El mundo de la aviación

Publicidad de los “jeromines” de AVIACO (1957)

En el transcurso de 1957, AVIACO adquirió al fabricante aeronáutico británico De Havilland ocho aviones cuatrimotores De Havilland DH.114 Heron 2, apodados “jeromines”. El primero de ellos, matrícula EC-ANJ, aterrizó el 31 de mayo de 1957 en el aeropuerto de Barajas, pilotado por José Luis Varela. El 12 de junio, los dos primeros aviones fueron exhibidos sobre el cielo del aeropuerto madrileño y el día 17 del citado mes se estrenó en la ruta Madrid-Sevilla.

A partir de entonces, los “jeromines” volaron a ciudades que hasta entonces no disponían de enlaces aéreos con la capital del país, caso de San Sebastián, Oviedo, Santander y Córdoba, entre otras. Ocasionalmente alguno de ellos estuvo en el aeropuerto de Los Rodeos (Tenerife Norte).

Sin embargo, como bien apunta Jaime Velarde Silió, aquellos eran malos tiempos para AVIACO y además de los accidentes trágicos de los aviones Bloch Languedoc, también se registraron dos accidentes graves de los aviones DH.114, el primero en noviembre de 1957 (EC-ANZ) en la sierra de Mallorca y el segundo en abril de 1958 (EC-ANJ), en la aproximación al aeropuerto de Barcelona.

Con estos antecedentes fatales y una campaña de desprestigio en la que corría de boca en boca “Vuele al otro mundo con AVIACO”, los “jeromines” dejaron de volar en 1963, siendo vendido al año siguiente a la compañía británica Morton Air Services, siendo posible que acabaran sus días volando para Prinair de Puerto Rico.

Con capacidad para 14 pasajeros y dos pilotos, el primer DH.114 había volado por primera vez en mayo de 1950 y era un desarrollo del bimotor De Havilland Dove, al que se le alargó el fuselaje y se le añadieron dos motores. Alcanzaba una velocidad máxima de 295 km/hora y tenía un alcance de 1.400 kilómetros, ala baja y tren de aterrizaje triciclo y en total de fabricaron 150 unidades entre De Havilland Dove y De Havilland Heron, correspondiendo a este modelo un total de 98.

Foto: vía José María Hernando / Compañías españolas de ayer

 

Anterior artículo

El histórico megayate clásico “Talitha”, en Tenerife

Siguiente artículo

Un frigorífico de Flota Cubana de Pesca transformado en establo