El mundo de la aviación

Los Rodeos 1962

Durante algo más de dos décadas, la primera terminal del aeropuerto de Los Rodeos, que todavía existe, fue el punto de salida y llegada de los pasajeros y turistas que entonces llegaban a Tenerife por vía aérea. Se convirtió, además, en el punto de encuentro de mucha gente ansiosa de ver aterrizar y despegar a los aviones que entonces eran los protagonistas del transporte aéreo, con algunas sorpresas de “aviones raros” que, con frecuencia, hacían escala técnica para suministro de combustible y descanso de las tripulaciones. La foto, que nos llega de la mano de Miguelo Torrens –el autor, posiblemente, sea Francisco Andreu Plaza–, es de 1962 y en ella vemos, además, el límite de la autopista del norte, que entonces llegaba, precisamente, hasta el aeropuerto.

En la parte inferior izquierda se ven los restos del avión Douglas DC-3 de Iberia EC-AGO que aterrizó de forma brusca el 12 de septiembre de 1962 por problemas en el tren de aterrizaje, pilotado por el aviador Luis Guil Valverde. Histórica figura que pasó la mayor parte de su vida profesional en Canarias después de su paso por Guinea española. Antes de que el aeropuerto de Los Rodeos tuviera los modernos sistemas de aproximación, Luis Guil tenía “su” palmera en la cabecera 3-0, que le servía de referencia en los días de niebla densa.

Foto: vía Miguelo Torrens / Fotos antiguas de Tenerife

Anterior artículo

Hinterland, sinónimo de competitividad portuaria

Siguiente artículo

MSC está a punto de desbancar a Maersk en el liderazgo mundial