DestacadoTemas profesionales

Optimismo prudente en el mercado de cruceros

Tras el letargo obligatorio, las compañías de crucero trabajan de manera firme en el reinicio de sus actividades. Para que nos hagamos una idea del tamaño e importancia de este sector a nivel mundial, en 2019 esta industria movilizó 29,7 millones de pasajeros en todo el mundo. Generó 1,8 millones de empleos y una actividad valorada en 154 billones de dólares (fuente: Clia). Son cifras importantes que pueden espolear una maltrecha economía en tiempos de crisis o relanzar la economía de regiones enteras.

Sin embargo, en 2020 la tendencia ascendente que venía experimentando el sector en el ultimo quinquenio se paralizó y los resultados se desplomaron. Sin apenas actividad, las pérdidas ascendieron hasta el mes de septiembre de 2020, a 78 billones de dólares, mientras que 518.000 trabajadores perdieron su empleo.

El cuarto trimestre de 2021 debería marcar el punto de inflexión. La parada sufrida por esta actividad ha traído consigo el desguace de gran parte de la flota. Presenciamos con resignación y tristeza como buques emblemáticos eran enviados al desguace después de permanecer inactivos durante meses. Han sido momentos realmente difíciles para este industria. También para los tripulantes que perdieron sus empleos o que se vieron atrapados a bordo sin poder regresar a casa durante largos periodos.

Gracias a la vacunación se empieza a vislumbrar luz al final del túnel. Afortunadamente algunos programas y reservas previstos para el ultimo trimestre del año, están experimentando una buena demanda, lo que arroja esperanza sobre la recuperación del sector. Como ocurre en otras actividades, después de un largo parón se suele producir un efecto rebote. Pero la actividad del crucero sigue atrayendo a clientes fidelizados con las sensaciones que se experimentan a bordo de los buques. Los “cruceroadictos”, han echado de menos los embarques y está deseando volver a viajar. Han sido meses duros de confinamiento y hay un gran anhelo por volver a vivir experiencias a bordo de una flota renovada.

Esta tendencia se refleja en la adquisición de las reservas para el periodo 2021-2023 llegándose a agotar plazas sobre todo en viajes largos y en buques de alto nivel. Las principales autoridades sanitarias sin embargo aconsejan prudencia a los clientes del sector y de hecho algunas compañías han descartado abrir sus líneas al menos hasta junio 2021. Otras realizan directamente reservas para 2023. Se da disparidad de criterios en el sector.

Sorprendentemente, una de las rutas que experimenta mayor demanda, es la de la vuelta al mundo a pesar de su coste y duración. El coste de estos viajes oscila entre los 50.000 $ por pareja en camarote estándar, hasta cientos de miles de dólares en suites. La compañía Seabourn ha vendido todas las suites para sus dos salidas de vuelta al mundo de 2022 y 2023, cuyo coste por pareja se eleva a medio millón de dólares. Debido a la alta demanda, la compañía ha tenido que abrir una lista de espera.

Esta demanda se explica por diferentes motivos. Las compañías de crucero, conscientes del riesgo en el que pueden incurrir sus clientes a bordo y de lo mucho que se juegan de cara al futuro, han implantado unos rigurosísimos protocolos de seguridad sanitaria, que incluyen desde las propias medidas de control, higiene, aforo, test continuos, sistemas electrónicos de rastreo, excursiones burbuja en destino,  existencia de laboratorio de pruebas a bordo, sistemas de purificación de aire, incluso la administración de vacunas para garantizar en todo momento la integridad de sus pasajeros. Estos protocolos han llegado a ser tan estrictos en algunas compañías, que han generado la confianza necesaria y recuperado la tranquilidad de sus clientes.

Pero como he comentado, hay un claro cambio de tendencia. Los viajes largos experimentan una mayor demanda, que antes de la pandemia. Las compañías ofrecen paquetes de servicios más completos, se incrementan los eventos a bordo y antes de embarcar, los barcos son nuevos, mas modernos y mejor equipados, se ofrecen los desplazamientos aéreos hasta los homeports, se entregan regalos, así como atractivos créditos bonificables para evitar los reembolsos de los viajes anulados con anterioridad entre otros reclamos. Fruto de todo ello, la previsión es recuperar el 74% del mercado a lo largo del periodo 2021-2023, dos de cada tres cruceristas habituales repetirían con esta forma de viajar según las encuestas de Clia y el 58% de los clientes emprenderían incluso viajes internacionales. Empieza a respirarse cierto optimismo en el sector.

Durante 2021 se prevén entregar 20 nuevos buques de crucero de ultima generación, manteniéndose operativos unos 270. Disfrutaremos de navíos muy grandes de compañías como Carnival, MSC o Royal Carribean. Con mas de 200.000 TRB y capacidades entre 6.000-7.000 pasajeros. Estarán dotados de nuevos sistemas de propulsión menos contaminantes, incrementándose los motores que utilizan únicamente GNL. Independientemente de los grandes buques, la búsqueda de aforos reducidos a bordo está generando paralelamente una demanda algo diferente, en barcos mas pequeños y de mayor lujo, con servicios exclusivos como los de las compañías Ritz Carlton, Atlas Ocean Voyages, Silversea o Viking Ocean Cruises que realizan rutas exóticas.

En referencia a los destinos con mejores perspectivas, serán aquellos que tengan una mayor tasa de vacunación. Es posible que durante años no alcancemos la inmunidad de rebaño, sobre todo por aquellos destinos que no pueden disponer de vacunas a corto plazo. Esta circunstancia definiría las rutas de las compañías, al menos de momento. Las incógnitas que rodean a las diferentes regulaciones gubernamentales dificultarán la planificación de itinerarios. Se deben evitar los cambios repentinos de rumbo una vez iniciados los viajes, pues lastran la confianza del cliente.

Con estas perspectivas las compañías programan viajes a partir de mayo 2021. Algunas retrasarán sus rutas hasta octubre 2021, dependiente de la zona geográfica. Los criterios son dispares, pero durante el presente año, asistiremos a un comienzo gradual de la actividad. Las condiciones de vacunación de los destinos condicionarán las rutas y las curvas de contagio las fechas de comienzo.

Durante los siguientes dos años el sector debe recuperar su actividad. La actividad, como se ha explicado, diferirá de lo que conocíamos hasta el momento y los destinos deben estar preparados para ello.

El castigo que ha sufrido el sector no ha provocado su desaparición. Se ha seguido modernizando y renovando la flota y la crisis sanitaria ha acelerado esta tendencia. Las exigencias de seguridad y de los clientes para recuperar la confianza en este modo de transporte pasa por reinventar el sector, sobre todo los parámetros de confortabilidad del buque. Los destinos, excursiones y actividades en los puertos de escala siguen siendo obviamente importantes, pero la oferta de servicios a bordo y el bienestar que pueda transmitir a sus pasajeros han vuelto a recuperar protagonismo. Se dan casos, cada vez con más frecuencia, de cruceristas que siendo conocedores de múltiples destinos, prefieren pasar su tiempo íntegramente a bordo y demandan por tanto un amplio grado de confort.

Fruto de esta tendencia los últimos mega cruceros, mas grandes, confortables, respetuosos con el medio ambiente. Por otro lado, la gama de crucero pequeños, de lujo para aforos reducidos.

El sector y su ingeniería seguirán evolucionando con un mercado cada vez más exigente y quizás la siguiente generación de buques se asemejen mas a pequeñas ciudades flotantes que a los navíos actuales.

La industria del crucero recuperará íntegramente la actividad perdida, para seguir siendo polo de desarrollo económico del ámbito puerto-ciudad.

La industria del turismo marítimo se prepara para su retorno a la normalidad
La industria del turismo marítimo se prepara para su retorno a la normalidad
Cada vez más los cruceristas prefieren pasar más tiempo a bordo
Cada vez más los cruceristas prefieren pasar más tiempo a bordo

Fotos: Ramón Acosta Merino y Nelson Bourne

Anterior

Vard Vietnam entrega el buque “Coral Geographer”

Siguiente

Melquíades Camacho, fundador de Bodegas Nambroque