Acontecer marítimoDestacado

Los fletes de petroleros, bajo el umbral de la rentabilidad

La llegada del invierno suele dar un impulso estacional a la demanda de crudo y productos del petróleo que se esperaba pudiera mejorar, aunque fuera levemente, los niveles de fletes. Sin embargo, los nuevos bloqueos y restricciones a la movilidad como consecuencia de la segunda ola del coronavirus en todo el mundo y el stock acumulado que los gobiernos están reduciendo han frustrado estas esperanzas.

Según el informe de mercado de BIMCO, los ingresos medios de los petroleros de productos, a principios de noviembre, en el mercado spot, se situaban en 7.416 dólares/día para un LR2, 6.147 $/día para un LR1 y 1.730 $/día para un handysize. Estos niveles de fletes están muy lejos de los mínimos necesarios para cubrir sus costes. Este es el inevitable resultado de los bajos precios de los combustibles registrados en el mes de abril, que impulsó la demanda y el stock, y el notable impacto de la pandemia.

En el sector del transporte de crudo los datos no han sido mejores. A principios de noviembre, los ingresos promedio estimados en el mercado spot para un VLCC ascenderían a 12.806 $/día, menos de la mitad de lo que se necesita para alcanzar el punto de equilibrio. Para un suezmax, dichos ingresos serían de 6.890 $/día y de 4.728 $/día para un aframax, también por debajo de su umbral de rentabilidad.

Las nuevas limitaciones a la movilidad tras el paréntesis de verano están resultando fundamentales en la caída de la demanda de crudo y productos petrolíferos en todo el mundo. La notable disminución del tráfico por carretera en muchos países está afectando a la demanda de gasolina.

China aprovechó el bajo precio del crudo durante el segundo trimestre para comprar. Durante los primeros 10 meses del año, las importaciones chinas de crudo aumentaron un 10,6%, hasta 458,6 millones de toneladas. Rusia ha superado a Arabia Saudí como fuente principal de suministro a China, totalizando 64,6 Mt en lo que va de año frente a los 63,6 Mt de 2019. Esto ha reducido la demanda de transporte de petroleros, ya que una parte considerable de las importaciones de Rusia llegan por oleoducto o ferrocarril.

Las exportaciones chinas de productos petrolíferos también se han visto afectadas por el descenso de la demanda mundial, con una caída del 5,4% en los primeros nueve meses respecto al mimo periodo del año pasado. Y eso a pesar del aumento de actividad en sus refinerías.

Para BIMCO, la recuperación de la demanda mundial de petróleo será lenta y prolongada y es posible que, al menos hasta 2022, no se vuelva a los niveles prepandemia.

Foto: Ramón Acosta Merino

Anterior artículo

“Betancuria Express”, de nuevo a flote, sale a pruebas de mar

Siguiente artículo

Nuevo centro de suministro de GNL en la bahía de Algeciras