Acontecer marítimoDestacado

Santiago Cabrera, un capitán con mayúsculas

En los barcos las bienvenidas no son como en los aviones. En esas locuciones iniciales y finales de los viajes aéreos, una de las azafatas, la sobrecargo, saluda al pasaje en nombre del/de la comandante y de la tripulación, dando su identidad. Rara vez ocurre esto en los barcos, en los que se saluda en nombre del capitán sin dar su nombre. Por eso hoy me propongo ponerle nombre, porque él, junto a un gran equipo de oficiales, jefes de máquinas, sobrecargos y personal de abordo… se encarga de llevar el barco al puerto en las mejores condiciones de comodidad, confortabilidad y puntualidad, tarea no siempre fácil.

A nadie se le escapa que para nosotros el actual barco que cubre la línea El Hierro-Los Cristianos, el «Volcán de Tirajana» de Naviera Armas  es como nuestra guagua interinsular, la que nos permite viajar con nuestro coche o como pasajero, en familia, y para distintas cosas, desde unas merecidas vacaciones, un fin de semana para ver a la familia o distintos trámites personales o profesionales.

Santiago Cabrera es, junto con ese equipo de profesionales y los potentes motores que propulsa nuestro fast ferry, el alma del catamarán herreño. Salvando el avance de los tiempos de personas y buques, me recuerda al capitán Nazario Martínez, el que tanto luchó en la década de los ochenta por dignificar las condiciones del transporte marítimo de El Hierro.

Santiago es popularmente conocido, sobre todo en el sector del transporte, por los camioneros que casi a diario nos llevan los productos de alimentación, construcción y otros bienes de consumo. Todo el mundo coincide en su especial sensibilidad para afrontar los problemas que se puedan plantear a la hora de garantizar la conectividad marítima, y ello obedece, sin lugar a dudas, a su propia personalidad campechana y de exquisita amabilidad, y también a que reside y convive la mayor parte del tiempo en El Hierro. Sabe lo que puede conllevar una cancelación, aunque tiene claro que la seguridad del barco y sobre todo del pasaje está por encima de riesgos innecesarios.

En todo lo que lleva el «Volcán de Tirajana» en la ruta de El Hierro, desde 2015, incluyendo las temporadas veraniegas proclives a los fuertes alisios, solo han habido dos cancelaciones y en las dos ocasiones por razones técnicas, y mira que hemos tenido temporales y alertas por fenómenos costeros en estos casi siete años.

A Santiago le basta con ver desde su casa en El Tamaduste cómo está la mar para saber que posiblemente la línea recta que va desde La Estaca y Los Cristianos no es el mejor rumbo para ese día, por eso es frecuente que para combatir la mala mar el barco cambie de ruta y se arrime más a las costas de La Gomera, al resguardo de la Isla Colombina, buscando lo que todo buen marinero para tener mejor travesía, la zona de calma. El conoce a la perfección su «máquina”, sabe cruzar proa y popa para que el casco no tenga que soportar los embates de las olas y el pasaje tenga, en la medida de lo posible, la máxima confortabilidad.

Su procedencia canariona no la puede disimular. Nacido en el Puerto de la Luz y de Las Palmas, brincando de charco en charco, probó el salitre y se encandiló con la continua entrada y salida de barcos, que de afición pso a ser su profesión. Se siente cómodo en El Hierro, identificado con sus gentes, y siempre preocupado porque sean los herreños quienes vayan ocupando puestos de trabajo directos e indirectos en la actividad marítima.

No se me puede olvidar el otro capitán, Jaime Navarro. Otro día hablaré de él. Mientras tanto, gracias Santiago por tu amabilidad y por todos los servicios que prestas a El Hierro de forma silenciosa. Me ha encantado la charla y ver en el horizonte como el sol se perdía detrás de la Isla del Meridiano, también la tuya.

Foto: cedida

Anterior

El aeropuerto de La Palma, protagonista en “Tierra Canaria”

Siguiente

El puerto de Avilés afianza su relevante proyección industrial

2 Comentarios

  1. 12 octubre, 2022 at 7:04 pm — Responder

    No me parece un capitán al uso ,un repartidor más, no un marino de los bulkarries con grúas en África central,hay que dedicar a escribir sobre ellos,AUTENTICOS MARINOS.y no de los que pasan cada dos por su casa.

  2. Jose R. León
    18 octubre, 2022 at 12:04 am — Responder

    Un gran Capitán, un gran profesional, un gran compañero, responsable más allá de lo exigible, un lujo como colaborador, una gran persona, una buena persona…un hombre de fiar.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *