Del país de Finlandia

Parque Sibelius

La herencia del músico y compositor Jean Sibelius (1865-1957) está muy presente en el contexto cultural de Finlandia. Se trata de una personalidad relevante, cuya obra trasciende las fronteras nacionales. Está considerado una figura excepcional, pues desempeñó una labor determinante entre finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX y aunque en sus inicios mostró aprecio por la obra de Wagner –“nada en el mundo me ha impresionado tanto, ha movido las cuerdas más profundas de mi corazón”, escribía a su esposa después de asistir a una representación de Parsifal, en el festival de Bayreuth–, más tarde recondujo su proyección y eligió un patrón propio.

Sibelius está considerado uno de los símbolos culturales de Finlandia y, en unión de Johan Ludvig Runeberg, uno de los pilares del nacionalismo romántico. Su música posee unas implicaciones modales muy fuertes. Muchas de sus características melódicas y armónicas tienen su explicación en sus estudios de la polifonía del Renacimiento. Partiendo de una sólida formación dentro del sinfonismo romántico alemán, en 1892 definió, con Una Saga, los elementos esenciales por los que evolucionaría su obra: un monumental corpus sinfónico evocación del mundo fabuloso y épico del Kalevala, en un lenguaje que combina de forma personal solemnidad y austeridad de manera sorprendente.

Al regreso de un viaje a Italia –una de las escasas ocasiones en las que salió de su país natal–, Sibelius compuso una de sus obras más famosas, el poema sinfónico Finlandia (1899), que fue prohibido en su momento por las autoridades rusas porque suscitaba un gran fervor patriótico entre la población. Su concepto de sinfonía complementaba al de Gustav Mahler, quien un día le confesó que para él componer era “crear un mundo que debe abrazarlo todo”. En cambio, para Sibelius lo importante era “una lógica profunda que interconectase todos los motivos”. Por esta razón sus sinfonías tienden hacia la austeridad y la compresión de la forma, tendencia que se haría más pronunciada a medida que avanzaban los años.

El monumento honra la memoria de Jean Sibelius (1865-1957)
El monumento honra la memoria de Jean Sibelius (1865-1957)
Jean Sibelius es una figura de gran calado nacional y proyección internacional
Jean Sibelius es una figura de gran calado nacional y proyección internacional

Al igual que en Beethoven, el núcleo de la música de Sibelius es la colección de sus siete sinfonías. En cada una de ellas, su autor –que se esforzaba por mantener la estructura formal siguiendo la huella de Brahms– se aproximó a los problemas básicos de forma, tonalidad y arquitectura musical, de una manera individual y única. Su creatividad sinfónica fue novedosa, si bien algunos contemporáneos sintieron que su música debería haber seguido otro camino.

Sibelius demostró siempre un profundo amor por la naturaleza, hasta el punto de que el paisaje de Finlandia moldeó el estilo “natural” de su música. De su Sinfonía nº 6, por ejemplo, diría que “siempre me recuerda la escena de la primera nieve”. La producción del maestro fue prolífica: varias piezas inspiradas en el Kalevala; cien canciones con acompañamiento de piano, música incidental para 13 partes separadas, música de cámara, música para piano, 21 publicaciones de música coral, y música ritual para la masonería.

Se trata de un monumento muy llamativo diseñado por Eila Hiltunen
Se trata de un monumento muy llamativo diseñado por Eila Hiltunen
Está conformado por unos 600 tubos de acero, huecos y soldados entre sí
Está conformado por unos 600 tubos de acero, huecos y soldados entre sí
Pesa 24 toneladas y su diseño lo hace muy llamativo
Pesa 24 toneladas y su diseño lo hace muy llamativo
El propósito consiste en captar la esencia de la música de Sibelius
El propósito consiste en captar la esencia de la música de Sibelius
El monumento es una oportunidad para el reencuentro con la memoria fértil de Sibelius
El monumento es una oportunidad para el reencuentro con la memoria fértil de Sibelius

Sibelius falleció el 20 de septiembre de 1957, cuando contaba casi 92 años de edad. Recibió sepultura en el jardín de su casa, donde también se encuentra su esposa, fallecida el 8 de junio de 1969. En 1972, los hijos del compositor vendieron la casa natal al Estado finlandés y dos años después, el Ministerio de Educación inauguró allí un museo a su memoria.

En las afueras de Helsinki, en el distrito Töölö, está el Parque Sibelius [Sibeliuspuisto]. Se trata de un monumento muy llamativo diseñado por Eila Hiltunen (1922-2003), que lo dio a conocer en septiembre de 1967. Hubo debate, apasionado por momentos, sobre los méritos y defectos del arte abstracto -en el que su autora había acreditado su trayectoria desde sus primeros trabajos en 1947- que presentaba la propuesta para honrar la memoria del gran Sibelius. Para acallar las voces más críticas, la artista incluyó la efigie del homenajeado.

El monumento lo conforman unos seiscientos tubos de acero, huecos y soldados entre sí por un patrón de onda. El propósito de Eila Hiltunen consistía en captar la esencia de la música de Sibelius. Pesa 24 toneladas y tiene unas medidas de 8,50 × 10,50 × 6,50 metros. La diversidad espacial permite al espectador apreciar el trabajo en el interior, así como el eco y los sonidos generados por las cavidades, todo lo cual le confiere un carácter único. Visto desde la distancia la forma de la escultura se combina con el bosque y una base granítica de gran fortaleza. Es una visita obligada cuando se está en Helsinki, pues se encuentra en una zona verde, muy recomendable para el paseo sin prisas. Y, al mismo tiempo, representa una grata oportunidad para el reencuentro con la memoria fértil del insigne patriota.

Bibliografía:

Murtmäki, Veijo (2000). “Sibelius, Jean” (1865-1957). En 100 Faces from Finland: A Biographical Kaleidoscope. Traducido por Roderick Fletcher. Suomalaisen Kirjallisuuden Seura (The Finnish Literature Society). 

Poroila, Heikki (2012). “Yhtenäistetty Jean Sibelius Teosten yhtenäistettyjen nimekkeiden ohjeluettelo”. Suomen musiikkikirjastoyhdistys (Finnish Music Library Association).

Ross, Alex (2009). El ruido eterno. Escuchar al siglo XX a través de su música. Seix Barral/Círculo de Lectores. 

Fotos: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Anterior artículo

La vida marinera del buque “Satrústegui” (1952-1973)

Siguiente artículo

Pegaso Comet 5061 DR al servicio de Iberia