Acontecer marítimoDestacado

LNG y cold ironing reducen emisiones de CO2 en un 50%

El proyecto sueco-finlandés Bothnia Bulk, que combina el uso del gas natural licuado (GNL) como combustible para dos buques graneleros junto a otras tecnologías a bordo y en tierra, ha logrado una significativa reducción del 50% de las emisiones de COrespecto a los buques convencionales, en una ruta marítima en el Báltico norte. Asimismo, se reducen las emisiones de óxidos de azufre y de nitrógeno, y de materia particulada.

El objetivo de dicho proyecto, parcialmente financiado por la UE, consiste en modernizar la flota que transporta material para la siderurgia entre los puertos de Luleå, Oxelösund y Raahe en el Báltico.

Como parte de este proyecto, la naviera finlandesa ESL Shipping recibió, en 2018, dos buques graneleros handysize —“Viikki” y “Haaga”— de 160 m de eslora y 26.000 TPM propulsados a GNL que cuentan además con suministro eléctrico desde tierra en puerto. El suministro de combustible se efectúa mediante un camión cisterna a GNL. Los buques también podrán funcionar con biogás libre de carbono cuando sea posible.

 Foto: Jens Boldt

Anterior artículo

Empleo de drones para entrega comercial nocturna a buques

Siguiente artículo

Maersk cumple 40 años en la ruta contenerizada Asia-Europa