DestacadoMarina Militar

Las fragatas Tipo 26 para Australia tienen sobrepeso

En la Real Marina de Australia también se cuecen habas con los problemas de sobrepeso que tienen las fragatas Tipo 26, diseñadas por BAe Systems, lo que ha implicado un rediseño para aumentar la manga, con el consecuente retraso y encarecimiento del proyecto. El asunto tiene su enjundia, hasta el punto de que el almirante jefe de Estado Mayor de la Defensa del Reino Unido, sir Tony Radakin, ha viajado a Canberra y le ha dado la vuelta al problema con el argumento de que superarán los “problemas iniciales” y que la RAN tendrá un “barco increíble”, según informa la edición digital del periódico australiano ABC.

El programa de las fragatas Tipo 26 tiene un coste estimado de 45.000 millones de dólares australianos. Hace cuatro años, la compañía británica BAe Systems fue seleccionada entre los postores rivales de España e Italia para construir nueve nuevas fragatas antisubmarinas (ASW) llamadas a reemplazar a las fragatas de la clase Anzac.

El almirante Radakin admitió que el programa principal del Reino Unido sufre «problemas iniciales», pero argumentó que el proyecto conjunto iba por buen camino. «El programa general está en buena forma, pero lo que inevitablemente se ve con un primero de su clase, con estos diseños de alta gama… es que hay problemas iniciales con el primer barco», dijo. «Eso se están resolviendo y todo va muy, muy bien”.

La RAN y la Royal Navy trabajan, por indicación de sus respectivos gobiernos, para que la Marina australiana pueda adquirir submarinos de propulsión nuclear en consonancia con el acuerdo AUKUS. De hecho, dotaciones australianas ya se están entrenando a bordo de los submarinos nucleares británicos y es previsible que en un futuro a corto plazo se incremente la presencia de submarinos británicos en bases militares australianas.

Foto: BAE Systems

Anterior

Del hermanamiento con Fuencaliente de Ciudad Real

Siguiente

Las Palmas aprueba la nueva ordenación del tráfico portuario

1 Comentario

  1. Avelino Serén Rosal
    2 agosto, 2022 at 5:37 pm — Responder

    Como testigo y miembro activo, era el 2° oficial de máquinas de la T/N Begoña en agosto de 1.970 en que se produjo el transbordo, no salvamento propiamente dicho, de los pasajeros del gemelo, no casi gemelo, T/N Montserrat, deseo mostrar mi agradecimiento a D. Manuel Matrero por su relato, el más aproximado al real de los que tuve información desde entonces, incluido el de un diario gallego total y absurdamente incierto y desacertado, expresado por alguien a que se notaba su ruindad y profunda ignorancia.
    Y le agradezco también, como gallego, su amable del real comportamiento de las tripulaciones de los dos buques, personal y profesional.
    Estoy a su disposición s puede ser de su interés.
    De nuevo, muchas gracias!!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *