DestacadoMarina Militar

“Sao Paulo” remolcado al E de Gran Canaria, camino de Aliaga

A remolque del remolcador oceánico de bandera holandesa “Alp Centre” (IMO 9398541), se encuentra navegando al este de Gran Canaria el portaaviones brasileño “Sao Paulo” (A 12), camino del desguace en Aliaga (Turquía). Según informan medios marítimos que monitorizan el paso del remolque, va de acuerdo a paso inocente, sin detenerse, por la vía de circulación norte del DST entre Gran Canaria y Fuerteventura.

El portaaviones “Sao Paulo” es el antiguo “Foch”, construido en Chantiers de l’ Atlantique (Francia) y en servicio desde julio de 1963. En la Marine Nationale causó baja en noviembre de 2001 y a continuación pasó a la Marina de Guerra de Brasil, en la que permaneció en servicio hasta febrero de 2017, en sustitución del portaaviones “Minas Gerais”.

Ha tenido escaso uso, altos costes de mantenimiento y precisaba de una gran inversión para adecuarlo a las necesidades de la Marina de Brasil, por lo que los observadores militares consideran que ha sido una inversión poco afortunada. El desarme ha tenido que hacerse en colaboración de la Marine Nationale, de acuerdo con los términos del contrato de compra-venta.

De 32.800 toneladas a plena carga, mide 265 m de eslora, 51,20 m de manga y 8,60 m de calado. Instalaba electrónica y armamento de origen francés. Dos turbinas Parsons con una potencia de 126.000 caballos y seis calderas le permitía mantener una velocidad máxima de 30 nudos.

Foto: Marinha de Brasil

Anterior

ANP celebra la reciente incorporación de Boluda Reyla

Siguiente

USS “Stembel” (DD 644), navegando con mar gruesa

1 Comentario

  1. Erdoro
    27 agosto, 2022 at 4:30 pm — Responder

    El Foch junto con el Clemenceau visitaron Gran Canaria en varias ocasiones. Recuérdese las maniobras Atlántide 65 y Atlántide 67 con Francia, que convirtió el Puerto de la Luz en una gigantesca base Naval con numerosos barcos de guerra franceses y españoles. Tuve la oportunidad de visitar el Clemenceau cuando, en aquélla época, dejaban visitar los barcos de guerra

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *