Empresa, Cultura y Sociedad

Tomás Padrón. El hombre [y político honesto] y El Hierro

Disfrutamos anoche, y mucho, de la presentación del libro “Tomás Padrón. El hombre y la isla” celebrada en el Real Casino de Santa Cruz de Tenerife. Un encuentro muy concurrido, como no podría ser de otro modo, arropando a una persona de una gran humanidad y a un líder de una gran humildad. Muy buena intervención de Eligio Hernández Gutiérrez con el anticipo de Javier Armas y palabras frescas en la memoria fértil de Miguel Cabrera Pérez-Camacho, presidente del Casino, en la apertura del acto y detallada precisión de la autora, Mara Cavallé Cruz.

Tomás Padrón Hernández (El Pinar, 1945) es el menor de cuatro hermanos hijos de madre viuda en edad temprana. Abandera el esfuerzo de toda una generación que entiende mucho lo que es el sacrificio, el trabajo, la entrega, la emigración, la dedicación y la constancia. Representa, además, la honestidad personal y política llevada a su máxima expresión, con un talante envidiable, de una extraordinaria generosidad donde siempre ha sido y es el mismo.

Es un hombre claramente carismático, sin duda uno de los herreños más relevantes del siglo XX, bien formado, trabajador infatigable, cofundador de la Agrupación Herreña Independiente (AHI) y coprotagonista junto a Eligio Hernández Gutiérrez –autor del prólogo del libro– y Manuel Fernández González del nacimiento del municipio de El Pinar. Tres piñeros claramente comprometidos con su pueblo y con su Isla en todo tiempo y circunstancias. Cada uno de ellos, además de Tomás, bien merecen un libro de Mara Cavallé Cruz.

A Tomás Padrón le conocimos hace algo más de cuarenta años, cuando formamos parte de la redacción del rotativo Jornada. En la hemeroteca están nuestras entrevistas e informaciones de la isla de El Hierro entre 1979 y 1983, aunque no firmadas por el capricho y el recelo de quien entonces era el director de aquel periódico de Editorial Leoncio Rodríguez. Luego proseguimos esa relación en el tiempo en el que pertenecimos a la redacción de Diario de Avisos, decano de la prensa de Canarias, entre 1984 y 1997 y se intensificó de forma considerable entre 1997 y 2002, cuando tuvimos el honor y la alta responsabilidad de formar parte del equipo directivo de Binter Canarias.

Tuvimos ocasión de confraternizar de manera más directa a partir de la visita del ex presidente de la República de Venezuela, Rafael Caldera Rodríguez, a la isla de El Hierro, en agosto de 1980. Eran los tiempos de Jesús Enique Márquez Moreno al frente del consulado general de Venezuela en Canarias y Tomás Padrón presidía el Cabildo Insular, del que había recogido el testigo de Matías Castañeda Padrón, todo un personaje de grato recuerdo. Sus años al frente de la primera corporación insular de El Hierro se tradujeron en la modernización de la Séptima Isla, como la llamaba José Padrón Machín, el cronista por excelencia que también firmaba sus crónicas con el pseudónimo de Daniel Padilla.

Conocemos en detalle la dedicación que Tomás Padrón le dedicó a su isla en aspectos tan significativos como la electrificación –coincidente con su especialidad profesional–, el asfaltado de la red de carreteras, la sanidad, la educación, el transporte marítimo, el aeropuerto, la especialización agrícola, la potenciación de los productos de El Hierro y el despegue turístico. Y la acción política basada en el trabajo, en el justo y merecido reconocimiento a la igualdad de todas las islas, en la negociación hábil y discreta en su etapa en el Cabildo Insular y el Parlamento regional, en los apoyos comprometidos de diputados, senadores y los sucesivos gobiernos que entendieron claramente la importancia de la Isla del Meridiano.  Para llegar hasta ahí, el camino no fue nada fácil.

El Hierro era noticia positiva en los periódicos un día sí y otro también y al igual que Antonio Castro Cordobez en La Palma y Casimiro Curbelo Curbelo en La Gomera –ahí sigue, incombustible–, las islas mal llamadas menores alcanzaron un nivel de desarrollo considerable y una extraordinaria representación –a nuestro entender– de gente trabajadora que ha dejado su huella imborrable en la historia contemporánea de Canarias. En el caso de Tomás Padrón, además de todo lo reseñado, destaca su broche de oro: la Central Hidroeólica Gorona del Viento, una instalación cuyo objetivo es abastecer a la isla de El Hierro de energía eléctrica a partir de fuentes limpias y renovables como el agua y el viento. Un caso único en Canarias.

Ficha técnica

Título: “Tomás Padrón. El hombre y la isla”

Autora: Mara Cavallé Cruz

Fotografía de portada: Miguel Barreto

Editor: Editorial Kinnamon (Santa Cruz de Tenerife)

Número de páginas: 203

Edición rústica, con 17 páginas de fotografías en blanco y negro y color

Portada del nuevo libro de Mara Cavallé Cruz

Fotos: cedida

Anterior

Lattiude Hub vuelve a operar como Canarian Airways

Siguiente

“Euroferry Egnazia” mantendrá una velocidad de 20 nudos

Sin comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *