De la mar y los barcosDestacado

Los primeros años de Mambisa: “Conrado Benítez” (1962-1980)

Uno de los primeros buques con bodega para carga frigorífica de la Marina mercante de Cuba, procedente de la flota expropiada tras el triunfo de la Revolución, recibió en 1962 el nombre de “Conrado Benítez”, momento en el que había enarbolado la contraseña de la Empresa de Navegación Mambisa. Hasta entonces y desde 1958, en que fue adquirido por el Banco Cubano de Comercio Exterior, ostentó el nombre de “Ciudad de Montreal”.

El buque rendía homenaje a la figura de Conrado Benítez García (1942-1961). Este joven tenía 18 años cuando se unió de manera voluntaria a la campaña de alfabetización emprendida en el país. Benítez trabajó en la zona de Las Tinajas, en las montañas de Pitajones del macizo de Escambray, en donde murió el 5 de enero de 1961 junto a otros cinco hombres a manos de una banda de alzados armados contrarios a la revolución de Fidel Castro.

El buque “Conrado Benítez” formaba parte de un lote de ocho unidades procedente de la compañía Canadian National Steamship Co., dos de los cuales eran del mismo tipo del que nos ocupa, llamados “Canadian Cruiser” –luego “Ciudad de Detroit” y “Manuel Ascunce”– y “Canadian Challenger”, que ostentó el nombre de “Ciudad de La Habana”. Los otros cinco, de menor porte, se llamaban “Canadian Conqueror”, “Canadian Highlander”, “Canadian Leader”, “Canadian Observer” y “Canadian Victor”.

Construcción número 254 del astillero Burrard Dry Dock Co. Ltd., en North Vancouver (Canadá), entró en servicio en febrero de 1947 con el nombre de “Canadian Constructor”.  Con esta flota la  compañía  canadiense estableció dos líneas regulares de carga y pasaje, la primera entre los puertos de Montreal, Halifax, Boston, Bermuda, Nassau y Kingston y la segunda partía de Montreal y hacía escalas en Halifax, Boston, Bermuda, St. Kitts & Nevis, Barbados, St. Vincent & Grenadines, Trinidad, Demarara (Guyana) y St. John.

El servicio alcanzó una gran popularidad y permitió el establecimiento de una red comercial provechosa. En 1958, debido a problemas de la política fiscal canadiense, el grupo de ocho buques se abanderó temporalmente en Port of Spain, en Trinidad y en ese mismo año se vendió al citado Banco Cubano de Comercio Exterior. Solo tres de ellos cambiaron de nombre y el resto mantuvo su nomenclatura original.

Por espacio de casi dos décadas, el buque “Conrado Benítez” estuvo dedicado a tráficos comerciales con Europa y otros países. Participó en el transporte de la brigada “Venceremos”, que en el verano de 1970 trasladó a Cuba a unos 400 activistas norteamericanos atraídos por la llamada de la revolución y también viajó a Vietnam y otros países asiáticos. Una década después, en diciembre de 1980 estaba relegado al humilde oficio de pontón y resultó hundido como blanco durante unos ejercicios de artillería naval.

De 6.745 toneladas brutas y 7.400 toneladas de peso muerto, medía 127,52 m de eslora total, 19,23 m de manga, 7,90 m de puntal y 7,80 m de calado máximo. Estaba compartimentado en cinco bodegas, una de ellas para carga frigorífica con capacidad para 15.380 pies cúbicos y las cuatro restantes con una capacidad de 414.530 pies cúbicos. Alojaba a 12 pasajeros y 40 tripulantes y estaba propulsado por un motor diésel Doxford –fabricado, bajo licencia, en los talleres de Canadian Vickers Ltd., en Montreal–, con una potencia de 6.000 caballos sobre un eje, que le permitía mantener una velocidad de 16 nudos. Código IMO 5078715.

Superestructura central del buque "Conrado Benítez"
Superestructura central del buque «Conrado Benítez»

Fotos: Malcolm Cramfier vía Carlos V. Góñiz Fariñas

Anterior artículo

El avión de transporte alemán Messerschmitt Me-323 “Gigant”

Siguiente artículo

El gigayate “Octopus”, huésped de Málaga, espera comprador