Acontecer marítimoDestacado

Problemas de liquidez para el peaje del canal de Panamá

Dos de los buque “handymax” de la compañía griega Nordstrand Maritime & Trading, al servicio de los intereses comerciales marítimos de Cuba, llamados “Mariana” y «Manuela» y abanderados en Panamá, se encuentran fondeados desde hace casi un mes a las puertas del canal de Panamá, cargados de grano, a la espera de que se haga efectivo el ingreso del peaje para cruzar hacia el Pacífico. Según informan medios marítimos, a la tripulación del primero se le adeudan varios meses de salarios y el segundo se encuentra también fondeado en las proximidades a la espera de reparaciones tras un incendio sufrido en la sala de máquinas.

Ambos buques forman parte de un lote de diez unidades cuyo contrato fue firmado en septiembre de 2009 por la Empresa Importadora General del Transporte (EIGT), en nombre del Grupo Acemex, con la compañía estatal China National Machinery Import & Export Corporation (CMC). Aunque no han trascendido los términos del contrato, se estima un valor de 250 millones de dólares financiado por el Eximbank.

El pedido fue asignado al astillero Shangai Shipyard Co. Ltd., que volvió a la actividad industrial después de un año de sequía. Para ahorrar costes en el proyecto, se eligió un modelo en producción, del que varios han sido construidos para otros armadores.   El primero de los nuevos buques fue entregado en agosto de 2011 bautizado con el nombre de “Abdala”. Los nueve restantes han sido bautizados “Leonor”, “Manuela”, “Mariana”, “Celia”, “Haydée”, “Lidia”, “Gertrudis”, “Clodomira” y “Josefa”.

Menos el primero, que rinde homenaje al poema dramático de José Martí publicado en enero de 1869 en “La Patria Libre” y el segundo, que lleva el nombre de Leonor Pérez Cabrera, nacida en 1828 en Santa Cruz de Tenerife y madre del anterior, los demás ostentan nombres de mujeres famosas en la historia de la revolución cubana.

Se trata de buques polivalentes de 22.400 toneladas brutas, 12.800 toneladas netas y 34.900 toneladas de peso muerto, dotados de cuatro grúas de 30 toneladas para dar servicio a cinco bodegas, en unos cascos de 180 m de eslora, 28 m de manga y 9,50 m de calado. Cada uno de ellos está propulsado por un motor Burmeister & Wain, que le permite mantener una velocidad de 12 nudos. La tripulación tipo es de 22 personas. Los buques han sido clasificados por el Lloyd’s Register y tienen buen aspecto. Lo deseable sería que el mantenimiento fuera el adecuado para garantizar un rendimiento operativo óptimo.

La Marina mercante de Cuba, que durante años fue la más potente de América Latina representada por la Empresa de Navegación Mambisa y la Empresa de Navegación Caribe, sufrió un serio revés a partir de la década de los noventa. El contrato firmado con China es el más importante registrado en los últimos años y permitirá el comercio con socios tradicionales de Cuba, caso de Irán, Angola, China y Ecuador. En 1988, el mencionado astillero entregó a Cuba otros tres buques portacontenedores llamados “Ernesto Che Guevara”, “Sierra Maestra” y “Camilo Cienfuegos”.

Foto: twitter

Anterior artículo

Otoñal “Celebrity Reflection”

Siguiente artículo

El puerto de Tenerife debe ampliar su oferta de servicios “off shore”