El mundo de la aviación

La terminal del aeropuerto de Los Estancos, en Fuerteventura

Conviene recordar que en la historia aeroportuaria de la isla de Fuerteventura, Los Estancos fue su segundo aeropuerto. Estuvo operativo entre 1951 y 1969, año en el que quedó clausurado, por el mes de septiembre. Estaba mucho más cerca –apenas cinco kilómetros– de Puerto de Cabras, que así se llamaba entonces la capital insular, tras el cierre del aeródromo de Tefía.

El Cabildo Insular de Fuerteventura tuvo mucho que ver en el logro del aeropuerto de Los Estancos, pues gestionó su construcción ante el Ministerio del Aire y cedió los terrenos donde se encuentra. La pista inicial, marcación 03/21, tenía unas dimensiones de 1.350 m de longitud en terreno compactado, cuyas obras importaron 70.000 pesetas de la época.[1]

En sus comienzos, el aeropuerto de Los Estancos disponía de dos barracones de madera procedentes de Tefía para el tránsito de los pasajeros, que fueron sustituidos por un edificio construido para cocheras, hasta que finalmente entre 1953 y 1954 se realizó la construcción del edificio terminal, que incluía torre de control.

El primer avión civil que tomó tierra en el nuevo aeropuerto, en el citado 1951, fue un bimotor Douglas DC-3 de Iberia matrícula EC-ABC, que operaba entonces con una frecuencia semanal en la línea Las Palmas-Fuerteventura-Lanzarote y regreso.

Nota:

[1] Díaz Lorenzo. Juan Carlos (2001). “Los aeropuertos del Sahara y Canarias”. p. 82-83. Tomo II de Las alas del Atlántico. Tauro Producciones. Binter & Iberia

Foto: Archivo Miguel Bravo

Anterior

NRP “Arpão” en Cartagena, camino de dos misiones

Siguiente

“Monte Toledo” (1974-1977), un hito de Naviera Aznar

1 Comentario

  1. Luis Hernandez
    1 abril, 2022 at 3:11 pm — Responder

    Es gratificante saber, y desgraciadamente poco habitual, que esta terminal sigue en pie y en perfecto estado de conservación. Se utiliza para otros menesteres, pero a alguien se le ocurrió que era una pena desmantelarla y hoy en día podemos seguir admirándola. No tiene posiblemente ningún valor arquitectónico pero congratula saber que pequeñas partes de nuestro pasado no sufren la facilidad de la piqueta.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *