De la mar y los barcosDestacado

La vida marinera del segundo “Black Watch” (1966-1986)

En abril de 1966, el armador noruego Fred. Olsen visitó La Palma por primera vez. Llegó al viejo aeropuerto de Buenavista a bordo de un avión Douglas DC-3 de Iberia y primero realizó una excursión turística a Fuencaliente y el valle de Aridane. De regreso a la capital palmera, en el Parador Nacional de Turismo, el presidente del Cabildo Insular, Manuel Pérez Acosta, ofreció un almuerzo al ilustre visitante y sus acompañantes. Como el propio agasajado reconoció en sus palabras de agradecimiento, aquella fue una visita de inspección de cara a futuras actuaciones y sus impresiones quedaron recogidas en las páginas de Diario de Avisos: “La Isla me ha gustado muchísimo. Parece tener de todo…”.

Por entonces estaban a punto de entrar en servicio dos nuevos buques innovadores, fruto de un acuerdo entre Bergen Line –compañía que presidía Erik Waaler– y Fred. Olsen & Co. que tendría una duración de veinte años. Construidos en los astilleros alemanes Luebecker Flender-Werke A.G. –construcciones números 560 y 561–, salieron a navegar en los meses de julio y octubre del citado año bautizados con los nombres de «Black Watch» y «Black Prince», respectivamente. Ambos habían sido especialmente proyectados para atender el tráfico de Canarias con Inglaterra y el Continente durante la temporada frutera, siendo dotados de amplias bodegas climatizadas para carga paletizada, disponiendo, además, de una cámara con capacidad para 350 pasajeros en clase única.

Buques de avanzado diseño y elegantes líneas marineras, con una llamativa chimenea, registraban 9.499 toneladas brutas, 5.272 toneladas netas y 3.043 toneladas de peso muerto, siendo sus principales dimensiones 141,64 m de eslora total –129,29 m de eslora entre perpendiculares–, 20,27 m de manga, 16,16 m de puntal y 6,52 m de calado máximo. Matriculados en Bergen y Kristiansand, el equipo propulsor estaba formado por dos motores Pielstick –fabricados, bajo licencia, por Ottensener Eisenwerk G.m.b.H., en Hamburgo–, con una potencia de 16.740 caballos sobre dos líneas de ejes y hélices de paso variable del sistema kamewa, que permitieron alcanzar una velocidad máxima de 22,8 nudos en las pruebas de mar. Código IMO 6609834.

El primero de los buques citados fue botado el 5 de marzo de 1966 y el 2 de julio siguiente fue entregado a su armador bautizado con el nombre de «Júpiter», estrenándose en la línea Newcastle-Bergen y, a partir de septiembre, renombrado «Black Watch», pasó a cubrir el servicio mixto regular entre Londres y Canarias. El 6 de octubre del citado año arribó en su primera escala al puerto de Santa Cruz de Tenerife, ocasión en la que viajaba a bordo Fred. Olsen y entre los invitados  se encontraba el entonces subsecretario de la Marina Mercante de España, Leopoldo Boado, quien, unos años más tarde, formaría parte y presidiría la sociedad Ferry Gomera.

En el viaje de Tilbury a Lanzarote, primer puerto español de su itinerario, el ferry «Black Watch» invirtió 75 horas, a una velocidad sostenida de 20 nudos. Venía, entonces, bajo el mando del capitán Marcel Duval y luego continuó viaje a Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas de Gran Canaria, quedando, a partir de entonces, incorporado al circuito quincenal. Con motivo de la primera escala en el puerto tinerfeño se repartieron claveles a los turistas y el periodista Francisco Ayala, desde la sección “El Puerto es lo primero”, en el periódico El Día, escribía lo siguiente: “El ferry Black Watch acudió puntual a su primera cita con nuestro puerto. El hermoso transbordador entró empavesado poco antes de las ocho de la mañana, mientras los remolcadores le saludaban con sus espectaculares chorros de agua, a la moda del puerto neoyorquino”.

El 7 de mayo de 1968 hizo su primera escala en el puerto de Santa Cruz de La Palma y, a partir de entonces, con los nombres de «Black Watch» en invierno y «Júpiter» en verano, alternó en la citada línea durante dos décadas. En los veranos de 1976 y 1977 hizo la línea Cuxhaven-Hamburgo y en los veranos de 1978, 1979 y 1980, la línea Bergen-Newcastle. En 1982 y 1983 estuvo fletado por la compañía danesa DFDS para cubrir la citada línea, repitiendo contrato en la citada temporada de los años 1984, 1985 y 1986, en la línea Inglaterra-Dinamarca-Suecia.

En octubre de 1986, cuando llegó el final del acuerdo con Fred. Olsen, el buque se vendió a la compañía Norway Line, aunque Bergen Line siguió ocupándose de su gerencia. Entonces fue sometido a diversas mejoras, que permitieron incrementar la capacidad de la cámara hasta 900 pasajeros. Renombrado «Júpiter», durante dos años y entre los meses de marzo y diciembre cubrió la línea Newcastle-Bergen y también realizó cruceros de turismo en la temporada invernal, ocasión en la que recaló de nuevo en los puertos canarios, con varias escalas en Santa Cruz de La Palma, Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas de Gran Canaria.

En ese mismo año fue adquirido por Cadet Shipping Co., de Panamá, siendo abanderado en Malta con el nuevo nombre de «Crown M.», realizando a partir de entonces un servicio regular entre Ancona (Italia) y Patras (Grecia) y Heraklion, Rhodos y Limassol. En 1993 enarboló la contraseña de Loryma Navigation y, abanderado en Chipre, continuó navegando en la misma línea y, a partir del año siguiente, en la que enlazaba Bari, Corfu, Igoumenitsa y Patras. En 1995 estuvo fletado por la compañía libia GNMTC, retornando al año siguiente a su itinerario anterior. En septiembre de 1997 quedó amarrado en la bahía de Eleusis y en 2000 se rebautizó con el nombre de Byblos.

En julio de 2001 arribó a Génova para servir de hotel flotante y a su regreso a Grecia continuó amarrado en Drapetsona a la espera de acontecimientos. En noviembre de 2005 se vendió a la sociedad Philot Shipping, siendo abanderado en Comores y, con el nuevo nombre de «Crown», hizo viaje a Dubai en su condición de alojamiento para una parte del personal que intervino en la construcción del proyecto Palm Islands. En julio de 2008 se vendió para desguace en la India y en su último viaje ostentó el nombre de “Crown M” hasta su varada en Alang, en septiembre de aquel año.

Foto: postal de Fred. Olsen & Co.

Anterior artículo

El VLOC “Stellar Banner” está estable en su lecho de arena

Siguiente artículo

La británica Flybe quiebra con la ayuda del coronavirus