DestacadoEl mundo de la aviación

Quiebra Monarch

La quiebra de Monarch sacude al sector aeronáutico europeo y, especialmente, al británico, pues se trata de la mayor compañía aérea de este país que se ha declarado en quiebra. Hay, al menos, unos 110.000 pasajeros afectados y de ellos varios miles en territorio español, donde la aerolínea tiene una notable implantación desde hace años.

El cese de actividad se produjo ayer, después de que la autoridad de Aviación Civil de Gran Bretaña la retirara la licencia operativa, con lo que se pone cierre a 49 años de historia. Las gestiones para encontrar un inversor no han dado resultado y al final se ha producido lo inevitable.

Los números son tozudos y después de cuatro años en caída, las pérdidas en 2016 ascendieron a 310 millones de euros. Sin embargo, la cartera de clientes se sitúa en 6,5 millones de pasajeros anuales y disponía de una flota de 35 aviones en su mayoría A320 y A321 y empleaba a 2.500 personas.

Foto: Rubén Cabrera Jiménez

 

Anterior artículo

La catedral luterana de Helsinki

Siguiente artículo

Cien años de “Alma llanera”