Acontecer marítimoDestacado

“Navigator of the Seas”, protagonista en Vigo

Royal Caribbean International es una de las grandes navieras de la industria turística marítima a nivel mundial y Vigo es uno de sus puertos preferidos. Ayer el protagonista fue el megacrucero “Navigator of the Seas”, cuarto de los cinco buques perteneciente a la clase “Voyager”, que arribó a las 09 h procedente de Lisboa en viaje a Le Havre, con una expedición de 3.242 pasajeros y 1.211 tripulantes.

Escala de ocho horas en las que salieron 25 autobuses con las excursiones contratadas a bordo a los lugares de interés: Santiago de Compostela, Cambados, La Toja y Bayona la Real y otros tres para las visitas panorámicas por la ciudad. Buen ambiente en el centro histórico y zona marítimo-portuaria de la ciudad, señala Alfredo Campos Brandón, autor de las fotos que acompañan. De la consignación se ocupó la delegación de Bergé Marítima.

El buque “Navigator of the Seas” es la construcción número 1.347 del astillero Kvaerner Masa, en Turku (Finlandia) y fue construido en dique seco, en el que flotó por primera vez el 25 de enero de 2002. El 18 de noviembre del citado año fue entregado oficialmente en ceremonia que amadrinó la tenista alemana Steffi Graff y el 14 de diciembre inició en Miami su primer crucero.

De 138.279 toneladas brutas, mide 311,10 m de eslora total -306 m de eslora entre perpendiculares-, 38,60 m de manga y 8,60 m de calado. Puede alojar a 3.835 pasajeros en 1.557 camarotes, de ellos 939 exteriores -765 con balcón- y 618 interiores. La tripulación máxima es de 1.180 personas, alojados en 667 camarotes. Está propulsado por seis motores Wärtsila 12V46C, con una potencia de 75.600 kilovatios, que le permite desarrollar una velocidad de crucero de 23,7 nudos. Código IMO 9227508.

Los buques de Royal Caribbean son clientes frecuentes del puerto de Vigo
Los buques de Royal Caribbean son clientes frecuentes del puerto de Vigo

Fotos: Alfredo Campos Brandón (alfysumundonaval.com)

Anterior artículo

Tras la estela del capitán Servando Peraza García

Siguiente artículo

“Oosterdam”, un hito en Ceuta