Acontecer marítimoDestacado

La triste realidad del puerto de Santa Cruz de Tenerife

Nueve y cuarto de la mañana del 22 de agosto de 2019. Dos fotos aéreas obtenidas desde un avión  nos muestran la triste realidad del puerto de Santa Cruz de Tenerife. Un puerto vacío, decadente, agonizante… Un puerto empeñado en hundirse a sí mismo con pesados lastres en beneficio de otros intereses. Un puerto que está a puertas de la muerte supone una seria condena para la capital y para la isla toda. ¿Dónde está la responsabilidad de quienes dicen aman y luchan por Tenerife?

En la terminal de contenedores se aprecia más hormigón del pavimento que contenedores de tráfico cautivo. El dique del Este solo tiene una plataforma y no hay sitio para un dique flotante, que atraería barcos y conlleva TRABAJO. TRABAJO, sí, con mayúsculas, oportunidades, bienestar, movimiento portuario, ingresos, beneficios en definitiva. Todo son obstáculos para Tenerife Shipyards, mientras en Gran Canaria celebran la construcción de un dique seco promovido por ASTICAN para buques de 100.000 toneladas, que la prensa destaca en grandes titulares, pues podrá competir abiertamente con otros astilleros de Europa. Zamakona y Hamilton y Cía. proyectan ampliar sus instalaciones para dar servicio en reparaciones navales y los empresarios de aquella provincia no esconden su descontento y deseo de que se produzca un cambio rápido en la presidencia de la Autoridad Portuaria. ¿Y en Tenerife?.

Todo el tráfico de plataformas, buques perforadores y off shore en esta zona del Atlántico está concentrado en el puerto de Las Palmas, convertido en un centro de reparaciones navales de primer orden. Una alternativa al descenso preocupante en el tráfico de contenedores, como publica la prensa de Gran Canaria. Ese tráfico mueve millones de dólares y euros, genera empleo y aporta claros beneficios a una sociedad que ha sabido dinamizar y agilizar su puerto y situarlo como  referencia internacional.

Esta mañana la dársena de Anaga solo tiene dos barcos. Un rolón de la línea de Cádiz en el muelle de ribera y el catamarán “Volcán de Tagoro” en la terminal de Naviera Armas, una de las pocas alegrías de este año en este puerto condenado al ostracismo, la desidia, el abandono y la mezquindad. ¿Qué oscuros intereses se esconden para que el puerto de Santa Cruz de Tenerife sufra esta triste realidad?

Dique del Este y terminal de contenedores. De pena
Dique del Este y terminal de contenedores. De pena

Fotos: Pedro de la Fuente

Anterior artículo

Un avión DC-3 de Airveteran Oy, icono de Finnish Airlines

Siguiente artículo

El buque “Prosperity” deja Algeciras tras cuatro años de abandono