DestacadoTemas profesionales

La Unión Africana, polo de atracción del tráfico marítimo

Con el Acuerdo de Libre Comercio Continental Africano (AfCFTA), suscrito el pasado 1 de enero, los 55 países firmantes pretenden dar un impulso al comercio e industrialización en su ámbito de influencia. Esta unión comercial que agrupa a 1.300 millones de consumidores, puede convertirse tras la superación de la crisis pandémica, en un mercado con un enorme potencial, contribuyendo a reducir los índices de pobreza de alguno de estos países.

AfCFTA suprime los aranceles que se aplican al 90% de las mercancías. Imaginen el territorio correspondiente a 55 países de este gigantesco continente, reconvertido en una gran zona franca, facilitando el intercambio de productos entre países, suprimiendo barreras aduaneras y burocracia, se trata de liberalizar el comercial al máximo nivel, crear un instrumento dinamizador de los mercados que favorezca principalmente el desarrollo industrial.

Sorprende la escasa repercusión informativa que ha tenido un acuerdo de semejante envergadura en Europa. Sin embargo, si ha logrado poner en marcha de manera inmediata la maquinaria estratégica china y americana. Estados con grandes intereses geopolíticos en el continente africano.

Canarias se encuentra a escasos 100 kilómetros de la que será la mayor zona de libre comercio del mundo. En mi opinión, materia troncal en la carrera comercial y estratégica de las islas, que debe contar con una minuciosa planificación en el ámbito colaborativo y de las relaciones internacionales, anticipándonos a los efectos que pudieran derivarse de semejante iniciativa. A modo de ejemplo, por proximidad y relevancia, resulta difícil imaginar a México y Singapur dándole la espalda comercialmente a EE.UU y China, porque son los principales compradores de sus productos y servicios. ¿Y en el caso de que nuestro vecino fuese una asociación de libre comercio compuesta por 55 países con una demanda creciente?

El acuerdo de AfCFTA persigue la liberalización comercial, incentivará las transacciones continentales, pero el objetivo principal insisto, es potenciar la producción, la industrialización y fruto de todo ello, las exportaciones para sacar de la pobreza extrema a millones de personas. Así lo refleja el informe del Banco Mundial, “The African Continental Free Trade Area”.

Para llevar a cabo esta estrategia, se precisa del desarrollo de las redes de transporte a todos los niveles (carretera, ferrocarril y marítimo). Una vez mas, los puertos cobrarán vital importancia en esta transformación, según informes de AfCFTA y del Banco Mundial. La inversión en infraestructuras forma parte de las primeras acciones y son indispensable para el éxito del acuerdo de libre comercio. Los estados africanos se han puesto manos a la obra, planificando nuevos nodos e infraestructuras de transporte marítimo, en las que la inversión privada también tendrá cabida. Sobre la mesa importantes obras en el ámbito portuario y productivo. Destacan las acciones de países como Ghana, Senegal, Mauritania, Sudáfrica y de una manera muy notable las del reino de Marruecos, que cuenta ya con un notable desarrollo a nivel portuario, que se verá incrementado notablemente en los próximos años. En posteriores artículos, analizaremos con mayor profundidad las infraestructuras marroquíes, su planificación estratégica y formas de explotación.

Otro objetivo indispensable para la consecución de los objetivos del acuerdo, pasa por la modernización a gran escala de las instalaciones aduaneras.

La asociación de libre comercio africana por si misma, no es suficiente para la reactivación económica del continente, precisa de un gran desarrollo productivo para equilibrar las balanzas de pagos. Obviamente el nivel de desarrollo entre países difiere de manera importante y a nadie se le escapa que el presente acuerdo tiene, a pesar de las carencias estructurales de algunas zonas, un enorme potencial.

África es un continente que avanza con inercia positiva y continuada. Muchos de sus estados cuentan con cifras de crecimiento positivas, en momentos en que otros países con mayor desarrollo y renta per cápita se ven frenados por diferentes motivos. El acuerdo de la AfCFTA contribuirá a potenciar esta tendencia. El proceso de desarrollo industrial y de comercio interior, pasa ineludiblemente por la mejora de los puertos, para la importación de bienes capitales que contribuyan a la transformación de la producción local y a un mejor aprovechamiento de las materias primas y productos derivados del sector primario. Asimismo, serán el medio principal para la salida de productos, fruto del incremento manufacturero.

Los cambios en las transacciones de mercancías y su modo de presentación, transformará las instalaciones portuarias y la tipología de los buques. Se impondrá el Lo-Lo y la combinación LoLo-Ro-Ro.

El contenedor ganará protagonismo. Las grandes compañías terminalistas, conscientes de ello, se encuentran inmersas en importantes procesos concesionales, tratando de alcanzar acuerdos con los gobiernos a lo largo de toda la costa oeste, Golfo de Guinea y Cuerno de África, afianzando así sus posiciones. Compañías como DP World firman o han cerrado acuerdos de implantación para nuevas terminales en países como Etiopía, Senegal, Somalia, etc. sin perjuicio de los avances de MSC y COSCO en West Africa y Golfo de Guinea.

Foto: AfCFTA

Anterior artículo

La comunidad de vecinos “The World” se despide de Tenerife

Siguiente artículo

El BOD publica la orden que asigna el nombre “Ysabel” (A 06)