De la mar y los barcosDestacado

La vida marinera del buque “Alisur Blanco” (1981-1987)

En 1980 Alisur adquirió un pequeño buque de pasajeros a la compañía italiana Societá Campania Regionale Marittima S.p.A. (CAREMAR), de Nápoles, que se renombró inicialmente “Alisur Rojo” y después pasó a llamarse “Alisur Blanco”. En su primera etapa y tras su abanderamiento en España e inscripción en la matricula naval de Santa Cruz de Tenerife, estuvo haciendo viajes turísticos con base en el puerto de Málaga y en noviembre de 1981 bajó a Lanzarote, para cubrir la línea entre Playa Blanca y Corralejo.

Alisur había encontrado una oportunidad de introducirse en el transporte marítimo de pasajeros entre Lanzarote y Fuerteventura cuando finalizaron las obras del puerto de Playa Blanca, que fue inaugurado el 19 de julio de 1981 en presencia del director general de Puertos, señor Pery Paredes. El citado puerto, entonces, pertenecía a la  Comisión Administrativa de Grupo de Puertos del Ministerio de Obras Públicas.

Por entonces, Ferry Gomera había anunciado la apertura de la línea a cargo del ferry “Betancuria”, ex “Benchijigua” (1º) y Alisur con el catamarán “Alisur Azul”, aunque su intención era sustituirlo por el ferry “Alisur Blanco”, dado que tenía capacidad para embarcar coches. “En fin, que si no cambian los propósitos –dice “El Eco de Canarias”–, vamos a tener excelentes comunicaciones y sana competencia, lo que redundará en definitiva en ventajas para los usuarios”.[1]

El 6 de noviembre de 1981, el buque “Alisur Blanco” arribó al puerto de Arrecife de Lanzarote, procedente de Málaga. “Es un barco bien preparado para travesías regulares y sobre todo para el turismo que siempre desea grandes cubiertas”. Al día siguiente tenía previsto continuar viaje al puerto de Las Palmas de Gran Canaria “para realizar trámites burocráticos pertinentes y regresará a nuestra isla tan pronto como se solucionen estas gestiones. En su ida hacia la isla redonda, pasará por Playa Blanca para una primera toma de contacto”,[2] ocupándose la firma Ecopesa de su consignación.

Sin embargo, y pese a la previsión de que a finales de noviembre de 1981 comenzaría la línea Playa Blanca-Corralejo, las dificultades para obtener los permisos necesarios se alargaron en el tiempo. A comienzos de diciembre se encontraba atracado en el puerto de Arrecife, “a la espera de determinados papeles de autorización”[3], que no llegaron, mientras que Ferry Gomera había iniciado el 25 de setiembre la citada línea, en la que competía a medias con el catamarán “Alisur Amarillo”, sustituto del “Alisur Azul” por avería.

En febrero de 1982, el buque “Alisur Blanco” permanecía amarrado en el puerto de Arrecife. El periódico “El Eco de Canarias” habla claramente de que “son trabas de la centralización” y agrega que “nos alegraría que estas trabas o dificultades que tiene la compañía Alisur se solucionaran el días, porque lo único que le están produciendo a esta naviera son sustanciosos gastos”.[4]

Vistas las dificultades que Alisur encontraba para posicionar el buque “Alisur Blanco” en la línea Playa Blanca-Corralejo, Vittorio Morace encontró un flete muy interesante entre Líbano y Chipre, enlazando los puertos de Larnaca y Jounieh. Para el viaje de posicionamiento se alistó una tripulación en la que se encontraban siete hombres, todos lanzaroteños, que se ocupó de llevar el barco hasta su destino,[5] así como el propio Morace, capitán de la Marina Mercante.

El 29 de junio de 1984, el buque “Alisur Blanco” fue detenido por dos cañoneras de la Marina de Israel cuando se encontraba en aguas territoriales de Líbano, siendo conducido a Haifa, donde los 63 pasajeros que se encontraban a bordo fueron desembarcados e interrogados. De ellos, nueve fueron detenidos y el resto pudo volver a bordo, quedando en libertad diez horas después.

A raíz del conflicto del Líbano y el cierre del aeropuerto de Beirut, la audacia de Vittorio Morace le llevó a abrir un “puente marítimo” entre Beirut y Larnaka, en el que el buque “Alisur Blanco” se convirtió en una máquina de hacer dinero.

Según publicó la prensa canaria, cuando sucedió ese hecho el buque había sido vendido y la tripulación lanzaroteña que había participado en aquel viaje estaba de regreso a su tierra. “Por tanto, ante la agresión sufrida por el ferry hemos de señalar que no existe motivo de alarma entre la población lanzaroteña, por cuanto el ‘Alisur Blanco’ nada tiene que ver, en ningún sentido, con esta isla”.[6]

Un exponente de la elegancia italiana

Barco bonito, elegante y bien proporcionado, exponente de otra época de la construcción naval, se trataba de la construcción número 611 del astillero Navalmeccanica Cantieri Navali SpA, factoría de Castellamare di Stabbia y entró en servicio en mayo de 1956 con el nombre de “Tragara” y contraseña de la Societá Partenopea di Navigazione (SPAN). Era el tercero de cuatro buques destinados a cubrir las líneas de Nápoles a Procida, Ischia, Ventonete y Ponza. Los dos primeros recibieron los nombres de “Isola di Procida” e “Isola di Ponza” y el cuarto el nombre de “Partenope”.

De 497 toneladas brutas, 280 toneladas netas y 133 toneladas de peso muerto, medía 59,20 m de eslora total –53,30 m de eslora entre perpendiculares–, 8,92 m de manga, 4 m de puntal y 2,80 m de calado máximo. Estaba propulsado por dos motores FIAT-SGM 328M que sumaban una potencia de 1.800 caballos y accionaban igual número de ejes y mantenía una velocidad de 14 nudos, aunque en las pruebas de mar alcanzó 17 nudos. Código IMO 5367099.

En origen tenía capacidad para 681 pasajeros y 24 tripulantes. En el transcurso de 1967, los cuatro buques fueron parcialmente transformados en el astillero Cantieri Pellegrino de Nápoles, para modificarle la popa y dotarle de una rampa que permitía el embarque de ocho coches.

CAREMAR absorbió en 1976 la compañía SPAN y en 1981 nuestro protagonista cambió de propietario tras su adquisición por Alisur. Concluida esta etapa, con los hechos descritos, durante un tiempo se le perdió la pista hasta que en 1987 reapareció renombrado “Kassandra”, enarbolando bandera griega y contraseña de Kassandros Ship. Co., propiedad de Kassandros Naktiki Etaireia. Inscrito en la matrícula naval de Tesalónica, se reacondicionó para el transporte de 400 pasajeros y estuvo dedicado a viajes diurnos con turistas a Athos, aunque esta etapa tuvo una corta duración.

En 1989 pasó a la propiedad de los socios Evangelos Hatzigiannakis y Konstantinos Hollandezos y volvió a la línea regular de pasajeros entre las islas griegas y también transportó turistas entre Samos, Patmos y en ocasiones llegó a Kusadasi.

A finales de 1998 se encontraba abandonado en Samos y la Autoridad Portuaria lo sacó a subasta el 14 de mayo de 2002. Su nuevo propietario, que actuaba de intermediario se lo llevó remolcado a Nea Michaniona –localidad próxima a Tesalónica– con el afán de repararlo y ponerlo de nuevo en servicio, pero ante las dificultades surgidas con los certificados y otros documentos legales terminó de nuevo abandonado, tiempo durante el cual encalló y en mayo de 2005, tras una inspección de Dido Shipping Co., zarpó remolcado camino del desguace en Aliaga (Turquía).

Vista de popa del buque «Tragara»
«Isla del Ponza»
«Tragara», visto por la amura de babor
Formaba parte de un cuarteto de barcos bonitos y elegantes
Los cuatro gemelos, atracados de popa

Notas

[1] El Eco de Canarias, 9 de julio de 1981.

[2] El Eco de Canarias, 7 de noviembre de 1981.

[3] El Eco de Canarias, 4 de diciembre de 1981.

[4] El Eco de Canarias, 11 de febrero de 1982.

[5] Los tripulantes lanzaroteños eran las siguientes: Antonio Santana García (capitán), Manuel Reina González (jefe de máquinas) y los marineros Elías Carballo Rodríguez, Manuel de León Chacón, Marcial Medina Medina, Diego Ibors Jiménez y José Hernández Díaz. (Lancelot, 8 de junio de 1984).

[6] Lancelot, 6 de julio de 1984.

Fotos: naviecapitani.it

Anterior

Iberia renueva flota con dos nuevos aviones A350 y A320neo

Siguiente

Una lancha de prácticos de Tánger choca contra el ferry “Kattegat”

1 Comentario

  1. Felipe
    23 marzo, 2022 at 6:37 pm — Responder

    Proa semilanzada ya anunciaba las preciosas lanzadas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *