De la mar y los barcosDestacado

La vida marinera del buque “Santa María de las Nieves”

Resueltos los problemas de financiación del crédito naval que habían demorado la firma del contrato respecto de sus dos predecesores, en julio de 1963 comenzó la construcción del buque “Santa María de las Nieves”, número de quilla 087 del astillero Unión Naval de Levante.

El 7 de marzo de 1964 se procedió a su botadura con el ceremonial acostumbrado y el 16 de octubre de ese mismo año realizó las pruebas de mar y se firmó su entrega oficial a Compañía Trasmediterránea en Valencia –su puerto de matrícula naval–, en presencia, entre otras autoridades, del alcalde de Santa Cruz de La Palma, que obsequió una imagen de la Virgen de las Nieves, Patrona de La Palma, para la cámara de oficiales.

Bajo el mando del capitán Antonio Botella Gozalvo, en su estreno realizó dos viajes en la línea Valencia-Palma y el 25 de octubre siguiente zarpó de Valencia en viaje a Las Palmas de Gran Canaria, vía Cádiz, donde relevaría al buque “Viera y Clavijo”, que pasó a cubrir la línea del Sahara. El 1 de noviembre arribó por primera vez al puerto de Santa Cruz de Tenerife y a continuación siguió a San Sebastián de La Gomera y Valverde de El Hierro, a donde arribó la mañana siguiente y el 5 de noviembre llegó por primera vez al puerto de Santa Cruz de La Palma.

En noviembre de 1968 pasó destinado al sector de Baleares para cubrir la línea Ciudadela-Cabrera en sustitución del veterano “Ciudad de Algeciras”, lo cual representó una notable mejora de la calidad del servicio. Desde entonces y hasta su extinción, la citada línea estuvo siempre a cargo de uno de los buques de la serie “pelícano”. El día 24 del citado mes se celebró una presentación del citado buque en el puerto de Alcudia y por espacio de cinco años permaneció en Baleares. En 1973 se decidió que volviera a Canarias, donde el 24 de julio de 1973 auxilió en el sur de Tenerife al yate “Tigris”, que amenazaba con hundirse.

En marzo de 1978 recibió orden de regresar a Baleares. El 12 de marzo del citado año, cuando navegaba en ruta de Santa Cruz de Tenerife a Palma de Mallorca, embarrancó en la playa del Bosque de los Diplomáticos, próxima a Cabo Espartel, perteneciente a la prefectura de Arcila. Encajado en el lecho de la playa, los trabajos para reflotarlo resultaron complicados, aunque finalmente se consiguió después de varios días de esfuerzos, siendo remolcado a la factoría de Astilleros Españoles en Cádiz, donde entró en dique seco y se procedió a la reparación de los daños que había sufrido el casco. El 1 de agosto siguiente, después de realizar pruebas de mar, zarpó del puerto gaditano en viaje a Palma de Mallorca, donde cubrió las líneas Palma-Mahón y Palma-Ibiza.

En 1980 el buque “Santa María de las Nieves” se amarró en el puerto de Palma de Mallorca y el 10 de octubre del citado año el consejo de administración acordó su venta, para la cual, en cumplimiento de los procedimientos establecidos, solicitó autorización a la Dirección General de la Marina Mercante, que contestó en sentido afirmativo el 10 de enero de 1981. A través de un bróker se recibieron varias ofertas, entre ellas una de Naviera Subirats, interesada en la compra de este buque y de su gemelo “Santa María de la Candelaria”, en la que ofertaba un precio conjunto de 17,5 millones de pesetas, con la entrega de ambas unidades en un astillero a determinar sin carga adicional por parte del comprador. Asimismo, el empresario Santiago Colombás Llul ofreció 15,5 millones de pesetas por el buque “Santa María de las Nieves” para transformarlo en sala de juego, pero ninguna de las ofertas prosperó.

Razón por la cual Compañía Trasmediterránea puso de nuevo el buque en venta y el 3 de febrero de 1982 se firmó en Madrid un acuerdo con la sociedad Globe Lines Overseas Ltd., de Jersey, para la compra-venta en 300.000 dólares y su exportación a Sudáfrica. Renombrado “Royal Zulu”, se procedió a su entrega en el puerto de Barcelona, siendo abanderado en la República de Sudáfrica e inscrito en la matrícula naval de Durban y figurando a nombre de Lloyd Coast Lines Pty Ltd. En su viaje a Ciudad del Cabo, el 20 de febrero arribó en escala técnica al puerto de Las Palmas de Gran Canaria para suministro de combustible y aceites lubricantes, bajo el mando del capitán inglés A.M. Kennedy, con una tripulación de 17 hombres.

A su llegada a Durban fue reformado para su nuevo cometido como buque de recreo, siendo dotado de discoteca, sala de juegos y otras actividades lúdicas, con la finalidad de realizar mini cruceros por aguas sudafricanas. Sin embargo, hubo problemas legales que derivaron en la retirada de la licencia y el buque permaneció amarrado en el citado puerto.

En 1984 se revendió a Versality Pty Ltd., sin cambiar de nombre ni bandera y en 1987 pasó a la propiedad de C.H. Bailey plc. Abanderado en Islas Caymán e inscrito en la matrícula naval de Georgetown, poco más cambió en la vida marinera de este buque, hasta que en octubre de 1982 llegó el final de su existencia, cuando pasó a la propiedad del chatarrero Nathan Scrap y procedió a su desmantelamiento.

De 1.201 toneladas brutas, 614 toneladas netas y 404 toneladas de peso muerto, desplazaba 1.311 toneladas en un casco de 67 m de eslora total –59,53 m de eslora entre perpendiculares–, 11 m de manga, 5,18 m de puntal y 3,17 m de calado máximo. Tenía una bodega a proa con capacidad para 359 metros cúbicos de carga en grano con una escotilla de 5 x 3 m y alojamiento para 333 pasajeros, entre ellos casi doscientos en un salón de butacas que sustituía a la tradicional tercera clase.

Estaba propulsado por dos motores MTM T829CRN, de cuatro tiempos simple efecto, ocho cilindros de 295 mm de diámetro y 420 mm de carrera, acoplados a dos ejes, que sumaban una potencia de 1.750 caballos sobre dos ejes y le permitía mantener una velocidad de 14 nudos a régimen de crucero. La planta eléctrica estaba compuesta por tres motores auxiliares y para las maniobras en puerto disponía de una hélice transversal a proa. Código IMO 6409600.

Salón de butacas de tercera clase, de ingrata memoria
Bar-cafetería de proa, utilizado también como acomodación sentados
Maniobrando en el puerto de Santa Cruz de Tenerife
Varada en marzo de 1978 cerca de Cabo Espartel
En su segunda etapa, como «Royal Zulu»

Fotos: archivo de Laureano García Fuentes

Anterior

Wamos Air abandona las líneas regulares, que pasan a Iberojet

Siguiente

Grimaldi estrena el buque “Eco Malta” en la línea Génova-Malta

2 Comentarios

  1. Jose luis
    31 mayo, 2022 at 3:38 pm — Responder

    Hola yo recuerdo el buque Santa Maria de las Nieves con mucho anelo y cariño pues en los años 70 tuve la suerte de viajar en él

  2. 26 junio, 2022 at 7:07 pm — Responder

    Recuerdo unas cuantas travesías nocturnas hacia La Gomera, que era la línea desde Santa Cruz de Tenerife hasta San Sebastián de La Gomera, donde sé llevaban desde de coches hasta mercancía general. Era característico su olor gas-Oil y murmullos de los motores en sus 8 hora de travesía y los vaivenes al no disponer de estabilizadores. Un Gran Recuerdo y significativo de nuestras comunicaciones isleñas. Saludos Juan Carlos por Tu Gran Trabajo de la Historia Marinera. Gracias Siempre

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *