El mundo de la aviación

Los primeros años del nuevo aeropuerto de La Palma

El 12 de diciembre de 1970, el entonces ministro del Aire, general Julio Salvador Díaz-Benjumea, inauguró oficialmente el nuevo aeropuerto de La Palma. Disponía entonces de una pista de vuelo marcación 01/19 de 1.700 m de longitud x 45 m de ancho y una plataforma de estacionamiento de aeronaves de 9.000 metros cuadrados. Precedido, unos días antes, por un vuelo especial de un avión Douglas DC-9 en el que viajaron técnicos del INI y del Ministerio del Aire, el día 16 de diciembre aterrizó oficialmente el primer avión reactor en el nuevo aeropuerto de La Palma, un Douglas DC-9 de Iberia bautizado con el nombre de “Ciudad de Santa Cruz de La Palma”, matrícula EC-BQZ, que aterrizó procedente de Madrid y Tenerife, con 44 pasajeros a bordo, bajo el mando del comandante Carlos Calderón.

El balizamiento, aproximación y ayudas radioeléctricas consistían en un radiofaro omnidireccional y localizador de pista. El horario operativo quedó fijado en orto-ocaso. El edificio terminal ocupaba una superficie de 1.150 m2 y 600 m2 de terraza y en febrero de 1974, cuando concluyeron todas las obras e instalaciones, se publicaron las servidumbres aeronáuticas. El tráfico aéreo interinsular se realizaba exclusivamente con aviones Fokker F-27 de Iberia, con una frecuencia de cuatro vuelos diarios desde Tenerife y uno desde Gran Canaria y que fueron incrementándose en número hasta alcanzar 18 vuelos diarios en 1979.

Hasta entonces el aeropuerto cumplía con su misión de acuerdo con las demandas del tráfico comercial del momento, pero el desarrollo de la Isla reclamaba otras actuaciones que iban más allá del servicio regular que prestaba la compañía Iberia con la flota Fokker F-27, máxime cuando así lo estaba demandando la propia sociedad palmera y las propias compañías aéreas. Como dato significativo, el transporte aéreo en la Isla experimentaba importantes incrementos, pues había pasado de 80.000 pasajeros en 1970, a casi 340.000 a finales de la década.

Foto: postal circulada en 1971. Colección de Antonio Estévez

Anterior artículo

Stena incorporará tres buques E-Flexer entre 2020 y 2021

Siguiente artículo

JR Kyushu Jet Ferry contrata un trimarán de Austal para 2020