De la mar y los barcosDestacado

“Sierra Jara” (1972-1980), buque maderero de Marítima del Norte

Un barco atípico en la historia de Marítima del Norte, empresa que a comienzos de la década de los setenta se había especializado en el transporte frigorífico, es el buque maderero “Sierra Jara”, matrícula naval de Bilbao. Por espacio de casi ocho años estuvo dedicado a este tráfico, que alternó con cargas de graneles en el tiempo en que enarboló la contraseña de la compañía fundada en 1958 por José Gomendio Ochoa y Jesús de Sendagorta Aramburu.

La incorporación de este buque tienen su origen en una sociedad maderera en Gabón denominada Maderas Tropicales (MARETRO), cuyo objetivo era la importación, comercialización y exportación de maderas tropicales procedentes del África ecuatorial y, especialmente, desde el citado país, aunque también estaba presente en Costa de Marfil, Camerún y Malasia. En la citada sociedad participaban al 33% la familia Sendagorta, Bankunión y la Corporación Industrial Catalana, anteriormente denominada Gas Natural.[1]

Para el transporte de la madera se compró en 1972 el buque “Mirenchu”, segundo de este nombre, construido en Euskalduna –construcción número 219, entregado en octubre de 1968– y procedente de la flota del armador Clemente Campos. Renombrado “Sierra Jara” –capitán, José M. Berenguer Puvía–, en los viajes de ida transportaba cargas de minerales y productos siderúrgicos hasta puertos norteamericanos y la madera africana se repartía entre puertos nacionales. También hizo varios viajes a Cuba, a cargar azucar a granel y sacos de cemento en Pozzuoli, cerca de Nápoles, para Nigeria, lo que entonces conllevaba largos fondeos a la espera de la descarga.

Luego, cuando el tráfico maderero comenzó a decrecer, el buque “Sierra Jara” estuvo dedicado a cargas de graneles, hasta enero de 1980, en que se vendió a la compañía panameña Ferilpis Shipping Co. y comenzó su tercera etara renombrado “Acmi”. En 1981 sufrió un grave accidente en el río Berbice (Guayana), pues el casco quebró debido a su situación comprometida. Reflotado y declarado pérdida total constructiva, sería remolcado a Santo Domingo y posteriormente reparado, volviendo de nuevo a navegar en 1983 renombrado “Altair I y figurando como propiedad de la sociedad panameña Altair Maritime.

En 1992 cambió dos veces de nombre (“Galazio Kyma” y “Antares”, Compañía Antares de Navegación) y desarmado desde diciembre de 1993, el 26 de septiembre de 1995 se hundió intencionadamente a unas 18 millas al sur de en Pascagoula a modo de arrecife artificial.

De 4.258 toneladas brutas, 2.313 toneladas netas y 6.185 toneladas de peso muerto, medía 117,96 m de eslora total –108 m de eslora entre perpendiculares–, 16,26 m de manga, 8,11 m de puntal y 6,70 m de calado máximo. Para las operaciones de carga y/o descarga de las grandes trozas y troncos disponía de dos plumas, una de 20 y otra de 15 toneladas. Estaba propulsado por un motor MAN, de 4.310 caballos de potencia sobre un eje, que le permitía mantener una velocidad de 14 nudos. Código IMO 6822101.

Nota:

[1] Rodríguez Aguilar, Manuel (2018). Historia de la naviera Marítima del Norte, p. 65. Plimsoll Ediciones Náuticas. Con ilustraciones de Roberto Hernández, el Ilustrador de Barcos. Madrid.

Foto: René Beauchamp (shipspotting.com)

Anterior artículo

El aeropuerto de Madrid, a finales de los años sesenta

Siguiente artículo

Naviera Armas se posiciona en la patronal portuaria canaria

1 comentario

  1. 5 julio, 2021 at 9:26 am

    […] en el carguero “Sierra Jara” donde estuvo un año. Después el “Monte Amboto” y varios buques de banderas liberiana, […]