De la mar y los barcosDestacado

La vida marinera del buque “Monte Umbe” (1959-1975)

El 21 de abril de 1959, cuando el buque “Monte Umbe” recaló por primera vez en el puerto de Santa Cruz de Tenerife, se estrenaba en la línea del Plata, servicio regular que se iniciaba en el puerto de Bilbao y realizaba escalas en La Coruña, Vigo, Leixoes, Lisboa, Santa Cruz de Tenerife, Bahía, Río de Janeiro, Santos, Montevideo y Buenos Aires, donde rindió viaje el 6 de mayo siguiente. En su viaje inaugural venía bajo el mando del capitán Antonio Bengoechea Uribe y en aquella oportunidad viajaban a bordo 492 pasajeros.

Inspirado en el proyecto del buque “Monte Ulía” –tipo C del Plan de Nuevas Construcciones de la Empresa Nacional Elcano de la Marina Mercante–, aunque más estilizado y con diversas mejoras, tomó forma en el histórico astillero Euskalduna, a orillas del río Nervión. El 16 de marzo de 1957 se celebró su botadura con el ceremonial acostumbrado y en abril de 1959 se entregó a Naviera Aznar después de realizar las pruebas de mar, en las que alcanzó una velocidad máxima de 18,2 nudos.

La línea inicial que atendía este buque –con una rotación completa de 42 días– se amplió después con escalas en Amberes y Burdeos y cuando el servicio de Argentina comenzó a decaer ante la competencia y el avance imparable de la aviación comercial, a partir de 1962 alternó con algunos viajes en la línea Italia-México, con cabecera en el puerto de Génova y escalas en Marsella, Barcelona, Cádiz, Santa Cruz de Tenerife, La Guaira, La Habana y Vera Cruz.

Desde comienzos de la década de los años sesenta, el buque “Monte Umbe” participó con frecuencia en cruceros turísticos de verano con puertos base en Bilbao y Barcelona, desde donde viajaba a Irlanda, Islandia, Noruega, Suecia, Finlandia y Dinamarca, así como itinerarios por Grecia, Turquía y Mar Negro. El 23 de junio de 1964 arribó a Nueva York con una expedición de turistas que asistían a la Feria Mundial de Muestras y en 1965 realizó sus dos últimos viajes en la línea regular de Argentina.

Después de unas obras de remodelación en el astillero Euskalduna para reducir su capacidad de alojamiento a 360 pasajeros en clase única más dos suites de primera clase, en febrero de 1968 se incorporó a la línea frutero-turística entre Canarias y Liverpool, en un servicio combinado con el buque “Monte Anaga”. Se trataba de una línea regular que incluía escalas en La Coruña y Vigo y fue utilizado por los turistas británicos que pasaban la temporada de invierno en Canarias y por los canarios que encontraron trabajo en el mercado laboral británico, además de garantizar la exportación de una parte de la zafra frutera canaria mediante un acuerdo con Yeoward y competencia de Fred. Olsen & Co.

Otro hito importante en la vida marinera de este buque fue la arribada, el 15 de julio de 1968, al puerto de Leningrado. Escala histórica, puesto que se trataba del primer buque de pasaje de bandera española que atracaba en un puerto de la Unión Soviética después de la guerra civil. A bordo viajaba una expedición que realizaba un crucero turístico con escalas en puertos del Báltico y Mar del Norte. Especialmente relevante fue el viaje realizado en 1973 y organizado por Explorers Travel Club, de Inglaterra, para seguir durante veinte millas a lo largo de la costa de Mauritania, un eclipse total de sol.

El 6 de mayo de 1975 realizó su última escala en el puerto de Santa Cruz de Tenerife. Habían transcurrido apenas 16 años desde su puesta en servicio y ante la incorporación de los nuevos ferries que entonces se imponían en el transporte marítimo, el buque “Monte Umbe” se vendió a la compañía libanesa Dem Line & Star Navigation Co. Renombrado “Liban” pasó a cubrir una línea regular entre puertos de Oriente Medio hasta su desguace en Gadani Beach (Pakistán) en 1979.

De 9.971 toneladas brutas, 6.488 toneladas netas y 7.390 toneladas de peso muerto, medía 146 m de eslora total –139,32 m de eslora entre perpendiculares–, 18,92 m de manga, 9, 10 m de puntal y 7,94 m de calado máximo. Estaba propulsado por un motor Sulzer 10SD72CN, de 7.300 caballos de potencia sobre un eje y un consumo de 26 toneladas diarias de gasoil, que le permitía mantener una velocidad de 17,5 nudos. Inscrito en la matrícula naval de Bilbao, entre 1959 y 1968 tenía de acomodación para 580 pasajeros: cuatro en primera clase, 84 en turista y 492 en tercera clase. Las dos primeras categorías disponían de aire acondicionado y entre sus atractivos figuraban dos piscinas y un night club. Código IMO 5240758.

En su segunda etapa, con el nombre de «Liban»

Bibliografía

Díaz Lorenzo, Juan Carlos (1992). “Los trasatlánticos de la emigración”, pp. 156-157. Viceconsejería de Cultura del Gobierno de Canarias. Santa Cruz de Tenerife.

Fotos: archivo de Juan Carlos Díaz Lorenzo

Anterior

“Juan Carlos I” arribará el 9 de febrero a la costa de Tazacorte

Siguiente

Capitanía de Ibiza apercibe al capitán del “Golden Bridge”

3 Comentarios

  1. Fernando
    20 enero, 2022 at 1:22 pm — Responder

    Un gran barco…en su época frutera y cruceros estuve de 1er. Oficial y de Sobrecargo

  2. 22 enero, 2022 at 11:44 am — Responder

    Son los buques más bonitos en su forma, comprendo que no son rentables pero son preciosos.

  3. 22 enero, 2022 at 11:46 am — Responder

    Eran los buques más bonitos que yo he visto.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *