DestacadoMarina Militar

Prórroga del mandato de la Operación Atalanta en Somalia

El pasado 1 de enero entró en vigor el nuevo mandato de la Operación Atalanta, que se ocupa de dirigir las operaciones militares de protección de buques y de disuasión, prevención y represión de los ataques piratas en aguas de Somalia y el golfo de Adén. La decisión del Consejo (CSFP) 2020/2188, publicada el 22 de diciembre del pasado año, prorroga el mandato hasta el 31 de diciembre de 2022 y refuerza el papel de las fuerzas desplegadas como proveedoras de seguridad marítima en la zona.

Dicho mandato incluye nuevas “misiones secundarias no ejecutivas”, como la vigilancia de la pesca ilegal, el tráfico de drogas, armas y carbón vegetal, mientras se prepara “la formalización de nuevas misiones ejecutivas en materia de tráfico ilícito de drogas y armas, que se llevarán a cabo en una zona específica del golfo de Adén, una vez que las autoridades competentes de la UE tomen la decisión de activar dichas tareas”. La decisión forma parte de una revisión estratégica de la política común de seguridad y defensa de la UE en Somalia y el Cuerno de África.

El contingente de la Fuerza Naval de la UE (EUNAVFOR) en Somalia se desplegó en diciembre de 2008, tras un aumento de los ataques de piratería en el Golfo de Adén y el Océano Índico. Al mismo tiempo, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) estaba cada vez más preocupado por la seguridad de sus suministros de ayuda humanitaria a Somalia.

Desde entonces, los buques de guerra y equipos de protección marítima de la EUNAVFOR han escoltado la ayuda humanitaria para el pueblo somalí y, junto con sus socios internacionales, han ayudado a reducir significativamente la piratería. En el apogeo de los ataques piratas, en enero de 2011, más de 700 rehenes y 32 buques se encontraban secuestrados por piratas somalíes que exigían enormes rescates por su liberación. En la actualidad, ningún barco ni rehén está retenido por piratas somalíes.

Foto: Armada española

Anterior

Boluda France y HST se estrenan en el sector de la eólica marina

Siguiente

Un ERTE planea sobre la tripulación del “Bentago Express”