasmediterránea que sigue operando, de manera ininterrumpida a lo largo de todos estos años en las conexiones de la Península con Baleares, Canarias, Ceuta, Melilla, Marruecos y Argelia.

El 25 de noviembre de 1916 nació Compañía Trasmediterránea en Barcelona, fruto de la visión de un grupo de navieros que decidieron unir sus medios y sus esfuerzos para sobrevivir ante un escenario difícil, en el que la Marina mercante española atravesaba una de sus crisis más significativas.  

En la constitución de Compañía Trasmediterránea, liderada por José Juan Dómine, figuran la Compañía de Vapores Correos de África, la Sociedad Línea de Vapores Tintoré, Ferrer Peset Hermanos y la S.A. Navegación e Industria. En total aportaron 44 barcos, el astillero Talleres Nuevo Vulcano y un capital humano extraordinario, lo que permitió comenzar sus singladuras el 1 de enero de 1917. En 1918 se unió Isleña Marítima y La Marítima, Compañía Mahonesa de Vapores. La recién nacida compañía llegó en 1920 a Nueva York.

Factor importante en el desarrollo de Trasmediterránea fue la constitución de la sociedad Unión Naval de Levante (1924), que durante muchos años fue un claro referente a nivel nacional en la construcción de buques de pasajeros y petroleros, además de importante factoría para la reparación naval.

El I Plan de Nuevas Construcciones supuso la incorporación entre 1927 y 1933 de 14 nuevos buques, a los que unirían otros dos en 1935, que se construyeron en los astilleros Krupp (Alemania), Ansaldo (Italia), Unión Naval de Levante, Echevarrieta y Larrinaga, La Naval y Euskalduna (España).

Entre los viajes que han quedado en la historia de la compañía destaca el crucero universitario, durante la II República, del buque “Ciudad de Cádiz” a Túnez, Malta, Egipto, Palestina, Turquía, Grecia e Italia, organizado por  la Institución Libre de Enseñanza con la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Central.

Durante la II Guerra Mundial se realizaron trayectos a Argentina y Nueva York y otros más lejanos, como el realizado en 1946 por el buque “Plus Ultra” a Filipinas. En la lista de viajes históricos de Trasmediterránea figura también el realizado por el buque “Ciudad de Toledo” como Exposición Flotante de la industria española en 1956  y los seis viajes del buque “J.J. Sister” con el programa “Aventura 92”  de Miguel de la Cuadra Salcedo.

Toda una vida de innovación ha quedado reflejada también en las construcciones de nuevas series. A partir de finales de la década de los años cuarenta, con los buques “Ciudad de Alcira” y “Ciudad de Salamanca”, seguidos en la siguiente de los buques “Victoria”, “Virgen de África”, “Ciudad de Barcelona”, “Ciudad de Burgos”, “Ciudad de Huesca”, “Ciudad de Teruel”, “Ciudad de Cádiz” y “Ernesto Anastasio”, entre otros y posteriormente, en la década de los sesenta llegaron las series “Albatros” y “Cormorán” y los buques “Villa de Bilbao” y “Ciudad de Pamplona”, así como los de la serie pelícano destinados a Canarias.

Los años setenta marcaron el comienzo de una nueva etapa, con la construcción, en el astillero Unión Naval de Levante, de los ferries “J.J. Sister” y “Manuel Soto” y en Finlandia se compraron de segunda mano los buques “Ciudad de La Laguna” y “Villa de Agaete”.

Otra fecha significativa es 1978, con la nacionalización de Trasmediterránea, liderada por Federico Esteve Jaquotot. En esa etapa se firmó un nuevo contrato con el Estado, se procedió a una importante renovación de la flota, y comenzó el tráfico de carga rodada entre la Península y Canarias y en 1980 llegó el revolucionario “jet-foil”.

Siguió a esta época el desarrollo del proyecto Mestral, una apuesta de la industria naval española por los buques de alta velocidad mediante buques monocascos “uve profunda” construidos en el astillero de la E.N. Bazán (Cádiz). El siglo XXI se estrenó con los super-ferries “Sorolla”, “Fortuny” y “Murillo”, los primeros “Super-Fast” para carga rodada y los catamaranes de alta velocidad.

Tras un periodo de 25 años en el ámbito de la empresa pública, en julio de 2002 culminó la privatización de Compañía Trasmediterránea que tiene como accionista mayoritario a Acciona, emprendiendo una nueva etapa en la que se han incorporado nuevos buques, entre ellos los mayores rolones de la Marina mercante española, “José M. Entrecanales” y “Super-Fast Baleares” (2010). Y desde 2015, Mario Quero Gil, en su condición de consejero-director general, lidera el rumbo de Trasmediterránea.

Fotos: Laureano García y Trasmediterránea

Anterior artículo

Qantas lidera el ranking de las aerolíneas más seguras del mundo

Siguiente artículo

Momento de aterrizaje