Cultura NavalMarina Militar

Recordando a los submarinos de bolsillo “Foca 1” y “Foca 2”

Hoy quiero dedicar unas líneas a la pareja de submarinos «Foca» que tuvieron fugaz paso por la Armada española, lo cual no es óbice para no recordarlos, ya que como dicen en esta mi tierra, «el tambor también es tropa».

Tras el derrumbe de la Alemana nazi, varios técnicos alemanes emigraron para buscarse la vida. Formando parte de un grupo de esos técnicos de reconocido nivel, se encontraba el ingeniero Erich Vollbrecht, que afincado en Cartagena ofreció la posibilidad de fabricar en la Bazán cartagenera algún submarino de los llamados «de bolsillo», basados en el proyecto alemán «Seehund» del III Reich.

En consecuencia, el 31 de diciembre de 1952 se cursaría la orden de ejecución de una pareja de unidades que serían bautizados como «Foca 1” y “Foca 2» (posteriormente SA-41 y SA-42). Desplazaban 17,8 toneladas en superficie y 21,3 toneladas en inmersión, y se pondrían sus quillas el 28 de noviembre de 1953 la del “Foca 1” y tres días después la del “Foca 2”.

Su construcción se alargó en demasía, ya que las penurias de la época todo lo justificaban, pues el primero no sería botado hasta 1955, mientras el segundo hubo de esperar hasta 1963. No es posible explayarse mucho por este medio, por lo que sólo apuntaré que en julio de 1969, ambos serían dados de baja en la Armada. Al mando de tenientes de navío, tenían asignados unos pocos suboficiales y apenas media docena de cabos y/o marineros de reemplazo, para labores de mantenimiento en tierra, personal que llegaron incluso a lucir cinta de lepanto propia en sus gorros.

Aunque como decimos su paso fue fugaz por la Armada y realmente sin pena ni gloria, pero «estuvieron ahí», e incluso lo siguen estando ya que la pareja se salvó del soplete y hoy día son ornamento de jardines. Aparte de la citada cinta del lepanto llegaron a tener banderín e incluso aparecían en las cajas de cerillas de la propia Armada, de la segunda mitad de la década de los 60…

Otro día recordaremos a sus hermanos mayores, los «tiburones», que llevaron vidas paralelas, también de efímera existencia y también salvados del demoledor soplete, hoy recordaremos como digo sólo a los «Focas». Como siempre, espero que esta nueva entrega de cultura naval sea del agrado de mis lectores.

Cinta de lepanto "Submarino de asalto"
Cinta de lepanto «Submarino de asalto»
Banderín del submarino "Foca 1!
Banderín del submarino «Foca 1»

Fotos: archivo de Diego Quevedo Carmona

Anterior artículo

El velero noruego “Statsraad Lehmkuhl”, en Tenerife

Siguiente artículo

Trasatlánticos de la emigración: “Sydney” (1951-1967)