Acontecer marítimoDestacado

Localizan el buque “Endurance” a 3.008 m de profundidad

El hallazgo, a una profundidad de 3.008 m, del buque “Endurance”, hundido desde 1915 en el mar de Weddell, ha causado una gran sorpresa en la historia de la Antártida y de las expediciones polares. Asombra el buen estado en que se encuentra el barco del legendario explorador angloirlandés sir Ernest Schakleton (1874-1922), lo que se estima puede deberse a la ausencia de teredos, un tipo de gusano marino que se alimenta de madera.

El hallazgo ha sido realizado por la Expedición Endurace22, a unas cuatro millas al sur de la posición en la que se había producido el abandono, en una zona de difícil navegación por sus extremas condiciones meteorológicas. El pecio, del que se han tomado multitud de imágenes, está protegido con la condición de Lugar Histórico y Monumento del Tratado Antártico, por lo que permanecerá donde se encuentra.

La expedición del buque “Endurance” zarpó el 9 de agosto de 1914 desde el puerto de Plymouth con el objetivo de cruzar desde el mar de Weddell hasta el mar de Ross, pasando por el Polo Sur. Pero quedó atrapado y dañado entre los hielos con una tripulación de 28 hombres, por lo que se dirigieron a la isla Elefante, donde permanecieron 22 de ellos mientras los seis restantes, en una aventura épica, salieron en un bote salvavidas para tratar de buscar ayuda en las islas Georgias del Sur.  

Después de 16 días y un recorrido de 1.300 kilómetros consiguieron llegar a la base ballenera Grytvikeno y cuatro meses después regresaron a la isla Elefante, donde se encontraban sus 22 compañeros, que sobrevivieron alimentándose de focas y pingüinos y fueron rescatados el 30 de agosto de 1916 por el buque chileno “Yelcho”, 22 meses después de su arribada y de otros tres intentos fallidos a causa de las pésimas condiciones meteorológicas.

Recorrido del viaje del buque «Endurance» por la Antártida

Fotos: @twitter y BBC

Anterior

Despliegue del BAM “Tornado” en el Golfo de Guinea

Siguiente

BSM asume la explotación de los buques de OPDR Canarias

1 Comentario

  1. Juan Cardenas Soriano
    11 marzo, 2022 at 10:27 pm — Responder

    La alta presión hidrostática a esa profundidad -por encima de 300K/Cm2- hace inviable la vida de ciertos microorganismos que puedieran atacar la madera ; en el caso de los metales, el aumento de volumen que representa el óxido y las corrosiones, es evitado también por el efecto de la alta presión, de ahí el impecable estado de las letras del nombre de pecio que parece han sido limpiadas recientemente.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *