Arte, Arquitectura y Patrimonio

Proyecto de sede de Capitanía General de Canarias (1852)

La Biblioteca Virtual de Defensa permite la consulta de documentos muy interesantes relacionados con la defensa y la arquitectura militar de Canarias. Entre los documentos disponibles figura el proyecto de edificio sede de la Capitanía General de 1852, que se proyectaba construir en los terrenos que en la actualidad ocupa la Plaza del Príncipe y cuyo nombre completo es Plaza del Príncipe de Asturias. A su vez, este enclave había sido con anterioridad la huerta del ex convento de San Pedro de Alcántara.

Hemos de recordar que en 1723, el comandante general de Canarias, Lorenzo Fernández de Villavicencio y Cárdenas, marqués de Vallehermoso, había ordenado el traslado de la sede de la primera autoridad militar del archipiélago desde La Laguna al castillo de San Cristóbal, terminado en 1578 y situado a la entrada de Santa Cruz de Tenerife, en la actual Plaza de España. Decisión trascendental, como puede apreciarse, pues fortalecería el protagonismo de la ciudad en las décadas siguientes.

Promovido en el transcurso de 1850 por el capitán general Antonio de Ordóñez y Villanueva, el Ministerio de la Guerra autorizó mediante real orden de 29 de mayo de 1852 la realización del proyecto para un edifico sede de Capitanía General en Santa Cruz de Tenerife.

El proyecto del Cuerpo de Ingenieros Militares se titula “Proyecto de una Casa para el alojamiento del Excmo. Sr. Capitán General de este distrito que por Real Decreto de 29 de mayo del presente año (1852) forma el capitán teniente de la misma arma D. Francisco Arcenegui”. Se trata del primero de los proyectados firmados en dicho año. Éste corresponde, como se cita, a Francisco Arcenegui y Gutiérrez, que estaba destinado en la Dirección Subinspección de Canarias (Comandancia de Santa Cruz de Tenerife), y el documento presentado tenía el visto bueno del coronel del mismo cuerpo Luis Muñoz. El segundo proyecto está firmado por este último y tiene fecha de 11 de octubre de 1852, aunque ninguno de ellos obtuvo la aprobación de la autoridad competente. 

En la leyenda explicativa del plano realizado por ingenieros militares se delimita el solar con los siguientes linderos: el barranquillo de San Francisco corresponde a la calle Ruiz de Padrón; la calle del Tigre es la actual Villalba Hervás y la calle del Norte se trata de la actual Valentín Sanz. Así como se ha perdido en la memoria colectiva la original denominación del barranquillo de San Francisco, las antiguas calles de El Tigre y del Norte perviven en la generación que nos precede.  

En la fecha de redacción de ambos proyectos, el capitán general Antonio de Ordóñez y Villanueva tenía su residencia en un antiguo caserón que se levantaba en la esquina de las calle de La Marina y Emilio Calzadilla, cuyo solar ocupa en la actualidad el edificio donde se encuentra la Banco Atlántico. Hemos de señalar, no obstante, el hecho histórico de que desde enero de 1853 hasta marzo de 1881, la máxima autoridad militar de Canarias residió en el Palacio de Carta, situado en la Plaza de la Candelaria.

Como bien señala Agustín Pedro Miranda Armas –con la precisión académica y el rigor histórico que le caracteriza, lo que se traduce en el deleite de sus publicaciones en el grupo Fotos antiguas de Tenerife–, este proyecto guarda un notable parecido con el edificio ubicado en la Plaza Weyler, impulsado por el teniente general Valeriano Weyler y Nicolau, proyectado por el comandante de Ingenieros Tomás Clavijo y Castillo-Olivares y aprobado por real orden de 30 de diciembre de 1878.

Las obras se realizaron con notable celeridad, tanto por la intervención directa del teniente general Weyler como por la diligencia del ingeniero militar Clavijo, de modo que estaban concluidas el 31 de diciembre de 1880, fecha a partir de la cual se procede al traslado desde el Palacio de Carta, lo que concluye el 10 de abril de 1881. En el cuerpo principal se introdujo una reforma para aumentar las dimensiones del Salón de Corte, en el que destaca la decoración del pintor canario Gumersindo Robayna Laso, realizada en 1881; autor, asimismo, de la alegoría de las paredes y el techo del comedor de gala y el conjunto mural que figura en el frontón de la fachada principal del edificio.

Es de advertir que, a instancias del teniente general Weyler y por real orden de 22 de noviembre de 1880 se aprobó la adquisición de terrenos para aumentar la superficie del solar en la parte posterior de Capitanía, lo que justifica una modificación del proyecto original. La memoria descriptiva corresponde, asimismo, al comandante de Ingenieros Tomás Clavijo y está firmada el 21 de mayo de 1881, siendo aprobado mediante real orden de 20 de julio siguiente. La recepción definitiva de las obras se produjo el 23 de noviembre de 1883, con lo que concluye la construcción de la práctica totalidad del edificio, pues las reformas y ampliaciones posteriores han sido de menor entidad.

En la citada Biblioteca Virtual de Defensa se encuentra también un bosquejo de finales del siglo XX, referido a las defensas de Tenerife, en el que figuran las leyendas de las defensas de Santa Cruz de Tenerife y La Laguna e inmediaciones. Otro documento muy interesante para el análisis y el detalle por los especialistas en la materia, que los hay y muy buenos, entre ellos los generales Emilio Abad Ripoll y José Alberto Ruiz de Oña y el coronel Juan Tous Meliá.

El proyecto completo, con sus desgloses y leyendas correspondientes
Localización y delimitación de la Plaza del Príncipe de Asturias (1852)
Localización de las defensas de Santa Cruz de Tenerife y La Laguna a finales del siglo XIX
Derribo de la casona del siglo XVIII que fuera Hotel Italiano e Intendencia Militar. Calle de la Marina de Santa Cruz de Tenerife. A su lado la Casa Forstall aún en pie (1966)

Bibliografía: Palacio de Capitanía, en https://ejercito.defensa.gob.es/unidades

Fotos: Biblioteca Virtual de Defensa vía Agustín Pedro Miranda Armas

Anterior

Julio Berzosa se despide de la Capitanía Marítima de Algeciras

Siguiente

Ignacio Casañas Rodríguez, un joven marino mercante herreño

Sin comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *