Acontecer marítimoDestacado

MAN fomenta el uso de amoniaco y metanol como combustible

MAN Energy Solutions ha firmado dos Memorandos de Entendimiento (Memorandum of Understanding, MoU) con varias empresas para el uso de amoniaco y metanol como combustibles marinos. El primero se ha firmado con la empresa alemana Hartmann Gas Carriers, su brazo comercial GasChem y la empresa holandesa OCI.

Esta última fletará buques con motores MAN de amoniaco a Hartman. En el segundo acuerdo también participa OCI, además de la naviera Eastern Pacific Shipping (EPS), de Singapur. En esta ocasión se trata de equipar buques de nueva construcción y de adaptar buques existentes para el uso de metanol y amoniaco como combustibles.

El transporte marítimo es uno de los sectores más difíciles de descarbonizar debido entre otros factores a la dispersión de las infraestructuras de suministro de combustible marítimo por todo el mundo. La adopción de combustibles marinos con bajas o cero emisiones de carbono en buques operativos y de nueva construcción es fundamental para lograr los objetivos de emisiones que ha marcado la Organización Marítima Internacional (OMI) para para 2030 y 2050.

MAN Energy Solutions dispone de un motor de dos tiempos alimentado por metanol y espera entregar el primero propulsado por amoniaco en 2024. El desarrollo de combustibles cero emisiones es el primer paso para la descarbonización del sector marítimo y gracias a la flexibilidad de su motor ME-C se pueden adaptar los buques de la flota existente a la propulsión con metanol, que tiene un impacto ambiental reducido, ha explicado Jens Seeberg, de MAN PrimeServ Dinamarca.

Comparado con el hidrógeno, el uso del amoniaco en la actualidad está ampliamente extendido en otras aplicaciones (por ejemplo, agrícolas) y cuenta con una infraestructura operativa de almacenamiento y distribución. La conversión del combustible para cubrir las necesidades de todo el transporte marítimo de larga distancia requeriría de entre 750 y 900 millones de toneladas (Mt) de amoniaco anuales para 2050, lo cual supone entre cuatro y cinco veces la producción mundial total actual.

El metanol es un líquido intercambiable con la mayoría de los productos refinados en tanques y tuberías, lo que le permite usar la infraestructura de abastecimiento de combustible existente. En su caso, si toda la flota mundial de larga distancia usara metanol, se requerirían entre 650 y 720 Mt anuales para 2050, entre seis y siete veces la producción mundial total actual.

En ambos casos, el principal problema será la producción de amoniaco y metanol verde que precisará de ingentes cantidades de energías renovables, como eólica y solar.

Foto: MAN Energy Solutions

Anterior artículo

El gigayate árabe “Azzam”, tres meses de reparaciones en Vigo

Siguiente artículo

Corsica Ferries retoma la línea Toulon-Alcudia-Ciudadela