Acontecer marítimoDestacado

Plataforma y remolque se acercan de nuevo a Gran Canaria

Después de casi doce días entre Gran Canaria y Tenerife, y de esos doce, casi diez deambulando frente a las costas de Tenerife, la plataforma “Atlantica Delta” y el remolcador de altura danés “Maersk Achiever” se encuentran más cerca de las costas de Gran Canaria, aunque todavía están dentro de los límites del canal de separación entre ambas islas.

Ayer tarde se les sumó como apoyo logístico el remolcador holandés “Bever”, de la flota de Boluda con base en Las Palmas de Gran Canaria, aunque se encontraba en el puerto de Santa Cruz de Tenerife, a donde ha vuelto y está atracado.

Parece ser que la plataforma volverá a atracar en el puerto de Las Palmas de Gran Canaria, a donde llegó el 17 de octubre de 2020. Allí están muy contentos de que eso sea así porque va a generar una jugosa facturación para la Autoridad Portuaria, prácticos, remolcadores, amarradores, consignatario… más que lo caiga en taxis y otros servicios. Todo ello, además, de la buena factura que supone estos días de remolque extra para la compañía armadora del remolcador “Maersk Achiever”.

Parece ser, también, que el remolque salió del puerto de Las Palmas de Gran Canaria sin tener asegurado el atraque en el puerto de Santa Cruz de Tenerife y que se presentó sin previo aviso. Desde el puerto tinerfeño se le había informado de que en las condiciones en las que se encuentra la plataforma no tiene atraque disponible, dado que precisa de una serie de adaptaciones sin concretar detalles, según señalan fuentes portuarias. Resulta llamativo que tales condiciones no hayan sido resueltas en el puerto donde se encontraba y que se le permitiera salir si, como parece, tenía intención de trasladarse a otro atraque.

Aunque puentedemando.com publicó ayer la noticia acerca de las andanzas de la plataforma frente a las costas de Tenerife y la justificación para que no atracase en el puerto de Santa Cruz –hubo una reunión entre Autoridad Portuaria, Capitanía Marítima, remolcadores, prácticos y amarradores–, ante la duda de que los trabajos requeridos pudieran hacerse en aguas no abrigadas.

Desde luego, la Autoridad Portuaria tinerfeña no está por la labor de amarrar chatarra inactiva y menos en la Dársena de Los Llanos, donde al parecer se pretendía atracar a la plataforma. Problema que no existe en el puerto de Las Palmas de Gran Canaria, donde no hay más artefactos de este tipo porque no hay espacio disponible y eso que hubo un tiempo en que no las querían, hasta que llegó Luis Ibarra. Y Luis Ibarra piensa de otra manera. 

Medios auxiliares en la maniobra de salida de la plataforma el pasado 1 de diciembre

Fotos: Nicolás Arocha

Anterior

El puerto de Tenerife se interesa por la Zona Franca de Cádiz

Siguiente

Un reloj y un acordeón. Las tribulaciones del volcán infame

2 Comentarios

  1. El Azote
    14 diciembre, 2021 at 12:18 am — Responder

    Ahora acá y resulta que en LPA si puede entrar jajajajajajajajajajajajaj

  2. Jose
    14 diciembre, 2021 at 11:23 am — Responder

    Para la persona que no conoce el transfondo de este tipo de movimientos/maniobras, es fácil contaminarla con ciertos comentarios y argumentos vagamente certeros. Sería ideal que pudieramos recibir de un portal tan importante como puentedemando.com, información certera y leal, que no estuviera influenciada por intereses de terceros con el fin de beneficiar o perjudicar a unos u otros.
    En fin, es solo la opinión de un lector…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *