El mundo de la aviación

Merecido reconocimiento institucional, 50 años después

El pleno del Parlamento de Canarias celebrado el pasado 27 de octubre comenzó con la lectura de la declaración institucional en memoria del accidente aéreo ocurrido en Tenerife el 16 de septiembre de 1966. Con la unanimidad, como siempre es requerida para una declaración institucional, de todos los grupos de la Cámara, la presidenta de la Cámara, Carolina Darias, procedió a la siguiente lectura:

“Se han cumplido cincuenta años del accidente de un avión DC-3 de la compañía Spantax que hacía el vuelo Tenerife-La Palma y que amerizó a unos trescientos metros de la costa del municipio de El Sauzal, pocos minutos después de haber despegado del aeropuerto de Los Rodeos.

Viajaban veinticuatro pasajeros y tres tripulantes: el comandante Eugenio Maldonado; el copiloto Fernando Piedrafita y la azafata María del Carmen Vázquez. Hubo que lamentar el fallecimiento de una persona: el pasajero Fernando Izquierdo Afonso, juez de paz de la localidad tinerfeña La Victoria de Acentejo.

El resultado del accidente fue menos trágico gracias a la pericia de la tripulación, a la serenidad del pasaje siguiendo sus indicaciones y, sobre todo, a la rápida intervención de unos pescadores de El Sauzal que, percatados de la caída del aparato de Spantax, pusieron todo su empeño en el rescate y salvamento de las personas que iban saltando al mar desde el avión siniestrado.

Cincuenta años después de aquel accidente, el Parlamento de Canarias, consciente de lo que pudo haber significado, además de lamentar la pérdida del señor Izquierdo Afonso y congratularse por la supervivencia de otras veintitrés personas, expresa un sentido reconocimiento a los pescadores sauzaleros y cuantas personas intervinieron por tierra, mar y aire en las tareas de salvamento, felizmente completadas. Fue una valiosísima labor de Juan, Julio, Domingo y Agustín Ravelo García, de José Abreu, Teodoro Barroso Herrera, Teodoro Herrera Peraza, Agustín y Julio Ravelo Barroso, Fernando Reyes Ravelo, Paulino Reyes y Francisco Abreu Barroso. Medio siglo después, en la memoria de muchos canarios permanece aquel accidente y la angustia que generó, despejada, afortunadamente, en pocos minutos.

Hoy, señorías, ciudadanía de Canarias, es la fecha en que lo recordamos y dedicamos un merecido tributo a quienes, además de la pericia, protagonizaron un ejercicio altruista y solidario, que acredita, una vez más, el carácter de los habitantes de las islas, allí donde sea necesaria su aportación en casos de emergencia o necesidad. Muchas gracias”. (aplausos).

El acto de homenaje se celebró en septiembre de 2014 en el auditorio de El Sauzal
El acto de homenaje se celebró en septiembre de 2014 en el auditorio de El Sauzal

Foto: Ramiro Martel Reyes (ecosubtenerife.com) y Juan Ángel García León

Anterior artículo

León Bienes Hernández, alcalde de Fuencaliente (1971-1972)

Siguiente artículo

“FPMC B. Nature”, primera escala en Santa Cruz de Tenerife