De la mar y los barcosDestacado

La vida marinera del buque “Pedro de Valdivia” (1957-1964)

Los buques del tipo Y del Plan de Nuevas Construcciones de la Empresa Nacional Elcano de la Marina Mercante fueron cuatro cargueros de línea, que sobre el proyecto tomaron nombres de descubridores españoles –Rodrigo de Triana, Andrés de Urdaneta, Hernando de Solís y Pedro de Valdivia– y fueron vendidos en construcción a otros armadores españoles. Los dos primeros, a la Compañía Marítima del Nervión, de Bilbao y los dos siguientes a Naviera Comercial Aspe (NAVICOAS), de Sevilla. La carga de trabajo se repartió entre Astilleros de Cádiz para el primer par y la Empresa Nacional Bazán en su factoría de Cartagena, para el segundo.

De estampa marinera muy elegante, los buques de Marítima del Nervión recibieron los nombres de “Mar Tirreno” y “Mar Egeo” y entraron en servicio en enero y octubre de 1957. El primero de NAVICOAS, botado como “Hernando de Solís”, salió a navegar en febrero de 1957 bautizado con el nombre de “Díaz de Solís”, mientras que nuestro protagonista mantuvo el nombre original de “Pedro de Valdivia”. Entre sus primeros capitanes figura Zacarías Lecumberri Sagastume, un personaje de leyenda que en otro tiempo había sido torero.

Construcción número 114 de la citada factoría de Cartagena, el 22 de junio de 1956 se procedió a la puesta del primer bloque de la quilla del buque Y-4 y el 1 de diciembre siguiente fue puesto a flote, con el ceremonial acostumbrado. En apenas seis meses había tomado forma, lo que nos da una idea de la capacidad y la agilidad fabril de la industria naval española en esta época. Siete meses después, el 1 de julio de 1957, fue entregado a sus armadores, en presencia del presidente de Naviera Comercial Aspe, Filomeno de Aspe Martínez.

En su momento fueron los barcos más modernos y rápidos de la flota mercante nacional dedicados a las líneas transoceánicas. Tenían dos palos bípodes, toda la maquinaria auxiliar de cubierta era eléctrica y en cuanto a equipamiento para la navegación disponían de radar, piloto automático y sonda electroacústica. Disponían de ocho camarotes con baño individual para alojar a 12 pasajeros. El proyecto, con algunas variantes, se repitió en un contrato de cuatro unidades para la Flota Mercante Grancolombiana, que fueron construidos en el astillero de Sevilla.

En su etapa en Ybarra navegó con el nombre “Cano Santa Marta”
En su etapa en Ybarra navegó con el nombre “Cano Santa Marta”

Dedicados a líneas internacionales cruzaron el Atlántico en demanda del Golfo de Méjico, costa este de EE.UU. y América del Sur. En 1963 fueron vendidos a Ybarra y Cía. y pasaron a enarbolar la contraseña de la naviera con sede en Sevilla rebautizados con los nuevos nombres de “Cabo Santa María” y “Cabo Santa Marta”. El primero citado embarrancó el 1 de septiembre de 1968 en una playa de la isla de Boa Vista (Cabo Verde), donde quedó para siempre y todavía son visibles sus restos.

Por lo que se refiere a nuestro protagonista, navegó con Ybarra por espacio de quince años, prestando magníficos servicios en la línea de Sudamérica. En junio de 1979 fue vendido a la compañía griega Gerassimos Agoudinos Co. y rebautizado “Cefallonian Wave”. En octubre de ese mismo año fue revendido a Minotaurus Shipping Co. Ltd., de la misma nacionalidad y navegó con el nombre de “Minotaurus”. Acabó su vida marinera en 1984, cuando fue vendido para desguace. El 21 de abril del citado año arribó a Gadani Beach y poco después se procedió a su desmantelamiento.

De 4.972 toneladas brutas, 2.850 toneladas netas y 7.533 toneladas de peso muerto, tenía un desplazamiento máximo de 11.280 toneladas. Medía 126,61 m de eslora total -122 m de eslora entre perpendiculares-, 17,22 m de manga, 8,43 m de puntal y 7,48 m de calado máximo. Estaba propulsado por un motor Sulzer 10-SD72, fabricado en la factoría de Wintherthur (Suiza), con una potencia de 7.300 caballos sobre un eje y mantenía una velocidad de 17,6 nudos, aunque en las pruebas de mar alcanzó y mantuvo 18,3 nudos.

El volumen de carga total de las bodegas y entrepuentes era de 11.200 metros cúbicos en balas. Disponía de cinco escotillas provistas de cierres metálicos Elcano-McGregor, fabricadas en el astillero de Sevilla, servidas cada una por dos plumas de cinco toneladas, disponiendo las bodegas números 3 y 4 de plumas de 25 toneladas de potencia de izada. Código IMO 5272749.

Bibliografía:

Díaz Lorenzo, Juan Carlos (2004). Empresa Naviera Elcano. Seis décadas de historia. pp. 318-320. Madrid. Empresa Naviera Elcano. 

Fotos: ENE y Galilea. Archivo de Juan Carlos Díaz Lorenzo  

Anterior artículo

Biomca Química exporta su primera producción de cloro a Gran Canaria

Siguiente artículo

El primer “Benchijigua”, 42 años después