De la mar y los barcosDestacado

La vida marinera del segundo “Bencomo” (1982-1999)

En tres etapas diferenciadas, Fred. Olsen & Co. proyectó otras tantas generaciones de buques para los servicios fruteros de Canarias, que fueron en su momento abanderados de los avances tecnológicos de la industria naval. La tercera etapa comenzó en 1982 y 1983 y se cerró en 1998 y 1999 con la venta de los buques “Bencomo” –segundo con este nombre– y “Bentago”, que fueron los últimos del citado tráfico que enarbolaron la centenaria contraseña de la naviera noruega que remonta sus orígenes a mediados del siglo XIX.

Se trataba de buques multipurpose con capacidad para el transporte de frutas, hortalizas y flores paletizadas, carga refrigerada y congelada, 163 TEUS sobre cubierta –de ellos 32 frigoríficos– y automóviles. Para las operaciones cargas paletizadas disponía de dos portalones laterales en el costado de estribor en los que podían operar tres carretillas con carácter simultáneo y, al mismo tiempo, servían como rampa para la carga y/o descarga de vehículos.

Entre la cubierta principal y los entrepuentes disponían de una rampa interior para vehículos y los dos portalones estaban equipados con dos montacargas que permitían el acceso a las tres cubiertas de carga, compartimentadas en diez espacios intercomunicados mediante puertas estancas y corredizas con capacidad para 2.700 pallets o 3.800 metros cuadrados de superficie. La central frigorífica permitía controles de temperatura continua e independiente que oscilaba entre +12º y –25ºC, así como un sistema de ventilación vertical de 110 movimientos hora. Y otra novedad para la época en un buque de estas características, es que estaba equipado con estabilizadores de aleta activa para tratar de minimizar daños en la carga frutera.

Centraremos nuestro interés, en esta oportunidad, en el buque “Bencomo”. Así como la sección de popa y el armamento final se realizó en el astillero Fosen MV, situado en Rissa, próximo a Trondheim, la sección de proa tomó forma en el astillero FEAB Marstrandverken (Marstrand, Suecia), siendo, en este caso, la construcción número 158 y la construcción número 033 de la factoría Fosen MV, respectivamente.

El 18 de febrero de 1982 se colocó la quilla de la sección de popa del buque “Bencomo” y justo tres meses después se procedió a su botadura, siendo entregado el 15 de diciembre siguiente –un día después de la ceremonia de bautizo en el puerto de Trondheim, ceremonia en la que actuó de madrina Kristin Kvaal Olsen–, de modo que había tomado forma en el plazo de diez meses.

Destinado a cubrir la línea regular entre los puertos de Tilbury, Rotterdam, Funchal, Las Palmas de Gran Canaria y Santa Cruz de Tenerife, el nuevo buque zarpó el 22 de diciembre del citado puerto británico abanderado en Panamá, figurando como propietaria la sociedad Iberian Reefers Inc. y fletado a largo plazo por Fred. Olsen & Co. El buque “Bencomo” arribó el 31 de diciembre de 1982 en viaje inaugural al puerto de Santa Cruz de Tenerife y el 3 de enero de 1983 se celebró su presentación oficial. Nueve días después zarpó con su primer cargamento de tomates, pepinos y otras hortalizas de Canarias con destino al mercado británico. 

En 1987 enarboló bandera de Filipinas, siendo registrado a nombre de Vinta Maritime Co. Inc., con sede en Manila. Fred. Olsen mantenía entonces intereses importantes en el citado país, de ahí la razón, asimismo, del abanderamiento del renovado “Black Prince” cuando se reestrenó en febrero del citado año como buque de cruceros con una innovadora marina a popa y como tal se presentó en el puerto de San Sebastián de La Gomera.

En 1989 acabó el experimento filipino y el buque “Bencomo” volvió a bandera panameña y propiedad de Iberian Reefers Inc. En 1990, cuando finalizó su etapa en la línea frutera, pasó a Blandford Co. Ltd., manteniendo la misma bandera y dedicado a viajes tramp con cargas frigoríficas.  

En 1999, el buque “Bencomo” se vendió a la compañía noruega Green Como A/S, enarbolando bandera del segundo registro de Noruega con el nuevo nombre de “Green Aalesund”. En su nueva etapa tuvo mala suerte. El 15 de diciembre de 2000, en viaje de Aalesund al Báltico con un cargamento de 3.500 toneladas de pescado congelado, sufrió una parada de motor y quedó a la deriva hasta que embarrancó en Stolsholmen, al norte de Haugesund, sufriendo graves daños estructurales que provocaron su hundimiento parcial al día siguiente, horas después de que sus 16 tripulantes hubieran sido evacuados por un helicóptero en condiciones meteorológicas adversas. En los días siguientes arreció el mal tiempo y el buque, herido de muerte, quedó acostado sobre la banda de babor, donde posteriormente sería desguazado, finalizando los trabajos en 2002. 

De 6.142 toneladas brutas, 4.289 toneladas netas y 4.200 toneladas de peso muerto, medía 128,10 m de eslora total, 18 m de manga y 5,60 m de calado. Estaba propulsado por un motor Mak 12M552AK –fabricado, bajo licencia, por Krupp Mak, en Kiel–, de 10.000 caballos de potencia sobre un eje, que le permitía mantener una velocidad de 20 nudos. Para las maniobras en puerto disponía de una hélice transversal a proa de 600 caballos y ofrecía una excelente acomodación para su tripulación. Código IMO 8119560.

Esta fue la imagen inicial del buque «Bencomo»
El buque «Green Aalesund», en su trampa mortal

Fotos: JGO, Bob Scott y Frode Adolfsen (shipspotting.com) y archivo de Juan Carlos Díaz Lorenzo

Anterior

Un avión Lockheed T.33 en los jardines de la AGA

Siguiente

“Hidden Gem” sale de Granadilla para bunkering en Santa Cruz

Sin comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *