El mundo de la aviación

Once pescadores samaritanos

Nunca es tarde si la dicha es buena y es de bien nacidos ser agradecidos. Transcurrieron 48 años hasta que en 2014 los once pescadores de El Puertito de El Sauzal, que el 16 de septiembre de 1966 participaron en el rescate de los pasajeros y tripulantes del avión Douglas DC-3 de Spantax que amerizó en el norte de Tenerife, tuvieron el reconocimiento que merecían. Diversos actos celebrados el 19 de septiembre de aquel año atestiguan el recuerdo de este episodio que forma parte de la historia de la aviación en Canarias.

En los actos, organizados por el Ayuntamiento de la localidad norteña, estuvieron presentes los pescadores homenajeados y sus familiares: Juan Ravelo García, Domingo Ravelo García (Arturo), Julio Ravelo García, Agustín Ravelo García (Tino), Antonio Abreu Barroso, José Abreu Barroso (Pepe), Francisco Abreu Barroso (Nino), Eustaquio Ravelo Romero (Caco), Francisco García Ravelo, Teodosio “Teodoro” Barroso Herrera (fallecido) representado por José Barroso y  Teodoro Herrera Peraza (fallecido), representado por Víctor Herrera Barroso.

Asistieron, además, uno de los hijos de Eugenio Maldonado Villaluenga, comandante de la aeronave y tres supervivientes: Antonio Concepción Pérez, Digna Rodríguez Morales y Julio Báez; y el buzo que rescató al día siguiente la documentación y otros objetos del avión hundido, Jesús Martínez Vázquez, así como los alcaldes de La Victoria y La Matanza de Acentejo y otras representaciones. La jornada se cerró con un emotivo acto celebrado en el Auditorio Municipal que congregó a unas seiscientas personas, donde se estrenó un reportaje con imágenes y testimonios de los protagonistas del sucedo acontecido el 16 de septiembre de 1966.

Foto: Juan Ángel García León

Anterior

Eugenio Maldonado (1936-2011), un aviador con buena estrella

Siguiente

“Britannia”, estrella en Vigo