Del país de Finlandia

Las trazas neoclásicas de la catedral luterana de Kuopio

Tras la fundación de la ciudad de Kuopio, el 4 de marzo de 1782, la construcción de una nueva iglesia –la quinta en la historia de la región del este de Finlandia, a orillas del lago Kallavesi– se convirtió en uno de los asuntos prioritarios de la nueva comunidad. La real cédula de 1794 dice que la iglesia parroquial “tenía que servir como iglesia de la ciudad y por tanto había que construirla en piedra”.

Los primeros dibujos de Pehr Wilhelm Palmroth (1765-1825), director de la Superintendencia, llegaron desde Estocolmo y su construcción comenzó en 1806 después de varios años de controversia. Para la nueva fábrica religiosa se eligió la colina Vahtivuori, pues las cuatro iglesias anteriores habían sido construidas en la base de Väinölänniemi, en una zona que en la actualidad corresponde a una zona ajardinada.

El 16 de noviembre de 1805, el comité de la iglesia de Kuopio decidió que ésta tendría planta cruciforme de acuerdo con los planos previamente aprobados por el rey. En ese misma reunión se firmó el contrato con el maestro de obras Jacob Rijf para la edificación del nuevo templo y las obras comenzaron en 1806 bajo su dirección y continuaron hasta 1808, cuando el curso de la Guerra de Finlandia paralizó los trabajos.

Del estudio de los archivos parroquiales se deduce que en el primer año de obras se decidió levantar la torre en el extremo este y el altar en el punto equidistante oeste, en lugar de una torre central. En 1807 los cimientos estaban asentados y la mampostería había progresado hasta la altura de los aleros y la torre de la iglesia. Sin embargo, en marzo de 1808, el comité decidió la suspensión de las obras debido al estado de guerra. La decisión oficial se tomó el 12 de junio de 1808, momento en el que Jakob Rijf regresó a Estocolmo para construir la torre central de la iglesia de Ulrika Eleonoora, aunque falleció el 25 de diciembre del citado año, tras una rápida enfermedad.

Después de que los rusos ocuparan Kuopio, utilizaron la iglesia en construcción como establo cubriéndola con un techo de madera que encontraron en las obras. Debido a la gran cantidad de tablones acumulados, las tropas utilizaron una parte para la construcción de pequeños barcos con la intención de atacar a las fuerzas que se habían retirado a Toivala, aunque el intento no tuvo éxito.

El armisticio del río Olkijoki puso fin a la guerra en suelo finlandés el 23 de marzo de 1809. Los rusos cruzaron la frontera del río Kemijoki y la lucha continuó en territorio sueco, hasta que llegó el verano y el 17 de septiembre del citado año se firmó un tratado de paz en Hamina, que puso fin a las hostilidades.

Con la vuelta de la paz, el 4 de marzo de 1809 se decidió elaborar una lista de materiales de construcción perdidos durante la guerra y enviarla cuanto antes a las «autoridades imperiales» con la finalidad de obtener una compensación económica. La respuesta llegó en forma de una cuantía de 16.647 rublos, que se pagarían a la parroquia de Kuopio “con fondos estatales finlandeses».

Después de la guerra, el teniente Pehr Granstedt fue contratado por orden del rey Gustavo III para dirigir los trabajos de construcción que habían comenzado de nuevo en 1812. Para entonces se habían introducido algunos cambios importantes sobre los planos originales, caso de la obra de las bóvedas, que se hicieron en madera en lugar de piedra y la parte superior de la torre, que se resolvió rematarla en ladrillo.

La iglesia estaba casi terminada en el otoño de 1815 y el primer servicio se celebró el primer domingo de Adviento. El 7 de abril de 1816 se consagró en una solemne celebración religiosa que estuvo a cargo del pastor J.F. Boucht, párroco de Rautalammi.

La catedral de Kuopio ocupa una superficie de 1.060 metros cuadrados y dispone de capacidad para 900 fieles, de ellos 450 en la nave central y otros tantos repartidos por mitades en los brazos laterales. En el altar mayor destaca el retablo pintado por Berndt A. Godenhjelm (1799-1881) en St. Petersburg y que sería donado en 1843 por Matthias Ingman.

Aunque el estilo arquitectónico corresponde al neoclásico, en realidad refleja la concepción que tenían los maestros de obra de comienzos del siglo XIX. En el caso que nos ocupa también tiene algunas trazas del estilo imperio, como sucede con la decoración del púlpito y el altar mayor. Posee, no obstante, algunas características que difieren de la arquitectura religiosa precedente y la tradición litúrgica, de modo que la entrada principal se ubica hacia la antigua plaza del mercado y el puerto de Kuopio. Ello explica que el altar mayor esté ubicado en el ángulo occidental y que el púlpito se encuentre en una posición fuera de lo común.

Las primeras modificaciones de importancia se hicieron en la última década del siglo XIX, en la que la iglesia se dotaría de calefacción y luz eléctrica. En 1925 se instaló una calefacción central y a comienzos de la década de los años sesenta se acometió una renovación parcial aunque conservando en todo lo posible su aspecto original y en diciembre de 1961 reabrió sus puertas al culto.

En 2003 se renovó la iluminación interior y se modificaron los armazones para que el nuevo altar mayor se desprendiera de la pared del fondo, siendo elaborado con mármol italiano según los planos del arquitecto Kimmo Ruotsalainen. En 2015 se acometieron nuevas obras de modernización y aplicación de normativa en material de contraincendios y seguridad y se reabrió al culto el 29 de noviembre del citado año.

La larga estación invernal imprime una singular belleza
Vista aérea de la catedral de Kuopio y su entorno
La catedral de Kupio en la placidez de la primavera
Altar mayor de la catedral luterana de Kuopio
La nave central y el órgano visto desde el altar mayor
Panorámica desde el púlpito
El altar mayor, visto desde el púlpito
Vista parcial del órgano de la catedral de Kuopio
Vista panorámica del órgano

Bibliografía:

Fotos: Kuopionseurakunnat.fi, Kallerna y Toni Pitkänen (Yle)

Anterior

Varada del buque “Ever Forward” en Chesapeake Bay

Siguiente

Rusia ordena la incautación de 515 aviones occidentales

Sin comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *